Algeciras Deporte y artes urbanas para todos en el Parque Feria

Monitores y alumnos de la Escuela Algeciras Patina con el concejal Sergio Pelayo

Monitores y alumnos de la Escuela Algeciras Patina con el concejal Sergio Pelayo / Erasmo Fenoy

Es jueves en el Parque Feria y una amalgama de niños y adultos ocupan la amplia superficie del recinto ferial de Algeciras. Hip hop, instrucciones, gritos y risas hacen de música ambiente, a la que se suma el característico sonido del camión del Tilín con su cargamento de helados. Lo que podría parecer una agrupación casual de personas no lo es tanto: en este espacio se desarrollan las actividades de la Escuela Algeciras Patina y de la más nueva asociación juvenil Espartanos de la Bahía, dos entidades que suman medio centenar de asociados que utilizan una explanada destinada a estar baldía once meses al año para practicar patinaje, skate, parkour, break dance y otras disciplinas urbanas.

Al frente de ambas está Richard Ardanaz, ex jugador de hockey y creador del extinto club Las Orcas de Algeciras, con varios títulos autonómicos y nacionales en su haber. Un loco del patinaje, como él mismo se describe, que trajo su pasión desde Inglaterra y la convirtió en equipo de hockey sobre patines y que, tras un tiempo fuera de Algeciras, en 2015 decidió crear una escuela para enseñar a los más pequeños, “crear cantera”. Esa escuela ha ido creciendo y a día de hoy tiene 432 alumnos inscritos en sus distintos niveles. Y es una actividad inclusiva, “para todos”, destaca su creador: en ella patinan niños con trastornos del espectro autista, con síndrome de Down o con discapacidad visual. También colaboran con la Asociación Nuevo Futuro de protección a la infancia y la adolescencia. Cualquier menor encuentra su sitio aquí.

Ahora, con la nueva asociación de Espartanos, han abierto su campo a otras actividades urbanas: skate, scooter (patinete), parkour, break dance, BMX. Llevan pocas semanas con ellas y se les sumará en breve un taller de graffiti. Todo con el objetivo de que los menores se muevan, “que no estén todo el día delante de una consola”. Y a un precio reducido, 10 euros al mes, la mayor parte de los cuales se destinan a pagar un seguro; el resto, para materiales o actividades extra. Los monitores no cobran por clase. Solo cuentan con el patrocinio de la heladería ElGulus.

La escuela reclama un sitio para entrenar o que se adecente el lugar actual

En años anteriores la Escuela pudo organizar actividades extraescolares en los colegios pero se quedó sin su espacio. Ahora, tras el año de pandemia, está intentando acceder de nuevo a los colegios o encontrar un sitio en los polideportivos, pero se encuentra con todo copado. “Parece que el único deporte que existe es el balonmano”, lamenta Ardanaz, que considera que “hay un problema de organización, se podrían reagrupar las clases que tienen pocos niños para dejar algunas horas libres para otros deportes y ganaríamos todos”. “Si tuviéramos un sitio para entrenar podríamos mandar a alumnos al campeonato de Andalucía”, asegura.

A falta de un espacio habilitado para la práctica del deporte, los miembros de Algeciras Patina reclaman que se adecente en lo posible el recinto ferial. Reparar el suelo, poner unos bancos para los padres de los niños que juegan allí, unas papeleras. Limitar el paso de vehículos, para que las motos o la furgoneta de los helados no circulen por donde están los pequeños. “Estamos intentando que nos dejen las llaves de las pequeñas oficinas que hay para que quien lo necesite pueda entrar al baño”, explica el fundador de la Escuela, “nos ofrecemos, incluso las madres de los niños lo han hecho, a encargarnos de la limpieza”. Unas pequeñas mejoras a falta del proyecto que ronda la cabeza de Richard desde hace años: “Mi idea es tener una pista de patinaje para la escuela, que funcionase todo el día para que cada uno fuese cuando pudiera”. Un proyecto a largo plazo para el que parece haber cantera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios