Gerardo Landaluce | Presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) “El Puerto debe ponerse al servicio de las exportaciones de Andalucía”

  • El presidente de la Autoridad Portuaria impulsa la recuperación de la playa de Los Ladrillos de Algeciras

  • "Vamos a ser tremendamente exigentes y beligerantes con el ferrocarril", afirma

Gerardo Landaluce, en la sede de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. Gerardo Landaluce, en la sede de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras.

Gerardo Landaluce, en la sede de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. / Jorge del Águila

Gerardo Landaluce (Palencia, 1965) acaba de asumir la presidencia de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, la dársena más importante de España. Conoce el puerto, sus necesidades y su competencia tras años en el departamento comercial de la APBA, al que llegó en 1996. Ahora, releva a Manuel Morón con el objetivo de mantener y mejorar las altas cotas de competitividad y tráficos tras tres años por encima de los 100 millones de toneladas de mercancías gestionadas.

–El expresidente Manuel Morón dijo de usted que el Puerto se quedaba en las mejores manos. Y usted aboga por una gestión continuista. ¿Tan alto le han dejado el listón?

–El listón establecido por nuestro presidente emérito es alto. En sus dos décadas de gestión se han alcanzado grandes logros. Y Manuel Morón también supo crear escuela y cantera con su capacidad de trabajo, su decisión y su honradez.

–Una de sus primeras decisiones supone impulsar un proyecto con el Ayuntamiento para cambiar la fachada marítima de la ciudad en la zona de Los Ladrillos. ¿Cómo prevé desarrollarse el lago marítimo?

–Partimos de un convenio a tres bandas de 2009 entre la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria que, por diferentes circunstancias, no se ha acometido debidamente. Tenemos tiempos nuevos y vamos a aprovechar esa coyuntura para afrontar las asignaturas pendientes con la ciudad reformulando y adaptando el proyecto.

–¿Podrá participar la ciudadanía en el proceso?

–Vamos a ser sensibles y abiertos a propuestas para trabajar de forma armónica, coordinada e integral desde la dársena pesquera, el Llano Amarillo, la antigua playa de Los Ladrillos, la fachada del Paseo de la Cornisa y el puente del acceso norte. La ciudad también tiene en marcha el proyecto de la playa de tu barrio que dará continuidad hasta el Rinconcillo.

–Ciudades como Málaga o Huelva, en las que sus puertos se han implicado directamente en el desarrollo de sus frentes marítimos ¿son ejemplos a seguir?

–El gran ausente ha sido la Junta de Andalucía como gran financiador de esas obras. No hemos tenido ese apoyo económico junto con el freno que supone la Operación Paso del Estrecho. Nos hemos visto constreñidos y toca buscar soluciones.

–¿Cómo lo van a hacer? ¿Es compatible mantener la OPE con ese desarrollo previsto?

–Entendemos que sí. Vamos a ganar nuevo suelo aprovechando la demolición de la antigua lonja pesquera, que está obsoleta. Con esos espacios nuevos anexos a las zonas de preembarque, la presión de la OPE sobre el Llano Amarillo se reducirá.

–¿Qué espacio se puede liberar del Llano Amarillo?

–Vamos a trabajar sobre el tercio norte del Llano Amarillo para cubrir con un edificio representativo las necesidades de formación, exposiciones y el futuro Centro de Innovación Logística. El Puerto de Algeciras es un embajador de la ciudad y del Campo de Gibraltar y debemos tener espacios cualificados para poner en valor la imagen que representa el Puerto Bahía de Algeciras.

–¿Se han marcado algún plazo?

–Vamos a dejar pasar la OPE de este año para demoler la mitad de la antigua lonja durante el último trimestre de este año. Es el primero de los pasos en firme y ya está como objetivo para el año 2019. A continuación, queremos actuar en 2020 sobre la parte restante de la lonja y construir una lonja nueva más pequeña y moderna, adaptada al sector. Sin anularla.

–¿Qué necesita el Puerto de Algeciras para mantener su liderazgo en el Mediterráneo?

–El paso estratégico por el Estrecho con desviación cero no es suficiente. Debemos optimizar los costes y necesitamos una dimensión de puerto acorde con el comercio internacional que requiere operaciones de 4.000 o 5.000 contenedores por barco. Nuestras terminales deben estar capacitadas para atender en un plazo competitivo esas operaciones.

–Tánger-Med II comienza a dar sus pasos y, sobre el papel, supone un cambio en la capacidad de los puertos del Estrecho favorable ahora a Marruecos. ¿Tánger nos va a morder los tobillos?

–A corto y medio plazo, Tánger-Med nos va a morder los tobillos a todos. Ahora mismo, el Estrecho tiene una capacidad de unos 8 millones de contenedores y la demanda también está en esas cifras. Actualmente hay una situación óptima pero a cortísimo plazo se incorpora una capacidad muy importante con Tánger-Med II. Los volúmenes que van a ir a Marruecos proceden de varios puertos. Posiblemente, Malta será uno de los puertos que sufra ese traspaso. Y a nosotros, veremos cómo nos puede afectar.

–¿Cómo va a afrontarse esa situación?

–Trabajamos para aprovechar la conectividad que representa el transbordo como uno de los 20 principales puertos por conectividad a escala mundial. Trabajamos para poner la conectividad del Puerto de Algeciras al servicio del comercio exterior de Andalucía y de España para desarrollar la importación y exportación. No solo para generar tráficos y actividad, también para afianzar la conectividad que ahora tenemos.

–¿Dónde están las oportunidades del Puerto de Algeciras?

–Hemos crecido mucho en la última década en importación y exportación aunque tenemos una competencia muy directa con Valencia y Barcelona. En el espacio Atlántico, Centroamérica y Sudamérica, se dan grandes oportunidades. Los tráficos suelen entrar en Europa a través del norte mientras que Algeciras debe ser una ventana de oportunidad para la entrada de esos productos de exportación, sobre todo productos refrigerados. No solo que el Puerto de Algeciras sea la puerta sur de entrada a Europa, que también opere como el centro de distribución para el Mediterráneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios