Tarifa

Pablo Carbonell: "Busco sitios en Tarifa pensando en cine"

  • El artista ha presidido el jurado oficial del I Festival Fantarifa

Pablo Carbonell se esconde sin éxito de la cámara en Tarifa. Pablo Carbonell se esconde sin éxito de la cámara en Tarifa.

Pablo Carbonell se esconde sin éxito de la cámara en Tarifa. / Erasmo Fenoy

El actor, cantante, humorista, escritor y quién sabe cuántas cosas más Pablo Carbonell llegó estos días a Tarifa para presidir el jurado oficial del I Festival de Cine Fantástico y Televisión. Ilusionado y encantado por la ciudad anfitriona, que le enamora, arribó bajo una gorra gigantesca ávido de ponerse a ver películas. Está claro, de lejos, que la gran pantalla es una de sus principales pasiones junto a la música. De hecho, su Los toreros muertos se halla en plena grabación de Estruendo folclórico, su próximo trabajo discográfico y del que ya hay registradas unas cuantas canciones. Pasan los años desde que aparecía en el programa de televisión La bola de cristal y no ha dejado de crecer su impronta humorística y llena de personalidad, que relativiza con una gran dosis de crítica cuanto pasa en la vida.

–Llega a Tarifa tras su paso por la Semana Internacional de Cine de Valladolid ¿Qué tal la experiencia?

–Muy bien. Creo que soy el tipo que ha conducido la gala de inauguración más rápida de la historia. Conseguí bajar el récord a 58 minutos.

–Porque veníamos hablando que las galas se están haciendo eternas, imposibles ¿Ha tenido que pelear mucho con la gente?

–No, porque en realidad se me ocurrió que iba a relacionar a todos los patrocinadores con las películas que se presentaban. Y con esa carambola imaginativa resolvimos la mitad de la gala. Lo demás fue sacar al escenario y darles su espacio con un poco de chispa a seis o siete rostros que habían venido. Nos salió muy bien. Y vimos un peliculón.

–¿Cuál?

–Intemperie.

–Ah, sobre el libro de Jesús Carrasco. ¿Le gustó?

–Me encantó.

Pablo Carbonell Pablo Carbonell

Pablo Carbonell / Erasmo Fenoy

–Y para venir a Fantarifa hay un momento en el que le dicen... “A Tarifa”. ¿Eso qué le evoca?

–Yo vengo rápidamente. Es proponérmelo y ya estoy haciendo la maleta. Estoy enamorado de esta luz, este habla, esta zona. Y a mí lo que me gustaría no es jubilarme para venirme aquí, sino venir aquí a trabajar. Me voy a quedar unos días más aquí para buscar rincones interesantes pensando en cine, en películas. Eso es seguro.

–¿Cómo marcha Pepita, su reciente libro?

–No tengo ni idea. Yo soy un escritor muy raro. Yo escribo y me dan un adelanto, hago el libro y lo entrego. Ya hasta que no me avisan de que me tienen que volver a dar dinero yo no sé nada más. Hago la promoción, soy muy disciplinado. Pero no me atrevo a preguntar a la editorial que qué tal va la venta del libro ni nada de esas cosas que al parecer sí preguntan mucho los otros escritores. Pero yo no, nada, nada.

–Pero por lo menos dígame cómo se encontró al escribirlo y darle forma, ¿No?

–Pues mira, me encontré muy acompañado, esa es la verdad, porque el único personaje normal creo que es Pepita. El resto son todos unos trastornados y a mí la verdad es que esa compañía me agrada.

–¿Cree que de una u otra forma todos estamos un poco trastornados?

–Creo que sí, no hay nadie normal.

–Además... ¿Qué es normal?

–Desde luego, si normal es nuestra clase política ya sabemos como estamos, estamos todos muy mal.

–¿Y qué me dice de Los toreros muertos?

– Los toreros muertos estamos trabajando Estruendo folclórico y hemos grabado ya once canciones. Ahora necesito tiempo para mezclarlas y masterizarlas. Pero antes de esto voy a sacar los dos discos de homenaje que hice a Javier Krahe, vecino en Zahara de los Atunes, donde cerró los ojos. Eso va antes. Como también es previo montar mi propia compañía porque no ha habido ningún interés por parte de ninguna.

–¿Se pelean mucho entre ellos Los toreros muertos?

– ¿Que si se pelean mucho? Pues yo creo que no, porque Los toreros muertos somos yo y yo mismo y si alguien se pega patadas en el culo soy yo a mí mismo intentando que la gente conozca que Los toreros muertos tenemos un espectáculo muy teatral. Y, por cierto, muy divertido y chirigotero a pesar de que la gente no lo haya captado porque Los toreros muertos somos una parodia. Nosotros le debemos mucho a Cádiz porque el carnaval de Cádiz sabe mucho de eso. Y yo, que soy un pobre descastado, que soy un pobre emigrante como diría el gran Juanito Valderrama, llevo mi carnaval en mi grupo Los toreros muertos. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios