San Roque

Archivada la denuncia por la muerte de un joven de San Roque en un centro de menores de Almería

  • El joven falleció cuando se le estaba aplicando un protocolo de contención mecánica, boca abajo y amarrado en una cama

  • La jueza considera que los trabajadores del centro Tierras de Oria aplicaron "correctamente el protocolo vigente"

La madre de Ilias muestra una foto de su hijo poco antes de morir. La madre de Ilias muestra una foto de su hijo poco antes de morir.

La madre de Ilias muestra una foto de su hijo poco antes de morir. / E.S.

El Juzgado de Instrucción 1 de Purchena (Almería) ha archivado la investigación abierta tras la muerte del joven de 18 años Ilias T. (residente en San Roque) en el centro de menores Tierras de Oria al concluir que se trató de un fallecimiento "accidental" y que los trabajadores aplicaron "correctamente el protocolo vigente" en julio de 2019 cuando decidieron sujetarlo "mecanicamente" de manera "prolongada".

Para la jueza, ha quedado "patente" a lo largo de la instrucción la "necesidad" y la "correcta aplicación" de esta medida "prolongada" de sujeción, así como que le pusieran esposas previamente, al tiempo que remarca que se llevaron a cabo "en pleno cumplimiento de las directrices que, para su aplicación, mantenimiento y cese, se prevén en el protocolo".

Añade que se hizo "garantizando la integridad física del interno fallecido" y en cumplimiento de la "principal" finalidad que tienen estas medidas de sujeción; "impedir actos de violencia o lesiones del interno contra si mismo".

El auto de 29 de enero, adelantado por El Confidencial, recoge, que si bien el informe pericial de los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) pone de relieve que la contención mecánica "boca abajo" que recoge el protocolo del centro de menores Tierras de Oria es "contraria a las recomendaciones encontradas en la bibliografía y protocolos estudiados", no es "menos cierto que es el protocolo que entonces estaba vigente" en el momento de los hechos. 

"El protocolo está inspirado en una ley reguladora de la responsabilidad penal de los menores que no ha sido objeto de análisis en la presente instrucción, habiéndose limitado la misma a que se verifique su correcta aplicación, sin juzgar su contenido vigente en aquel momento", subraya la jueza para acordar el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra los cinco trabajadores investigados.

La resolución recoge, no obstante, que el citado protocolo, que posteriormente a la muerte de I.T. fue modificado por la Junta de Andalucía, establece que con "carácter general que la posición del menor en la cama sea boca arriba, salvo por prescripción médica u otras circunstancias que lo justifiquen y aconsejen" y señala a las declaraciones prestadas por los investigados y testigos que autorizaron y presenciaron dicha decisión.

"Manifestaron que se tomó, principalmente, porque el joven interno estaba muy agitado y llevaba puestas unas esposas, por lo que su colocación boca arriba le podría haber ocasionado graves lesiones, no considerándose procedente la retirada de las esposas hasta que se calmara", remarca para aclarar que en la valoración médica que se hizo a su ingreso en el centro no indicó que él presentase "alguna contraindicación a la aplicación de las medidas de contención".

El Juzgado de Instrucción de Purchena considera que no resulta debidamente justificada la perpetración de delito por parte de los trabajadores aunque sin perjuicio de que la familia de Ilías T. pueda ejercer acciones civiles o contencioso-administrativas.

Autopsia

La autopsia concluyó que el fallecimiento del joven se trató de una muerte en custodia de un paciente psiquiátrico en estado de agitación, que acontece durante el proceso de contención mecánica. Los forenses precisaron que no se ha detectó en el cuerpo del joven "signos objetivos de uso de una fuerza extralimitada sobre el fallecido, tales como lesiones o signos sugerentes de sofocación o de compresión torácica intensa, en los hallazgos de la autopsia".

Explicó que su muerte fue "un fracaso cardiocirculatorio agudo secundario a una arritmia cardíaca que tiene como concausas la hiperactivación adrenérgica de la propia agitación, el estrés secundario al proceso de contención mecánica que se lleva a cabo, los fármacos encontrados en la sangre del cadáver que pueden actuar sobre el ritmo cardíaco, y el puente miocardio en arteria coronaria izquierda del corazón como sustrato anatómico susceptible de generar o agravar la arritmia".

El joven, quien también fue atendido por los servicios médicos a su llegada, murió sobre las 16:22 después de que se movilizara un helicóptero desde el Hospital Comarcal de Guadix (Granada), que no llegó a efectuar el traslado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios