Educación Ruta de libros con princesas que se tiran pedos y burros que quieren ser caballos

  • El colegio algecireño de Pelayo celebra por todo lo alto el Día de la Lectura en Andalucía

  • El alumnado recorre seis lugares en los que les esperan cuentos e historias

'Orejas de mariposa', el cuento que esperaba en la casa de Esther en la IV Ruta del Libro del barrio algecireño de Pelayo. 'Orejas de mariposa', el cuento que esperaba en la casa de Esther en la IV Ruta del Libro del barrio algecireño de Pelayo.

'Orejas de mariposa', el cuento que esperaba en la casa de Esther en la IV Ruta del Libro del barrio algecireño de Pelayo. / E.S

El Día de la Lectura en Andalucía conmemora aquel 16 de diciembre en el que los miembros de la Generación del 27 homenajearon al poeta Luis de Góngora en el Ateneo de Sevilla. A las puertas de las Pascuas, no tiene una gran trascendencia en una sociedad ahora más pendiente de las compras y fiestas navideñas que de otra cosa. ¿En todos los lugares es así? Desde luego que no.

En el colegio público Pelayo, en el barrio rural algecireño del mismo nombre atravesado por la carretera de Cádiz (la antigua N-340), se han implicado a tope este lunes en esta fecha y su significado sus 84 alumnos y 12 maestros haciendo la IV Ruta del Libro. Durante toda la jornada escolar y repartidos en seis grupos, los alumnos han recorrido las casas de tres vecinas -Esther, Jésica e Ilargi- el célebre Belén Viviente de este lugar, la sede de la Fundación SAMU que acoge a personas migrantes y la propia biblioteca del centro educativo. 

En cada uno de los enclaves, los anfitriones les esperaban con cuentos e historias preparadas y algún que otro dulce, que de todo ha habido. En la biblioteca les han contado Un fantasma con asma, la primera obra publicada por la maestra linense Carmen Gil (por la que apostó la editorial Kalandraka) y el cuento El burro que quería ser caballo, perteneciente al libro Un problema, un cuento, de Nuria Ubago. Gil supera ya de largo los cien títulos publicados y en su ciudad natal hay una biblioteca que lleva su nombre. El fantasma encierra una moraleja relacionada con el cariño muy similar a la que ofrece el burro Currito en la otra propuesta literaria. 

Lectura de 'Un fantasma con asma', de la autora linense Carmen Gil, en la biblioteca del centro. Lectura de 'Un fantasma con asma', de la autora linense Carmen Gil, en la biblioteca del centro.

Lectura de 'Un fantasma con asma', de la autora linense Carmen Gil, en la biblioteca del centro. / E.S

Una de las estrellas de la mañana ha sido la lectura de un título tan atractivo como Las princesas también se tiran pedos, de Ilan Brenman e Ionit Zilberman, que esperaba a los participantes de la ruta en el Belén Viviente. Aparte de ser muy divertido, su mensaje está centrado en la igualdad. Este ha arrancado muchas carcajadas. Los residentes en el SAMU han preparado un cuento titulado Al furgónque habla precisamente sobre la temática migratoria. 

En la casa de Esther se ha leído a los seis grupos -compuestos por entre diez y doce alumnos- el libro Orejas de mariposa, que previene contra el acoso escolar. Y en la de Jésica esperaba El elefante atado, un cuento de Jorge Bucay sobre cómo muchas personas caminan por el mundo con más ataduras y frenos de los que realmente las atenazan. El título La niña del parche en la ciudad de los colores olvidados aguardaba en el hogar de Ilargi. Es una historia acerca del optimismo firmada por Silvia G. Guirado y la ilustradora Marta García. 

'El elefante encadenado', en manos de una figurante del Belén Viviente de Pelayo. 'El elefante encadenado', en manos de una figurante del Belén Viviente de Pelayo.

'El elefante encadenado', en manos de una figurante del Belén Viviente de Pelayo. / E.S

El colegio Pelayo aprovecha al máximo la cantidad tan bajita de alumnos para hacer muchas actividades y dedicarse en profundidad a cada uno de los escolares. Un sueño para cualquier docente con ganas de trabajar y que ame verdaderamente su profesión. "Estamos encantados", resume Isi Herrera, la directora del colegio.

Los resultados están ahí. Aunque solo dispone de una línea (un aula para cada curso) recibe peticiones de matrícula de toda Algeciras y hasta de otras localidades por parte de familias que desean que sus hijos estudien en él. Y otro dato: las visitas de los exalumnos -cuando terminan en él la Primaria van a hacer la Secundaria al instituto García Lorca, en El Saladillo- son constantes en cualquier hueco porque las vivencias están llenas de buenos recuerdos y de amigos que quedan en este cole. Un secreto: había una alumna de estas últimas infiltrada en la IV Ruta. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios