Algeciras

Dos mil doscientas viviendas ampliarán Algeciras por San Bernabé

  • El Ayuntamiento recibe luz verde de la Junta para impulsar el sector que limitan la vía ferroviaria y el cementerio nuevo

  • El alcalde reitera que no quiere "un gueto" y sí espacios urbanísticos desahogados

El barrio algecireño del Cortijo San Bernabé, con espacios afectados por el planeamiento en primer término. El barrio algecireño del Cortijo San Bernabé, con espacios afectados por el planeamiento en primer término.

El barrio algecireño del Cortijo San Bernabé, con espacios afectados por el planeamiento en primer término. / Erasmo Fenoy

El Ayuntamiento de Algeciras ha recibido la Declaración Ambiental Estratégica de manos de la Junta de Andalucía para poder extender la ciudad con 2.200 viviendas más en el Cortijo San Bernabé. La zona por la que crecerá la ciudad tiene los límites marcados por el cementerio nuevo que se asoma a Botafuegos y la vía ferroviaria. El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha insistido en dos aspectos al comunicar oficialmente la noticia. El primero, que la intención municipal es que se trate de una expansión "con calidad": "Hablamos de espacios comunes grandes y equipamientos que tengan en cuenta el entorno natural. No habrá un gueto en ese lugar". 

El regidor ha reiterado que la actual etapa de gobierno autonómico no tiene nada que ver con la anterior bajo el mando del PSOE: "Llevábamos desde 2011 con esta historia y la Junta de Andalucía no hacía más que darnos la callada por respuesta. Lo de ahora es totalmente distinto porque sumamos seis meses de desbloqueo. Es un antes y un después". 

Landaluce explicó la Declaración Ambiental Estratégica que da luz verde a poder construir en este sector algecireño acompañado por la concejala de Urbanismo, Yéssica Rodríguez; y el arquitecto municipal, Pedro Lechuga. 

De las 4.151 viviendas planeadas inicialmente se ha pasado a las 2.200 que habrá finalmente y, de 415.000 metros cuadrados edificables, se quedan en 200.000. En cambio, la superficie para calles, lagunas y parques pasa desde los 415.000 metros cuadrados a los 529.600 para garantizar un planeamiento marcado por el desahogo de espacios. 

De izquierda a derecha, el arquitecto municipal, Pedro Lechuga; el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, y la concejala de Urbanismo Yéssica Rodríguez. De izquierda a derecha, el arquitecto municipal, Pedro Lechuga; el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, y la concejala de Urbanismo Yéssica Rodríguez.

De izquierda a derecha, el arquitecto municipal, Pedro Lechuga; el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, y la concejala de Urbanismo Yéssica Rodríguez. / Erasmo Fenoy

"El hecho de que podamos avanzar supone el regreso de las grúas y la construcción a Algeciras, que todo el mundo sabe que es un sector que genera mucho empleo. Llevamos ocho años en los que apenas había algo en Sotorrebolo y nada más. La creación de puestos de trabajo es desarrollo de la economía. Y que vuelva la actividad en este sector es que disminuyan los precios de los alquileres y de la compra-venta. Todo es beneficioso", afirmó Landaluce. 

El alcalde recordó que el planeamiento autorizado por la Administración autonómica facilitará las cosas a quienes trabajen en el futuro Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), cuyo levantamiento se prevé en Botafuegos. Agregó que se calcula la llegada de 350 nuevos empleados a esa infraestructura del Ministerio del Interior -que ahora tiene su sede en la antigua cárcel de La Piñera- cuando esté terminado y listo para entrar en funcionamiento.

El planeamiento incluye también, independientemente de las promociones privadas, reservas de espacio para viviendas protegidas de forma que quienes quieran acceder a su compra cuenten con ayudas oficiales

El alcalde reiteró que esta iniciativa vive sus últimos pasos tras un largo proceso de tramitación y burocracia administrativa. “No ha sido sencillo. También lo vivimos en el otro extremo de la ciudad, en el Cortijo Real II. Allí nos encontramos con el problema de que el encauzamiento de un arroyo, que siempre está seco pero cuando llueve tiene agua, nos impedía habilitar suelo industrial para algo tan importante como ponerlo a disposición de las empresas y que no se fueran de Algeciras, que quisieran estar en nuestra ciudad para crear empleo”, ejemplificó.

El munícipe aclaró que él no se reúne con los empresarios urbanísticos, tarea que tiene la norma propia de encomendar a los concejales que llevan este departamento y a los técnicos del propio Ayuntamiento. No obstante, afirmó que los propietarios privados de estos terrenos se encontraban deseosos desde hace bastante tiempo de que se obtuviese la Declaración Ambiental Estratégica para poder actuar en ellos conforme a la plena legalidad vigente.

El alcalde aprovechó para recordar que el proyecto urbanístico más amplio de la firma Metrovacesa tiene su sede precisamente en Algeciras.

La Gerencia de Urbanismo de Algeciras respaldó en abril pasado el plan de sectorización del Cortijo San Bernabé, para el desarrollo de estas 2.200 viviendas (buena parte de ellas protegidas como se ha explicado) y un sistema general de espacios libres de 529 hectáreas. Podemos, la federación vecinal Fapacsa y el colectivo ecologista Cigüeña Negra (junto a dos particulares) habían alegado contra el plan, pero todas las alegaciones fueron rechazadas.

Para el Consistorio, parte de las deficiencias detectadas por los alegantes estaban resueltas y otras no procedían.

Entre otras cuestiones, los colectivos habían puesto de relieve la falta de protección de varios grupos de alcornoques y acebuches, algunos centenarios incluso. Desde Urbanismo se responde que el estudio ambiental estratégico sí que los ha tenido en consideración y de hecho establece que “se debe mantener en lo posible los pies arbóreos de alcornoques y acebuches”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios