Coronavirus | Turismo Los campings, una alternativa segura para las vacaciones de verano

  • Los establecimientos turísticos de acampada del Campo de Gibraltar reabren al público a lo largo de junio y esperan una buena temporada tras el bache del estado de alarma

  • Agosto, prácticamente completo en Tarifa tras levantarse el confinamiento

Una familia disfruta al aire libre en el Camping Valdevaqueros de Tarifa. Una familia disfruta al aire libre en el Camping Valdevaqueros de Tarifa.

Una familia disfruta al aire libre en el Camping Valdevaqueros de Tarifa. / Nacho Marín

Amplitud de espacios al aire libre, facilidad para mantener el distanciamiento social con otros usuarios y precios asequibles con opciones para todos los bolsillos. Son los elementos con los que el sector del camping aspira a tener un verano dulce después del bache sufrido por el estado de alarma.

Los establecimientos turísticos de acampada recuperan estas semanas el pulso con la apertura gradual de los recintos repartidos por todo el Campo de Gibraltar, con Tarifa como la meca de este tipo de enclaves. En total, la provincia de Cádiz ofrece 33 campings, de los que siete están en Tarifa (incluyendo Atlanterra), y sendos en San Roque y La Línea.

Conil (6), Caños de Meca (5) y Vejer son otros puntos de la costa Atlántica en los que es posible alojarse en tiendas de campaña, autocaravanas o bungalows. En el interior, Alcalá de los Gazules y Olvera también tienen negocios de este tipo.

"Creemos que dentro de las opciones turísticas, vamos a ser uno de los establecimientos más beneficiados este verano. El teléfono echa humo y las reservas van a buen ritmo", explica José Antonio Santos, presidente de la Asociación de Campings de Cádiz (integrada en la patronal Horeca) y propietario del Camping Valdevaqueros, en la costa tarifeña. 

Para Santos, el sector ofrece este verano unas claves buscadas ahora especialmente: amplitud de espacios, baja densidad de ocupación e independencia. La cuadratura del círculo para muchas familias que demandan seguridad. Agosto ya está prácticamente completo en Tarifa y la segunda quincena de julio también apunta maneras.

Varios niños se bañan en la piscina de un camping de Tarifa. Varios niños se bañan en la piscina de un camping de Tarifa.

Varios niños se bañan en la piscina de un camping de Tarifa. / Nacho Marín

Desde principios de junio, los campings de la provincia han ido levantando la barrera de entrada. El 1 de junio abrieron el Camping Valdevaqueros, Torre de la Peña, Vejer y Bahía Plata (Zahara de los Atunes). Caños de Meca y Trafalgar lo harán en breve y el 21 de junio recibirá a sus primeros clientes el Camping Tarifa. Días más tarde, el 26, prevé abrir el Camping Paloma, enumera Santos.

Para el 1 de julio, todos los establecimientos de la provincia prevén estar operativos. "Poder abrir ha supuesto un alivio. Aunque está claro que lo primero es la salud y así nos planteamos la temporada", agrega el presidente de la asociación. La entidad iba a celebrar en marzo el proceso para la elección de su nueva directiva, lo que no pudo hacerse por la pandemia. 

El impacto del confinamiento

Cada negocio genera una media de 20 empleos entre la atención al cliente, limpieza o socorrismo que durante el estado de alarma han permanecido, en su mayoría, bajo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Solo permanecieron en sus puestos el personal indispensable para atender a los clientes que había cuando España emprendió la hibernación forzosa por el virus y para la seguridad de las instalaciones. Poco a poco, los empresarios van "rescatando" del paro a sus plantillas conforme avanzan las semanas de la desescalada. 

José Antonio Santos, propietario del Camping Valdevaqueros, choca los codos con una cliente alojada en el recinto. José Antonio Santos, propietario del Camping Valdevaqueros, choca los codos con una cliente alojada en el recinto.

José Antonio Santos, propietario del Camping Valdevaqueros, choca los codos con una cliente alojada en el recinto. / Nacho Marín

Cuando se declaró el estado de alarma, el sector se preparaba para iniciar la temporada media, la que abarca el final del invierno y la primavera. "Hemos perdido mucho dinero. Se fueron la Semana Santa, la primavera y el puente del Primero de mayo, muy apreciado por los turistas de Madrid. Ha sido duro", apostilla el propietario del Camping Valdevaqueros.

Santos, por ejemplo, tenía alojados en su establecimiento a más de un centenar de turistas, en su mayoría alemanes y holandeses cuando se decretó el confinamiento. Ocupaban más de 80 parcelas (la mitad de ese camping) que se fueron quedando vacías día tras día. El 27 de marzo, todos los establecimientos que habían abierto para la temporada baja se quedaron sin clientes. 

El confinamiento ha supuesto, además del quebranto económico, un quebradero de cabeza para sus gestores. La mayoría de estos negocios ofrece contratos de larga temporada para caravanas. "Yo, por ejemplo, no le puedo cobrar lo mismo que el año pasado a un cliente que ha tenido aquí su caravana pero no ha podido venir", reconoce Santos. 

Limpieza y desinfección de un bungalow. Limpieza y desinfección de un bungalow.

Limpieza y desinfección de un bungalow. / Nacho Marín

Y los cuadrantes de ocupación también están sometidos estos días a un constante baile. Las reservas de clientes internacionales fijadas con meses de antelación dependen ahora de la apertura de las fronteras mientras que han aparecido nichos de ocupación no previstos. "La semana de la Feria de Algeciras va a haber mucha ocupación en Tarifa. Hay familias que tenían la semana de vacaciones para sus fiestas y, como se ha suspendido la Feria, vendrán a los campings", detalla el empresario tarifeño. 

Nueva normalidad en el camping

La desescalada y la transición a la nueva normalidad tendrá igualmente su reflejo en los establecimientos. No tanto por el formato de las parcelas, que ya de por sí son lo suficientemente amplias, sino en las zonas comunes.

Los fregaderos se han habilitado en hileras alternas mientras que en la zona de duchas no se permite esperar en el recinto, sino en el exterior. Hay marcas para respetar las distancias en las colas y botes de gel hidroalcohólico en varios puntos. Las piscinas se regirán en todo momento por las pautas de aforo que fijen las autoridades.

Panel informativo en la zona de duchas del Camping Valdevaqueros. Panel informativo en la zona de duchas del Camping Valdevaqueros.

Panel informativo en la zona de duchas del Camping Valdevaqueros. / Nacho Marín

La limpieza a fondo se ha reforzado. Por ejemplo, en varios de los establecimientos el horario de salida y entrada de los bungalows se ha modificado para permitir más tiempo a la plantilla para una desinfección a conciencia. "Se han contratado también desinfecciones previas a la apertura y hay existencias de productos para fumigar cuando sea necesario. Estamos haciendo un esfuerzo que esperamos que se vea recompensado con una buena temporada para todos los empresarios turísticos", concluye Santos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios