Coronavirus El dueño de la pensión aislada en Algeciras: "Estamos bien, todo está bajo control"

  • "Cada uno está en su habitación, no falta comida ni tabaco", afirma el propietario del estblecimiento

La pensión Zagora. La pensión Zagora.

La pensión Zagora. / Nacho Marín

El dueño de la pensión Zagora de Algeciras, que ha sido aislada con 16 personas dentro por un brote de coronavirus que ha causado la muerte a un hombre de 78 años, asegura que tanto él como los demás están "bien": "No nos falta nada", ha asegurado.

En una conversación telefónica, este hombre llamado Reduam asegura que "todo está bajo control". Aunque de la situación sanitaria no quiere aportar datos y remite a las autoridades, explica que de momento los dieciséis residentes, diez de ellos alojados por cuenta de los servicios sociales del Ayuntamiento y el resto por el de una organización no gubernamental, están cada uno en una habitación. "Qué vamos a hacer, hay que aguantar", explica Reduam, que cuenta que él es el dueño de la pensión y el que se encarga de llevar a cada habitación la comida o enseres que se necesitan ataviado con guantes y mascarillas.

"Cada uno está en su habitación, no falta comida, ni tabaco, todo está bajo control", añade. Reconoce que se ha producido algún momento de tensión cuando alguno de los aislados ha querido salir del cuarto. "Viven en la calle, son callejeros. Yo intento calmarles", explica. Al dueño de esta pensión no le preocupa que su negocio haya tenido que cerrar quince días y quedar aislado. "Qué vamos a hacer. A mi cerrar no me preocupa, lo importante es que la gente se cure", dice.

La pensión Zagora fue aislada el miércoles por la noche después de que uno de sus inquilinos, un hombre de 78 años que había sido alojado allí por los Servicios Sociales del Ayuntamiento al carecer de recursos económicos y que padecía graves patologías previas, falleciera tras ser trasladado al hospital Punta de Europa de la ciudad. Tras este fallecimiento se hicieron pruebas a todos los residentes en la pensión y se detectó que tres de ellos eran positivos al coronavirus, dos inmigrantes de origen africano, de 19 y 24 años, y una mujer de 70 años cuya nacionalidad no ha sido especificada. En el caso de la mujer, según el alcalde de la ciudad, José Ignacio Landaluce, se ha solicitado autorización judicial para su traslado al hospital, ya que se niega a acudir por voluntad propia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios