Algeciras

Vopak reforzará el control de los olores en Algeciras con 25 narices electrónicas más

  • El proyecto, aún en definición, cuenta con la colaboración de la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento

Javier Martínez, Peter Van der Brug y Janbert Schutrops, presidente de la división para Europa y África. Javier Martínez, Peter Van der Brug y Janbert Schutrops, presidente de la división para Europa y África.

Javier Martínez, Peter Van der Brug y Janbert Schutrops, presidente de la división para Europa y África.

La compañía holandesa Vopak trabaja en un proyecto, aún en fase de definición, para reforzar la red de monitorización y control de olores en su terminal de almacenamiento de productos petrolíferos del Puerto de Algeciras. En esencia, la principal medida consistirá en la instalación de 25 nuevas narices electrónicas. La terminal cuenta desde hace un año con once dispositivos de este tipo, únicos en España.

El director general de Vopak Terminal Algeciras, Peter van der Brug, anunció ayer este próximo refuerzo de la red en la primera de las dos jornadas de un seminario formativo para periodistas de la comarca celebrado en la sede central de la compañía, en Rotterdam (Holanda), en colaboración con la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar.

Las narices electrónicas son unos dispositivos capaces de detectar los cambios en la composición del aire que indicarían la presencia de una sustancia extraña y como posible motivo de olores perceptibles por la población. Además de la nariz electrónica, compuesta por cuatro sensores de alta tecnología y larga vida útil, se instalan veletas y anemómetros para medir la dirección del viento y su velocidad. El cruce de los datos obtenidos permite determinar si hay un olor, su posible fuente y si impacta o no en la población.

El proyecto de refuerzo de la red de control en Algeciras se apoyará con especial énfasis en las autoridades locales, con las que ya existe una estrecha colaboración ante los episodios de mal olor sufridos en la ciudad desde hace algo más de un año. Aunque no especificaron detalles,, esta colaboración iría encaminada a localizar medidores en lugares claves para detectar con la máxima precisión posible los olores que acaban llegando a la población. Los responsables de Vopak resaltaron que en la instalación de las nuevas narices tendrán un papel protagonista la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) y el Ayuntamiento, tal y como se hizo en su momento con el puerto holandés de Rotterdam que cuenta con este tipo de sistemas de control desde el año 2007. Actualmente hay un centenar de puntos de control en este puerto europeo y la información es controlada por las autoridades locales.

Van der Brug destacó que las once primeras narices electrónicas de Algeciras, activas desde hace ahora un año, han supuesto un éxito a la hora de determinar el origen de emisiones de olor que han llegado en varias ocasiones a la población. Vopak recalcó en junio, en la primera parte del seminario celebrado en Algeciras, que el impacto de su actividad es prácticamente nulo, según los datos recabados por el sistema, siendo los orígenes ajenos a la actividad de almacenamiento.

El responsable del departamento de Desarrollo de Vopak, Marcel van de Kar, explicó durante su intervención previa la experiencia en la creación de la red de monitorización en Rotterdam. Un paso a futuro, según Van de Kar, se basa en un tipo de modelos de predicción de la dispersión del viento para permitir no sólo detectar olores, también hacia dónde podrán dirigirse con el fin de tomar medidas en caso de afección a la población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios