Real Balompédica Linense Peque: "La Balona siempre da la cara en Segunda B"

  • El murciano está convencido de que los linenses van a competir por metas ambiciosas 

  • "Soy un jugador de banda de toda la vida", se define

Peque, con el Murcia ante la Balona el pasado curso. Peque, con el Murcia ante la Balona el pasado curso.

Peque, con el Murcia ante la Balona el pasado curso. / Erasmo Fenoy

Alejandro Martínez Peñalver Peque se decantó por la Real Balompédica Linense por varios motivos, pero sobre todo porque el club de La Línea le transmitió "ambición por hacer algo grande". El atacante murciano, deseoso por iniciar esta nueva etapa, se define como "un jugador de banda de toda la vida", pero, por encima de todo, un futbolista "dispuesto a ponerse el mono de trabajo" a las órdenes de Antonio Calderón.

Peque es uno de los fichajes importantes de la Balona este verano, uno de los refuerzos con tablas en la categoría, llegado del Real Murcia. Una incorporación que sabe perfectamente lo que se va a encontrar en La Línea. "El primer recuerdo que tengo de la Balona, de cuando fui allí con el Jumilla, es que tiene un campo muy chulo y la afición aprieta", relata el extremo. "Aquella vez recuerdo que hacía un viento tremendo y que el césped estaba como nuevo", agrega.

El de Albudeite, una localidad a 20 kilómetros de Murcia capital, conectó pronto con su nuevo equipo: "La Balona me transmitió mucha confianza desde el principio y apostó por mí", destaca. "Me trasladaron un proyecto que me gusta y me parece ambicioso, y eso es fundamental porque yo me considero un futbolista con hambre, con ganas de conseguir grandes cosas", explica.

"La Balona, además, es un equipo que en los últimos años siempre ha dado la cara en Segunda B y ha estado cerquita de jugar el playoff varias veces", recuerda.

A Peque le terminó de convencer (si es que no estaba convencido ya) la llamada de Antonio Calderón: "Para un futbolista es muy positivo que un entrenador demuestre esa cercanía". El míster gaditano de los albinegros tiene dotes a la hora de tratar con sus pupilos.

El murciano lo jugó casi todo el pasado curso, una campaña con altibajos para el Real Murcia, que partía como uno de los gallitos del grupo IV: "En Murcia nos pasó factura que éramos un equipo muy nuevo, que no nos conocíamos y empezamos con mal pie", reconoce. "Cuando despertamos ya era tarde y es un club en el que hay una presión importante. Yo soy de los que piensa que es fundamental empezar bien, pero en cualquier caso fue una experiencia constructiva como futbolista".

"Si hay que ponerse el mono de trabajo, soy el primero"

Peque se define como "un jugador de banda", aunque en el Jumilla llegó a jugar "de segundo punta y hasta de delantero". "Me puedo adaptar y es más no me siento incómodo. Hoy día un jugador tiene que saber acoplarse a lo que le pide el equipo y el entrenador", subraya.

La afición de La Línea ha visto pasar a grandes jugadores en esa demarcación, uno de los puestos más vistosos: "Yo soy un futbolista de banda de toda la vida, me gusta encarar, intentarlo, pero quiero decir también que si hay que ponerse el mono de trabajo, soy el primero", advierte.

Peque admite que tantos meses sin fútbol comienza a pasar factura en el ánimo: "Estoy con muchas ganas porque esto se está haciendo largo. Están siendo unas vacaciones raras porque, como la mayoría, uno no para con el objetivo de no perder la forma, pero no es lo mismo. Estoy deseando que llegue el primer día de pretemporada y empezar a formar piña con los compañeros", acaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios