Real Balompédica Linense | El próximo rival El Villanovense cae al puesto de promoción antes de recibir a la Balona

  • Los de Julio Cobos, romos en ataque, pierden por la mínima en Talavera

  • Los extremeños claman por un gol anulado a Borja García en el 75'

Un lance del Talavera-Villanovense Un lance del Talavera-Villanovense

Un lance del Talavera-Villanovense / CF Villanovense

El Villanovense, que el próximo domingo (17:00) recibe a la Real Balompédica, perdió por la mínima en Talavera por culpa de un gol de Abel Molinero. Con este resultado los que entrena el exbalono Julio Cobos, que cuenta en su plantilla con los exalbinegros Rafa Navarro y José Ramón, finalizan la jornada en puestos de promoción.

Mal partido del Villanovense en el peor escenario posible, ante un rival directo por la salvación. Los hombres de Julio Cobos no estuvieron nada acertados en el juego ofensivo y apenas generaron ocasiones de gol sobre la portería del arquero Gianni. El único tanto del encuentro llegó al borde del descanso gracias a Abel Molinero, el mejor jugador de la temporada en el conjunto de Talavera, condición que refrendó en este duelo.

Comenzó con ganas el Talavera, que en apenas dos minutos ya se acercó a las inmediaciones de la meta rival. La más clara fue la segunda, por mediación de un Espinar que no pudo superar a un Ismal Gil que actuó con reflejos ante el intento local.

Enseguida, de todas formas, el Villanovense trató de sacudirse el dominio y se empezaron a acercar al campo rival, si bien el cuadro blanquiazul seguía buscando la meta rival y probando fortuna, aunque fuera desde lejos. Así fue en el caso de Óscar Martín, pero Isma Gil respondió con solvencia.

Y de campo a campo. Apenas un par de minutos después, en el diez, José Ramón pudo hacer el primero al aprovecharse de un error de cálculo del lateral zurdo local pero el extremo, en posición franca de gol, mandó el balón por encima de la meta de Gianni.

El encuentro entró entonces en un periodo de más equilibrio y de un mayor control por parte de las defensas con respecto a los ataques. Los locales buscaban más la combinación, aunque sin esmerarse tampoco demasiado, y los extremeños sí eran mucho más verticales, pero las ocasiones se difuminaron.

Hubo que esperar un rato hasta que Xavi Puerto inquietara a la defensa blanquiazul, si bien no llegó a poder disparar cuando se cantaba el gol porque, después de dos buenos recortes, se topó con la oposición de otro defensa local.

Pero era el Talavera el que más empujaba y al final lo tradujo en movimiento en el luminoso. Fue por parte de su máximo goleador, Abel Molinero, que se hizo con la pelota cerca del área y superó al meta del Villanovense de un buen zurdazo. El tanto les confió la seguridad que necesitaban y los de Julio Cobos, por su parte, acusaron el golpe del que no se recuperaron hasta el descanso.

Después de lo visto en la primera mitad, el técnico del cuadro extremeño optó por realizar dos cambios, buscando más mordiente y más contundencia arriba.

Eso sí, la primera ocasión de este segundo periodo fue del equipo local, concretamente de Abel Molinero, que se aprovechó de un balón que recorrió el área sin que ningún atacante ni ningún defensa lo tocaran para buscar su segundo tanto, pero se fue cerca del palo.

Contestó enseguida el cuadro visitante. Fue una falta botada desde la izquierda del ataque extremeño que el entonces capitán Espín cabeceó al larguero de la portería de Gianni, metiendo el miedo en el cuerpo a la parroquia local. Esta oportunidad hizo que el Villanovense estirara sus líneas y se aproximara a la meta rival. De hecho, cumplida la hora de partido, logró marcar por mediación de Borja García pero su tanto fue anulado por falta previa.

Estos dos sustos provocaron que los talaveranos cerraran los pasillos hacia su meta y dificultaron así las llegadas de sus oponentes y, a la vez, buscaban las contras con la velocidad de Espinar y del recién introducido en el césped Laerte. Éste fue el protagonista de la siguiente ocasión, si bien fue en un ataque más estático, con un centro desde la banda de Melchor y un cabezazo del brasileño que despejó muy bien Isma Gil.

Los minutos pasaban sin que ninguno de los dos conjuntos sacaran nada en claro. Las ocasiones escaseaban y el Talavera estaba más pendiente de defenderse que de otra cosa, pero, aún estando en plan contemporizador, estuvieron a punto de permitir el empate tras una mala salida de balón de Íker Rodellar, con robo de Xavi Puerto, que asistió a José Ramón si bien éste, con metros por delante, se dejó comer el terreno por los zagueros cuando la ocasión era muy clara.

Los últimos minutos fueron un querer y no poder de los visitantes que, mediante balones largos, trataron de empujar a los blanquiazules contra su portería. Y lo intentaron hasta el último instante de los cuatro minutos de prolongación que concedió el árbitro melillense, con un remate a escasos segundos del final, con todo el público pidiendo el final del choque, de Luis Martínez que se fue rozando el palo de la meta de Gianni, pero fue demasiado poco para llevarse algo de su visita a Talavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios