Juan Manuel Camacho Rojas | Pregonero de la Feria de Los Barrios

“Siempre aquí, en mi pueblo”

  • El pregonero de la Feria 2022 agradece poder estar en el puesto

Pregonero 2022

Pregonero 2022

Juan Manuel Camacho Rojas, natural y vecino de Los Barrios, hijo de Laureano y Catalina. Es el mayor de tres hermanos (Angelita y José Mª son los otros). Casado con Susana Domínguez y con dos hijas: Susana y Raquel. Nació el 19 de octubre de 1962. Él resalta que nació en su casa, en la calle Jesús, María y José, uno de los callejones de la Iglesia. Eso le ha permitido, según nos cuenta, poder decir con mucho orgullo y siempre que ha tenido ocasión, que “en los barrios he nacido, me he criado, he estudiado, trabajado, casado y todo lo -ado que se pueda decir. Siempre aquí en mi pueblo”.

Desde los dos años y medio ya iba con su sillita, su pizarra y su pizarrín a lo de María Vargas, donde aprendió a leer, escribir, contar y hacer las primeras “cuentas”. A los 6 años entró en el Colegio San Isidro, que acababa de inaugurarse, y ahí terminó toda la E.G.B. Para continuar estudiando el bachillerato ya tuvo que ir a diario a Algeciras, al Instituto Isla Verde, donde terminó BUP y COU. Al parecer desde que empezó esta etapa, sintió una clara inclinación hacia la arquitectura y con ese objetivo enfocó sus estudios. Al terminar el COU, nos cuenta que, ya se le presentó el primer dilema serio en su vida, para estudiar Arquitectura tenía que irse a vivir fuera, y eso no era nada fácil en aquellos tiempos.

Con el apoyo de su familia y con un crédito especial al estudio que su familia le avaló en la Caja de Ahorros de Jerez, se matriculó en la Facultad de Arquitectura de Sevilla, donde comenzó, pero... no terminó. Nos dice que supuso una gran desilusión y un gran fracaso para él mismo, el tener que tomar la decisión de abandonar, pero en cuanto fue totalmente consciente que no podría terminar la carrera en el tiempo previsto y por supuesto con el coste también previsto, lo dejó. Al curso siguiente inició sus estudios de Magisterio La Línea. Y ahí sí ya tuvo su fijeza, y aunque ha trabajado en diferentes actividades, el objetivo era “trabajar de maestro”, no contemplaba rendirse otra vez, y para ello tocaba pues prepararse las oposiciones. Seis años le costó, pero lo consiguió y hasta ahora.

Y nos comenta la curiosidad que, el pregón, después de la demora por la pandemia, se va a realizar el mismo año en el que tiene previsto terminar su etapa laboral. Juan Camacho, así es conocido entre sus amistades y compañeros, ha desarrollado desde su juventud actividades tanto profesionales, como extraprofesionales vinculadas a los niños. Fue responsable en el grupo scout que había en la parroquia, donde también pertenecía al Club Parroquial y colaboraba en la preparación y celebración del Día del Niño, después ha estado muchos años de monitor deportivo en escuelas municipales de balonmano y voleibol, impartió clases de preparación para la obtención del Graduado Escolar con otras compañeras en el “Maestro Quico”, monitor de transporte escolar y cuidador en el hogar de menores que la Diputación Provincial abrió en las viviendas del Lazareto, decir además que ha sido miembro de la “Comisión de Fiestas” durante bastantes años.

Su actividad como maestro, ya de forma ininterrumpida hasta la actualidad, comienza en el año 1988 como maestro sustituto en diferentes colegios de la comarca y es 1990, cuando aprobó las oposiciones. En este punto nos dice, que en abril de ese año nació su hija mayor, y todo el mundo le decía que los niños traían un pan debajo del brazo. Y su pan fue el aprobar las oposiciones ese mismo verano. Su primer destino ya con la plaza, fue aquí en Los Barrios, en el Colegio San Isidro Labrador. Y en 1992 obtuvo destino definitivo en el Colegio San Ramón Nonato, donde además de maestro de diferentes especialidades (Educación Física, Primaria, Primaria-bilingüe), también ha sido Secretario y Director. Nos comenta con mucho entusiasmo que ha sido muy feliz en su trabajo y que no recuerda en ningún momento haber ido al colegio con desgana. Y que la misma sensación de satisfacción tiene con el trato recibido por todos sus familiares, amigos y compañeros. “Y encima ser pregonero en mi pueblo”. “¿Qué más se puede pedir?”. “Aquí estamos para lo que el futuro nos depare”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios