Anesco y sindicatos Los estibadores esperan una propuesta in extremis de la patronal para evitar la huelga en los puertos

  • La subrogación de los portuarios y la distribución del trabajo alejan las posturas entre los sindicatos y patronal

La comisión negociadora de la estiba durante una de las reuniones. La comisión negociadora de la estiba durante una de las reuniones.

La comisión negociadora de la estiba durante una de las reuniones. / Sindicato Coordinadora

La patronal de la estiba portuaria Anesco se ha comprometido este jueves a remitir a los cuatro sindicatos de estibadores una propuesta de acuerdo para intentar desbloquear la negociación del quinto acuerdo marco del sector y evitar la huelga y los paros convocados en los puertos a partir del próximo lunes, 25 de noviembre. 

Las dos jornadas de reuniones celebradas este miércoles y jueves en la sede de Puertos del Estado, en Madrid, han concluido sin un acercamiento entre las partes. La subrogación de los portuarios, avalada por la reforma del sector a través de los convenios colectivos, y la distribución del trabajo en los muelles han alejado las posturas. De este acuerdo marco a escala nacional, que debe alcanzarse antes de final de año, depende la posterior aprobación de los convenios colectivos puerto a puerto. 

Las empresas y los estibadores cuentan aún con tres días para analizar la propuesta y evitar que los trabajadores secunden desde el lunes nuevos paros. Los cuatro sindicatos (Coordinadora, CCOO, UGt y CIG) han convocado una jornada de huelga de 24 horas para el lunes, que enlazará a partir del martes con cuatro días de paros parciales, de una hora alterna por cada hora de trabajo, en caso de no mediar antes un acuerdo.

Para evitar estos paros en los puertos, los estibadores reclaman que la propuesta que reciban de las empresas "al menos garantice los puestos de trabajo". Esto es, que incluya el compromiso de plasmar en el convenio la subrogación de los trabajadores de la estiba que permite la legislación que el Gobierno aprobó hace dos años al reestructar el sector.

Con los paros convocados, los estibadores pretenden agilizar la negociación ante lo que califican como una "dilación" por parte de la patronal. Según aseguran, si no se aprueba el acuerdo marco y no se ajusta a la reforma del sector antes de fin de año, pasará a ser nulo y "la profesión de la estiba quedará en un limbo legal sin ninguna garantía para los trabajadores".

Huelga

El sector de la estiba está llamado de nuevo a parar dos años después de las movilizaciones que llevaron a cabo en la primera mitad de 2017, cuando el Gobierno emprendió la reforma del sector para liberalizarlo, adecuarlo a la legislación europea y sortear una multa de la UE.

Esta reforma se completó definitivamente el pasado mes de abril, cuando el actual Gobierno en funciones logró convalidar en la Diputación Permanente del Congreso el Real Decreto Ley que desarrolla normativamente la reconversión aprobada en 2017.

Este Real Decreto Ley permite, entre otras medidas, abordar la referida subrogación de estibadores y activar la línea de medidas y ayudas públicas que el anterior Gobierno pactó con el sector para amortiguar los efectos de la reestructuración en el empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios