Gastronomía

Tartaramusa: creatividad y nostalgia son los ingredientes de estos dulces que todo el mundo quiere probar en Algeciras

Noelia y Jimena, socias fundadoras de Tartaramusa

Noelia y Jimena, socias fundadoras de Tartaramusa / Vanessa Pérez

Tartaramusa es un sueño hecho realidad. Este establecimiento de repostería creativa lleva tres años alegrando las meriendas, sobremesas y acontecimientos especiales de la población de Algeciras. Noelia y Jimena son las artífices de este proyecto, quienes han confiado, apostado y trabajado muy duro para conseguir lo que querían: hacer lo que les gusta siendo sus propias jefas. Así nace este proyecto, y ambas aseguran estar "muy contentas y orgullosas de haber sacado adelante su negocio y de haber formado un gran equipo." 

Noelia trabajaba en una tienda de material musical de la familia. Su padre se jubilaba y ella quería dar un cambio radical en su vida. Le apasiona el diseño en la cocina, contar historias a través de la creación culinaria, las mezclas y texturas. Transmitir un sentimiento o plasmar un momento a través del arte que domina, el de la repostería, es su pasión.

Jimena es enfermera pero siempre le ha gustado la cocina. Quería dedicarse a "crear tartas de diseño y dulces artesanos dese cero, con bizcochos y cremas buenas". Empezó a hacer repostería en casa para amistades cuando tuvo a sus dos hijas y, en ese momento, sitió que era una buena oportunidad para emprender un negocio haciendo lo que más le gustaba. 

Este equipo se lleva de maravilla y cada una tiene sus potencialidades: Jimena se encarga de la repostería y sabores; Noelia es experta en decoraciones y trabaja más de cara al público y Estefanía, que trabaja con las dos socias, es una genia de las masas y la bollería.

Noelia, Jimena y Estefanía abriendo el negocio Noelia, Jimena y Estefanía abriendo el negocio

Noelia, Jimena y Estefanía abriendo el negocio / Ana Belén García

Jimena y Noelia coincidieron en un curso de pastelería. Gracias a compartir el trayecto de ida y vuelta en coche, ya que las dos son de Algeciras, se dieron cuenta de que tenían una idea parecida y que ninguna quería montar un negocio sola. Esto pasó justo antes del Covid y durante la pandemia tuvieron tiempo para darle forma a lo que querían que fuera su proyecto en conjunto.

Buscaban alejarse del centro, establecerse en una barriada, un lugar con facilidad de aparcamiento y con mucha densidad de población diversa. Encontraron el lugar perfecto en la avenida España, en el que han establecido su obrador y también la tienda.

Noelia y Jimena en Tartaramusa Noelia y Jimena en Tartaramusa

Noelia y Jimena en Tartaramusa / Vanessa Pérez

Al principio la idea era solo hacer tartas de diseño, pero decidieron hacer pequeñas piezas de repostería artesana, como brownies y tartas de queso, para que la gente probara sus creaciones antes de encargar una tarta. 

Cada semana cambian de producto para sorprender y dar la oportunidad a su clientela de probar cosas nuevas y originales. Jimena nos cuenta que "su proyecto se basa en que la gente pueda comer dulces tan buenos como los que preparan en sus casas", hechos con cariño, utilizando los mejores ingredientes y cuidando cada detalle. "La gente quiere probar cosas diferentes, no comer siempre lo mismo, por eso está tan de moda el concepto fuera de carta".

Festival de Cheesecakes en Tartaramusa Festival de Cheesecakes en Tartaramusa

Festival de Cheesecakes en Tartaramusa / Vanessa Pérez

Además intentan adquirir productos ecológicos de proximidad siempre que pueden. Los limones, un elemento muy importante en sus recetas, los compran en la finca Vega de La Motilla de Los Barrios  ya que necesitan que sea un producto libre de pesticidas, porque utilizan también la ralladura de su cáscara.

Tartaramusa cierra durante la feria de Algeciras, que se celebrará del 22 al 29 de junio. Montan la vitrina cada jueves y viernes de 10:00 a 18:00 ininterrumpidamente, mientras que los martes y miércoles se dedican tanto a la preparación de la vitrina como de las tartas que elaboran por encargo. También llevan a cabo pasteles de temporada, como roscones de reyes, y tartas por Halloween o San Valentín. Durante el verano se toman un descanso de la vitrina y se dedican plenamente a la experimentación y los encargos, aunque este año están pensándose si darle continuidad, aunque en un formato más reducido.

En Tartaramusa la creatividad vuelta. Para ellas es un reto presentar un producto nuevo cada semana, lo que las motiva y estimula a probar nuevas combinaciones y llevar a cabo ideas que se les ocurren, como por ejemplo las tartas del mundo. Así surgió la famosa vitrina de bollería de los 90, una serie de dulces que han causado sensación en todo el Campo de Gibraltar.

Noelia atendiendo en Tartaramusa Noelia atendiendo en Tartaramusa

Noelia atendiendo en Tartaramusa / Vanessa Pérez

Vitrina con bollería de los años 90

Los recuerdos de los buenos tiempos de la adolescencia les llevó a querer compartir con su clientela aquellos dulces que marcaron el final del siglo XX en nuestra sociedad, y la idea triunfó. Noelia y Jimena investigaron y experimentaron, basándose en la receta original, hasta encontrar las texturas y sabores que les recordaban a la época de los 90. La vitrina está compuesta por su versión de las caracolas, cañas de chocolate, bollycaos bombón, triángulos y phosquitos. Esta es sin duda la vitrina estrella, muy solicitada por la gente, tanto que la repiten con frecuencia. Justo esta semana, jueves 6 y viernes 7 de junio, se podrán disfrutar de estas piezas de repostería que marcaron una generación.

Un negocio adaptado a la vida

Tanto Jimena como Noelia lo tenían muy claro cuando montaron este negocio: trabajarían de una forma que les permitiera atender a sus necesidades familiares y disfrutar de su tiempo. Han conseguido que Tartaramusa forme una parte importante de sus vidas pero que no las absorba. La clave está en la organización, la escucha y el entendimiento. Esta forma de trabajar, adaptada a sus vidas, es fundamental para vivir bien y también hace posible una convivencia sana en el entorno laboral. "Nos sentimos muy cómodas de saber que entre todas nos cubrimos, que hay momentos importantes en los que el trabajo no es un inconveniente para estar donde queremos estar."

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios