Rugulopterix okamurae

La declaración del alga como especie invasora, a la espera de tres trámites

  • El Ministerio para la Transición Ecológica, que no da fecha, está a la espera del dictamen del Comité Científico que pasará por la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural

La playa de Getares, cubierta de algas La playa de Getares, cubierta de algas

La playa de Getares, cubierta de algas / Erasmo Fenoy (Algeciras)

La declaración como especie invasora del alga Rugulopterix okamurae, originaria de Asia y cuya extensión por las costas de Huelva, Granada, Málaga y especialmente Cádiz se ha convertido en un problema para los pescadores, está a la espera de tres trámites por parte del Gobierno, que sigue sin dar una fecha.

La declaración de forma oficial como especie invasora es imprescindible para activar medidas correctoras y compensatorias.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico han informado a Europa Press que están a la espera de recibir el dictamen del Comité Científico de su propuesta de catalogación. Posteriormente, faltaría mandar la consulta a la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Una vez aprobada por la comisión, queda tramitar orden ministerial, tres trámites que hay que hacer antes de que el alga figure en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

En cualquier caso, el Gobierno defiende que la falta de catalogación de la especie "no impide que las administraciones competentes puedan ejecutar las acciones de control que estimen necesarias".

Responde de esta forma a las críticas vertidas por la Junta de Andalucía desde julio de 2019 y por dirigentes del Partido Popular para que se aceleren los trámites. De hecho, el diputado nacional del PP por Cádiz y exalcalde de Vejer de la Frontera Pepe Ortiz manifestó en enero que el Gobierno no ha hecho "nada" al respecto y alertó que a principios de septiembre de 2019 el Ministerio iba a agilizar esta actuación para aprobarla por el trámite de urgencia. "Sin embargo, han pasado ya más de cuatro meses -ahora cinco- desde entonces y no hemos vuelto a saber nada al respecto".

Las fuentes consultadas del Gobierno subrayan que hacer frente a esta alga "requiere de una acción coordinada" de todas las administraciones competentes, tanto en el medio marino (columna de agua y fondos), como en playas y lugares públicos de baño. 

La Rugulopterix okamurae aparece de forma irregular a lo largo del litoral afectado. Así pues, el pasado verano fuentes los ayuntamientos gaditanos de Barbate y Conil de la Frontera aseguraron que el alga no afectó a sus playas, mientras que en Algeciras recogieron de enero a julio 600 toneladas.

En Estepona (Málaga), durante todo el verano se acumularon 3.500 toneladas, que aparecieron sobre todo con las mareas de levante, mientras que con el viento de poniente apenas llegan a la orilla. En Marbella se retiraron en el mes de julio 750 toneladas.

El impacto del alga invasora llevó a Verdemar-Ecologistas en Acción a presentar en julio una denuncia, que acabó siendo archivada, ante la Fiscalía General del Estado contra la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) y a la Junta de Andalucía "por si pudieran ser responsables y haber hecho dejación de funciones" ante la presencia del alga.

En el escrito inicial, Verdemar señalaba que esta plaga supone "la mayor amenaza" para la pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas naturales, y que el Gobierno autonómico "se está evadiendo de este problema" desde sus primeras denuncias en 2016. Respecto a la responsabilidad de la APBA, indicaba que el foco del problema se encuentra en los buques que han fondeado en la Bahía de Algeciras, de forma ha llegado este alga asiática "sin que se haya cumplido el Convenio Internacional de gestión de aguas de lastre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios