La pandemia, en Algeciras

Las autoridades barajaron el cierre de una mezquita situada junto a la pensión por el brote de Covid-19

  • Tres de las personas alojadas en el hostal acuden a los rezos en el templo, pero han dado negativo en los test

La entrada a la mezquita Al-Huda. La entrada a la mezquita Al-Huda.

La entrada a la mezquita Al-Huda. / Nacho Marín

El brote de coronavirus detectado en la pensión Zagora, en el barrio bajo de Algeciras, que ha provocado la muerte de un hombre de 78 años y donde hay tres personas contagiadas y otras 13 en aislamiento, ha estado a punto de provocar la clausura de la mayor mezquita de la ciudad y de poner en cuarentena a todos sus fieles. La mezquita Al-Huda, que aunque tiene capacidad para 800 personas, durante el desconfinamiento ha reducido su aforo a 250, se encuentra a escasos metros de la pensión y tres de los mulsumanes que se hospedan en ella solían ir a rezar a este templo

Por fortuna, los tres han dado negativo en las pruebas del coronavirus, aunque deberán guardar una cuarentena de dos semanas en la pensión. Si alguno de ellos hubiese resultado positivo por Covid-19, la clausura del hostal y de la sede de la fundación Cepaim, que atendía a los contagiados, se hubiese extendido a la mezquita. 

El templo musulmán reabrió sus puertas el 30 de mayo extremando las medidas de higiene y con una limitación de su capacidad máxima de 800 a 250 personas. De hecho, varios carteles en la entrada de la mezquita avisan de todas estas medidas. Además, el imán ha pedido asesoramiento a la Policía para implantar un protocolo más riguroso.

En esta mezquita se reúnen habitualmente varios centenares de personas para el rezo de los viernes, el más multitudinario de la semana. Ahora, la capacidad máxima se ha limitada para poder respetar la distancia de seguridad de dos metros. Además, cada persona está obligada a llevar su mascarilla. También hay botes de gel hidroalcohólico en la entrada y prácticamente en todos los puntos de su interior. Las alfombrillas son desechables de papel. Está prohibido tocar los libros del Corán.

La mezquita Al-Huda abre diez minutos antes de la hora de cada rezo y se desaloja a los diez minutos de terminar para permitir la limpieza del suelo con productos desinfectantes de forma que todo esté revisado antes del siguiente turno. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios