Diputación Provincial

150 años de La Línea

  • Saluda de Irene García, presidenta de la Diputación Provincial de Cádiz.

La Línea actualmente. La Línea actualmente.

La Línea actualmente.

Irene García. Irene García.

Irene García.

Dentro de la gran diversidad que reúne esta provincia, con una amalgama de municipios de características muy diversas, La Línea es quizá el más singular. Su posición, limítrofe con Gibraltar, esto es, terreno fronterizo con fuerte conexión económica y social, le concede una peculiaridad que exige el análisis y el respaldo de todas las Administraciones.

La llegada de su 150 aniversario es un buen momento para reivindicar nuevamente su situación y la necesidad de apoyo. Dejamos atrás siglo y medio repleto de avatares históricos que le han dado una personalidad propia a La Línea; abrimos un nuevo periodo esperanzados en que la puesta en marcha de ambiciosas iniciativas conlleve esa “plata de ilusión” que incluye el himno de la ciudad, el mismo que habla de que en esta ciudad “siempre brilla el sol”.

En pocas ocasiones una efeméride miró tanto al futuro. Porque los retos que La Línea tiene por delante, a corto plazo, son fundamentales para su porvenir, para el bienestar de sus ciudadanos. Suma a los que son comunes a toda la provincia, como la salida de la crisis del coronavirus o la recuperación del que es nuestro primer motor económico, el turismo, el desenlace del Brexit, hasta hace unos meses el asunto que centraba toda nuestra atención.

Del mismo modo que la Diputación de Cádiz apoyó hace 150 años la gestación como ciudad independiente de La Línea, ahora lo hace respaldando las reclamaciones que los linenses y las linenses realizan, con el fin de mejorar la situación de su ciudad.

Puede presumir con justicia La Línea de ser un destino especialmente acogedor, una ciudad que atrapa al visitante, que enamora a quienes establecen su residencia en ella y vienen con una idea tergiversada del municipio y de su idiosincrasia. Su gastronomía, la intensa vida cotidiana en sus calles, sus kilómetros y kilómetros de playas vírgenes o su riqueza en arquitectura defensiva la convierten en una ciudad única en Europa.

Como presidenta de la Diputación, deseo muchísimas felicidades a La Línea. El crecimiento que ha experimentado en su, comparada con la mayoría de los municipios de la provincia, corta historia, debe servirnos de referencia y estímulo para mirar con optimismo al futuro. ¡Mi más sincera enhorabuena para La Línea!