Semana Santa

Abandono y Mayor Dolor siembran La Línea de pasión

  • La imagen del Cristo procesiona magestuoso tras su reciente restauración

La barriada del Junquillo y el barrio de la Colonia no faltaron a su cita anual con su Cristo y su Virgen de cada Miércoles Santo, el Santísimo Cristo del Abandono y Nuestra Señora del Mayor Dolor. En las puertas de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús no cabía un alfiler, ya que fueron muchos los que se acercaron para ver la salida del Cristo del Abandono, que este año hacía la estación de penitencia tras ser restaurado, y sobre todo para animar a los costaleros, que tenían previsto recoger a sus imágenes a eso de las cuatro de la madrugada tras un largo, larguísimo recorrido.

El Cristo del Abandono lucía esplendoroso tras la restauración que recientemente llevó a cabo la linense Mercedes Corbacho, consistente sobre todo en la reparación de fisuras en brazos y piernas y en recuperar el tono de la piel del Señor, que estaba muy oscurecida por el paso del tiempo. Cabe recordar que la imagen lleva más de 70 años expuesta al culto.

Ante el fervor de los fieles y bajo el acompañamiento musical de la agrupación musical La Salud, de Churriana de la Vega (Granada), el paso del Señor dio las primeras chicotás a eso de las siete antes de adentrarse hacia el centro de La Línea.

Tras la imagen del crucificado, la de Nuestra Señora del Mayor Dolor avanzaba con las notas de la banda de música de Paterna del Campo (Huelva) luciendo su nueva toca de sobre manto que ha sido elaborada por las bordadoras de la hermandad con brillantez.

Los valientes costaleros emprendían un camino que gracias a su devoción por la Virgen y el Señor se le haría más liviano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios