Operación Jumita La Fiscalía investiga el blanqueo de capitales de los narcos de la cocaína en cuatro países y a través de criptomonedas

  • La red habría hecho llegar el dinero a Brasil, Colombia, Panamá y Dubai, país este último donde uno de sus responsables es titular de algunas empresas

  • La trama movía alrededor de un millón de euros en efectivo cada semana en coches con dobles fondos

  • La Jumita, al descubierto 

Parte de los 16,5 millones de euros en efectivo incautados a los narcos en la Operación Jumita.

Parte de los 16,5 millones de euros en efectivo incautados a los narcos en la Operación Jumita. / Erasmo Fenoy (Algeciras)

Los 16,5 millones de euros en efectivo incautados por la Guardia Civil a las dos redes de narcotraficantes desarticuladas en la Operación Jumita la semana pasada en Algeciras eran una mínima parte del dinero que dichas organizaciones criminales habían generado a través de la importación de cocaína desde Sudámerica para colocarla en Europa. La investigación desarrollada por la Fiscalía Antidroga del Campo de Gibraltar bajo la instrucción del Juzgado nº 3 de Algeciras apunta a que el grueso del dinero obtenido por la trama acabó convertido en criptomonedas o trasladado al extranjero.

Las escuchas telefónicas y los mensajes entre los miembros de las redes (obtenidos gracias a la aplicación encriptada ANOM del FBI) unidos a los seguimientos y las investigaciones de la Benemérita, determinan que los delincuentes contaban con diversas fórmulas para blanquear el dinero. Una de ellas era su conversión en monedas digitales o divisas alternativas y, de hecho, se constató cómo uno de los líderes del clan, José Carlos S.C., mantuvo una reunión con un conocido experto en la materia.

La segunda vía era llevarlo fuera de España, en concreto a países como Brasil, Colombia, Panamá y Dubai. En este último, las autoridades españolas han comprobado que José Carlos S.C. es titular de empresas que bien pudieron servirle de tapadera. No existe constancia, pese a su cercanía, de que el dinero fuese llevado a Gibraltar.

La colonia, según ha corroborado la Fiscalía Antidroga, sí habría servido de refugio para las ganancias de otros clanes de la droga, como los Castaña de La Línea. Un bufete de abogados radicado en el Peñón era, por ejemplo y según fuentes judiciales, el encargado de pagar el alquiler de una vivienda donde residía uno de los hermanos Tejón.

El dinero incautado. El dinero incautado.

El dinero incautado. / Erasmo Fenoy (Algeciras)

Para mover el dinero en efectivo, la red algecireña utilizaba coches provistos con dobles fondos. Las conversaciones telefónicas captadas y que forman parte de las diligencias, según ha podido conocer esta redacción, vienen a indicar que al igual que ocurría con otras operaciones, las dos ramas en que se dividía la red -una dirigida por José Carlos S.C y la otra, por Francisco G.H.- actuaban a modo de cooperativa y no era raro que aprovechasen los desplazamientos de unos y otros para llevar el dinero de ambos oculto en un mismo coche.

Las cantidades que manejaban eran desorbitadas. La Fiscalía Antidroga calcula que cada semana podían mover en torno a un millón de euros. Y eso, como poco. En una ocasión y a petición de la Guardia Civil tras tener esta última conocimiento de un intercambio de dinero, la Policía Local de Algeciras montó un dispositivo en la ciudad para interceptar el vehículo que conducía uno de los miembros de la trama: bajo la rueda de repuesto, los agentes hallaron 550.000 euros en efectivo. La fría respuesta ofrecida por el individuo fue que iba a comprar una pizza. 

Procedimientos separados

Consciente de que la investigación por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico será procelosa y prolongada en el tiempo, la Fiscalía Antidroga tiene la intención de solicitar que las diligencias que se desarrollan al respecto se desgajen en un procedimiento aparte de las del tráfico de drogas, constitutivas, entre otros, de delitos contra la salud pública y pertenencia a organización criminal. El objetivo es que la tramitación de este segundo procedimiento no se vea ralentizado por el primero y pueda cerrarse antes.

La fase operativa de la Jumita se ejecutó tras detectarse, a finales del pasado mes de abril, la llegada al Puerto de Algeciras de un contenedor con 1.616 kilos de cocaína procedente de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil. Las dos redes desarticuladas controlaron cada movimiento del cajón, hasta que fue interceptado por la Guardia Civil en los muelles de APM Terminals. Tan seguras estaban ambas de sus posibilidades para hacerse con el alijo que, incluso, barajaron hasta última hora la posibilidad de robarlo del depósito en el que estaba fuertemente vigilado. Finalmente, optaron por dar por perdidas las 1.401 tabletas en las que se distribuía la cocaína.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios