CIBERSEGURIDAD

La Policía Nacional detiene a siete personas tras esclarecer 145 delitos cometidos a través de Internet en Algeciras

Unidad de delitos informáticos de la Policía Nacional.

Unidad de delitos informáticos de la Policía Nacional. / Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Algeciras a siete presuntos implicados por su participación en delitos cometidos a través del uso indebido de Internet y las nueva tecnologías y ha identificado a 99 personas que participaban en la trama.

Las denuncias ascienden a 236 y se encuentran relacionadas con distintos tipos de estafas que se produjeron durante los meses de enero y febrero de este año en el municipio algecireño. La labor policial ha esclarecido que hubo un total de 145 delitos y se ha solicitado a la Autoridad Judicial competente los mandamientos judiciales. Además, se han practicado dos diligencias de entrada y registro domiciliarios. Aún así, las gestiones pertinentes siguen activas para poder esclarecer todos los hechos delictivos cometidos en el ciberespacio y denunciados en las dependencias policiales.

El método más usados por los presuntos estafadores son conocidos como "Hijo en apuros", "Estafa Ulises" (venta de productos online) o "Spoofing bancario". La investigación de estos delitos requiere de un alto nivel por los agentes debido a la especialización de los autores, las herramientas utilizadas, las técnicas y los procedimientos de enmascaramiento, los cuales dificultan notablemente su identificación.

Los investigadores policiales deben acceder a los mismos, reconstruir y analizar cada ciberataque para poder llegar hasta la vulnerabilidad del sistema o el error que permita identificar a los delincuentes.

Smishing

Una de las modalidades de estafa, es la conocida como Smishing, que consiste en el envío masivo de mensajes de texto SMS, simulando una brecha de seguridad en la cuenta bancaria del objetivo e incentivando al mismo a pinchar en un enlace que redirige a una web fraudulenta, la cual se encarga de suplantar a una entidad bancaria a fin de conseguir que la víctima introduzca en dicha página sus datos confidenciales de acceso a la banca electrónica. 

Seguidamente, los estafadores llamaban a las víctimas simulando ser agentes de su banco para conseguir la información necesaria para obtener el control total de la cuenta y culminar la estafa.

Se ha podido acreditar que, tanto para el envío de SMS como para la realización de llamadas, los defraudadores utilizaban herramientas informáticas avanzadas que les permitían modificar la identidad del teléfono remitente. Así las víctimas receptoras del mensaje o la llamada veían en la pantalla de sus teléfonos que, aparentemente, habían sido contactadas por el número de teléfono legítimo de su entidad bancaria, cuando en realidad se les estaba contactando desde números de teléfono distintos y controlados por esta organización criminal. 

Hijo en apuros 

La otra estafa usada por los presuntos autores es la conocida como El hijo en apuros. En este tipo de estafas, los ciberdelincuentes enviaban un SMS simulando ser el hijo del receptor solicitando su ayuda y utilizando mensajes a través de un determinado número de teléfono, pidiendo una transferencia de dinero a la vez que fingían haber perdido el teléfono y tener un problema urgente. 

Ante esta urgencia, las víctimas realizaban transferencias en algunos casos por valor superior a 5.000 euros.  

Ulises

Una tercera estafa llevada a cabo a través de Internet es la venta de productos de segunda mano. En este caso, se ofertan productos de tecnología, teléfonos móviles de última generación y consolas, con un precio muy por debajo de su valor de mercado. Conocida como Ulises, en este tipo de estafas consiguen captar a sus víctimas, con las que contactan telefónicamente, enviando a través de aplicaciones de mensajería instantánea, imágenes de los objetos a vender, ganándose la confianza de las mismas.

Al mismo tiempo y para perpetrar estas estafas, usurpan la identidad de anteriores víctimas, enviando fotografías de sus DNI, propiciando que en algunas ocasiones las acciones policiales y judiciales hayan ido dirigidas contra éstos. Para culminar la estafa,  les realizan envíos desde correos para que les abonasen el precio solicitado por el producto, el cual nunca llegaban a recibir. 

Consejos de ciberseguridad

Desde el Grupo de Delitos Tecnológicos de Algeciras lanzan una serie de recomendaciones a la ciudadanía para evitar ser víctimas de una estafa por Internet: 

  • No ofrezca datos personales por Internet, ni envíe fotografías de documentación, excepto en sitios de total confianza. Compruebe siempre los certificados. 
  • La entidad bancaria nunca va a solicitar que se facilite información personal o claves de acceso a través de un correo electrónico, llamada telefónica ni una aplicación de mensajería. Ante un SMS de su banco alertando de un posible cargo fraudulento jamás pinche el enlace, localice el teléfono de atención al cliente de su entidad y llame para comprobarlo. En caso de recibir una llamada alertando de un posible cargo fraudulento, jamás facilite sus claves de acceso o coordenadas, finalice esta llamada, localice el teléfono de atención al cliente de su entidad y llame para comprobarlo. 
  • En sus compras online recele de las gangas y productos agotados en el resto de páginas web, utilice métodos de pago seguros para sus compras en internet, tipo paypal, o utilice tarjetas bancarias virtuales. 
  • No introduzca el número de su tarjeta en páginas de contenido sexual o pornográfico. Extreme la precaución en los archivos que recibe en sesiones chat. 
  • En caso de recibir mensaje pidiendo ayuda por parte de un familiar, contacte con éste antes de realizar ningún tipo de transacción, pues puede tratarse de una estafa tipo Hijo en apuros
  • En las redes sociales: mantenga un perfil privado, evite las contraseñas fáciles, utilizando contraseñas “de calidad” (con letras, números y otros caracteres). Cámbielas periódicamente y no use la misma para todas sus cuentas de correo, acceso a banca online etc. (Se recomienda utilizar un gestor de contraseñas). 
  • Descargue aplicaciones y programas desde sitios oficiales, desconfíe de aquellos sitios web que ofrecen descarga gratuita de programas, “cuando no pagamos por un producto es porque nosotros somos el producto.” 
  • Actualice su sistema operativo según las recomendaciones del fabricante. Adquiera un buen producto antivirus y actualícelo con regularidad. Realice periódicamente copias de seguridad de su sistema. 
  • El correo electrónico es uno de los principales medios que usan los ciberdelincuentes para infectar nuestros dispositivos, desconfíe de los email de remitente desconocido, que le alarmen sobre problemas de seguridad y no abra archivos adjuntos a correos electrónicos de usuarios desconocidos. 
  • Nunca ceda a las campañas de extorsión, denúncielas y elimine estos mensajes. 
  • Asista a su hijo/a menor en su navegación por Internet. Utilice aplicaciones de control parental. Adviértales de los peligros del chat, donde se pueden confundir al chatear con supuestos amigos que no resultan tales, con especial atención a los contenidos sexuales. 
  • No permita que envíen sus fotos o de su familia ni cualquier información sobre ellos sin la autorización parental. 
  • Consensue con su hijo ciertas normas a seguir en Internet, compruebe que los contenidos son los adecuados para compartir en la red. 

No olvide que ante cualquier incidente de seguridad póngase en contacto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios