Algeciras

Alerta en Algeciras por un brote de coronavirus en un hostal

  • Salud ordena su clausura con 16 personas en su interior tras la muerte de uno de sus huéspedes y el contagio de otros tres

  • Cierra el local de la ONG que atendía a los alojados

Agentes de la Policía Local y Nacional, en el exterior de la pensión Zagora. Agentes de la Policía Local y Nacional, en el exterior de la pensión Zagora.

Agentes de la Policía Local y Nacional, en el exterior de la pensión Zagora. / Nacho Marín

Parecía que la pandemia del coronavirus remitía en el Campo de Gibraltar y en Algeciras tras una evolución muy positiva de los datos de contagios hasta este jueves, cuando saltaba la noticia de que se había localizado un foco de la Covid-19 en la pensión Zagora, en la zona baja de la ciudad, después de que el miércoles un hombre de 78 años que se alojaba allí muriese en el hospital Punta de Europa al no poder superar la infección y sufrir graves patologías previas. Las pruebas realizadas a los 16 huéspedes permitieron confirmar que tres de ellos están contagiados, pero el resto también deberá guardar una cuarentena en el establecimiento. 

El alcalde, José Ignacio Landaluce, fue informado el mismo miércoles por la noche por parte del Servicio Andaluz de Salud. Esta persona residía en la pensión tras ser alojada en ella por parte de los servicios sociales del Ayuntamiento al carecer de recursos económicos.

Landaluce ordenó a la Policía Local que se personase en el establecimiento para controlar que ninguna de las personas allí albergadas lo abandonara, control que se mantendrá mientras dure la cuarentena de todos los huéspedes con el apoyo del Cuerpo Nacional de Policía para evitar que nadie salga del establecimiento. La pensión cuenta con 16 residentes, diez de ellos alojados por cuenta del Ayuntamiento, y los restantes a cargo de la organización no gubernamental Cepaim, cuya sede también ha sido clausurada porque los contagiados solían acudir al local. 

Los estudios de muestreo arrojaron la presencia de tres casos positivos, dos de ellos correspondientes a migrantes subsaharianos de 24 y 19 años, respectivamente, y a una mujer de 70. Todos ellos permanecen aislados en habitaciones individuales. 

Uno de los 16 residentes que ha dado negativo ha manifestado que tienen "un poquito de miedo". Desde el balcón de la habitación donde está confinado, el hombre, de origen marroquí, ha confirmado que tiene que pasar en la pensión una cuarentena de 15 días sin poder salir a pesar de que no ha dado positivo en las pruebas de la Covid-19. Otra de las personas confinadas ha expresado su queja preguntando si es que están "en la cárcel".

Según han explicado, ellos se encuentran en la tercera planta, donde no hay ninguno de los contagiados, ya que estos se encuentran en la segunda. El hombre ha señalado que se encuentra solo, ya que su familia está en Marruecos.

Integrantes de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil del Ayuntamiento y trabajadores de los Servicios Sociales se encargan desde este jueves de llevar al establecimiento bolsas con alimentos y material de protección para todos los residentes.

La zona permanece en calma. Solo la presencia de dos vehículos policiales, uno de la Policía Nacional y otro de la Local, en las esquinas del hostal y de cuya puerta ahora cuelga un cartel de "cerrado", indican que algo fuera de lo normal sucede.

La clausura de la pensión decretada por la Junta de Andalucía se une a la de la sede de la ONG Cepaim, en la calle Huerta Ángel, que atiende a los dos migrantes que se alojan en la pensión Zagora que han dado positivo por coronavirus. El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha explicado que estas dos personas solían acudir al local de la organización, que lleva el seguimiento de su situación y que se hace cargo de pagar el alojamiento. 

El regidor algecireño también ha indicado que para la tercera contagiada, una mujer de 70 años, se ha pedido "auxilio judicial" para poder trasladarla al hospital Punta de Europa, ya que en principio se ha negado a ser llevada al centro sanitario. "Allí va a ser mejor atendida, va a ser lo mejor para ella y para todos", ha afirmado el primer edil. A los otros dos enfermos los ha visto una epidemióloga y por el momento no está previsto su traslado al hospital. 

El brote de coronavirus ha estado a punto de provocar la clausura de la mayor mezquita de la ciudad y de poner en cuarentena a todos sus fieles. La mezquita Al-Huda, que aunque tiene capacidad para 800 personas, durante el desconfinamiento ha reducido su aforo a 250, se encuentra a escasos metros de la pensión y tres de los mulsumanes que se hospedan en ella solían ir a rezar a este templo

Por fortuna, los tres han dado negativo en las pruebas del coronavirus, aunque deberán guardar una cuarentena de dos semanas en la pensión. Si alguno de ellos hubiese resultado positivo por Covid-19, la clausura del hostal y de la sede de la fundación Cepaim, que atendía a los contagiados, se hubiese extendido a la mezquita. 

El templo musulmán reabrió sus puertas el 30 de mayo extremando las medidas de higiene y con una limitación de su capacidad máxima de 800 a 250 personas. De hecho, varios carteles en la entrada de la mezquita avisan de todas estas medidas. Además, el imán ha pedido asesoramiento a la Policía para implantar un protocolo más riguroso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios