Campo de Gibraltar

Cómo donar médula ósea

  • El caso de la pequeña Sara, que sufre leucemia, despierta a muchas personas su interés por ayudar

Sara y su madre, Belén, de la mano en el hospital de Málaga. Sara y su madre, Belén, de la mano en el hospital de Málaga.

Sara y su madre, Belén, de la mano en el hospital de Málaga.

Tras conocer el caso de Sara, una niña de San Enrique de Guadiaro de ocho años que está enferma de un tipo de leucemia especialmente grave, muchas personas se han interesado en hacerse donante de médula. La pequeña permanece ingresada desde el pasado mes de enero en el Hospital Materno Infantil de Málaga a la espera de que aparezca un donante compatible con ella para hacer un trasplante de células madre.

A través de las redes sociales se está haciendo un llamamiento para que todo el que esté interesado acuda el lunes 25 de marzo al colegio Carteia, en San Roque, donde de 17:00 a 21:00 estará una unidad móvil del Centro Regional de Transfusión Sanguínea. Antes de esta cita los campogibraltareños tendrán dos opciones más este viernes, 22 de marzo, en el centro de salud de Jimena y en el centro de mayores de Tarifa, en ambos de 17:00 a 21:00.

Los lugares de referencia para la donación de médula son los Centros Regionales de Transfusión, que en el caso de la provincia se encuentra en el Hospital de Jerez, aunque en el hospital de La Línea se ofrece un servicio para facilitar que las personas interesadas en hacerse donantes puedan hacerlo sin necesidad de acudir a Jerez. Se puede contactar con la consulta de captación de donantes del hospital de La Línea a través del teléfono de la Dirección de Enfermería, 956 02 65 48.

Una vez en la consulta, a la cual se debe acudir con un testigo, el usuario recibe información general sobre la donación de médula ósea y sobre los consentimientos. Tras la firma de los documentos, se realiza una extracción de sangre, cuyas muestras se analizarán para determinar el grupo de compatibilidad.

A partir de ahí se inicia el proceso de búsqueda de compatibilidad con cualquier persona que requiera una donación de estas características, ya que los resultados se incluyen en Red Mundial de Donantes de Médula Ósea (Redmo).

En términos generales, puede ser donante de médula ósea toda persona sana desde los 18 años y hasta los 40 años, siempre que no padezca ninguna enfermedad susceptible de ser trasmitida al receptor y que tampoco padezca ninguna enfermedad que pueda poner en peligro su vida por el hecho de la donación.

La donación de médula ósea se puede realizar de dos maneras. La más sencilla y común es por aféresis, en la que solo se extrae de forma selectiva las células madre circulantes en la sangre, devolviendo el resto de la sangre al donante. La separación de las células madre se realiza mediante la centrifugación de la sangre en una máquina a la que el donante está conectado con un equipo completamente estéril y de un solo uso.

Las células madre se encuentran en el interior de los huesos, pero si se administra al donante un medicamento llamado factor de crecimiento hematopoyético, pueden movilizarse las células hacia la sangre circulante y extraerse. Este factor de crecimiento hematopoyético se administra durante 4-5 días y, a continuación, se pueden extraer las células de la sangre mediante una citoaféresis. De manera ambulatoria, se hace circular la sangre obtenida de una vena de un brazo a través de unas máquinas denominadas separadores celulares, que recogen las células madre. El resto de la sangre es devuelta al donante por una vena del otro brazo.

Cuando la donación se hace mediante aféresis, el tiempo durante el que se administran los factores de crecimiento hematopoyético, se pueden experimentar síntomas similares a una gripe, como el dolorimiento de huesos y músculos.

Otra opción es extraer con una jeringuilla una pequeña cantidad de sangre medular de la parte posterior del hueso de la cadera. Esta extracción se realiza bajo anestesia general o epidural en el hospital especializado más cercano al domicilio del donante. Este proceso no conlleva otro riesgo que el de la anestesia. Tras la extracción puede existir un ligero dolor residual en la zona de punción que desaparece a los pocos días de la donación.

El SAS señala que la probabilidad de que se dé una compatibilidad a través de llamamientos masivos es “prácticamente nula”. En todo el mundo hay alrededor de 22 millones de donantes y más de 500.000 unidades de sangre de cordón umbilical, por lo que es mucho más probable encontrar un donante ideal a través del Redmo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios