CLXXV ANIVERSARIO DE LA CARTILLA DEL GUARDIA CIVIL (1845-2020)

La Guardia Civil en San Roque (XXVI)

  • El coronel Jesús Núñez repasa la historia de la Benemérita en el Campo de Gibraltar

  • Esta entrega se dedica a la decimoséptima parte de la semblanza del Brigadier Miguel Guzmán Cumplido (1819-1895)

Casa de la calle San Felipe en San Roque que fue propiedad del general Miguel Guzmán Cumplido. Casa de la calle San Felipe en San Roque que fue propiedad del general Miguel Guzmán Cumplido.

Casa de la calle San Felipe en San Roque que fue propiedad del general Miguel Guzmán Cumplido.

Por real orden de 11 de septiembre de 1880 se autorizó al brigadier de la Guardia Civil Miguel Guzmán Cumplido que, tras su destino el 8 de julio anterior a la Península procedente de Cuba, pudiera establecer su residencia en San Roque, quedando "en situación de cuartel".

Dicha situación militar era similar a la antigua de "disponible" o a la actual de "servicio activo pendiente de asignación de destino". Los oficiales generales podían estar entonces en situación de "empleado", "asamblea", "reserva" o "cuartel", siendo esta última en la que se percibía el haber mensual de inferior cuantía ya que no se desempeñaba responsabilidad alguna. Se permanecía en dicha situación hasta que se confería un nuevo destino o se pasaba a la de "reserva".

En ese año la Guardia Civil de la Península e Islas Baleares estaba organizada en 16 Tercios que dependían de la Dirección General del Cuerpo ubicada en Madrid. Aquellos estaban integrados a su vez por 50 Comandancias en las que se encuadraban 129 compañías de infantería y 15 escuadrones de caballería, de los que dependían 430 líneas, 78 secciones y 2.033 puestos. Además estaba el Colegio de Guardias Jóvenes que tenía dos compañías de alumnos.

La plantilla total de efectivos ascendía a 16.102 de los que 802 eran jefes y oficiales (17 coroneles, 29 tenientes coroneles, 53 comandantes, 195 capitanes, 343 tenientes y 165 alféreces) así como 15.300 clases e individuos de tropa, de los que 13.677 eran de infantería (130 sargentos 1º, 421 sargentos 2º, 834 cabos 1º, 833 cabos 2º, 1.410 guardias 1º, 9.790 guardias 2º y 259 cornetas) y 1.623 de caballería (15 sargentos 1º, 64 sargentos 2º, 103 cabos 1º, 104 cabos 2º, 589 guardias 1º, 669 guardias 2º y 79 trompetas).

Al frente de todo ello, que constituía por lo tanto el principal cuerpo de seguridad pública del Estado, tanto por número de efectivos como por extensión de su demarcación territorial, se encontraba el director general, que procedente del Ejército ostentaba el empleo de teniente general. En dicho año era Fernando Cotoner Chacón.

En aquel entonces sólo existía un oficial general de la Guardia Civil que era del empleo de brigadier (actual general de brigada) que desempeñaba el cargo de secretario de la mentada dirección general. Dicho año era asumido por José Arderius García.

La Guardia Civil conforme a la Ley Constitutiva del Ejército de 29 de noviembre de 1878, entonces vigente, formaba parte del mismo, "para prestar auxilio a la ejecución de las leyes y para la seguridad del orden de las personas y las propiedades".

Como sólo había una vacante para un oficial general del Cuerpo, los pocos coroneles de la Guardia Civil que ascendían al empleo de brigadier, conforme a la proporción establecida reglamentariamente respecto al resto de Armas, Cuerpos e Institutos que componían el Ejército, pasaban a formar parte del denominado "Estado Mayor General" ocupando destinos ajenos al benemérito Instituto.

La Guardia Civil de Ultramar tenía otra única vacante para oficial general que era la de subdirector de los Tercios de Cuba que ya había ocupado Guzmán, y a la que acababa de ser destinado el recién ascendido brigadier Carlos Denis Trueba.

Guzmán por lo tanto, con la salud resentida tras cuatro décadas y media de muy activo servicio en primera línea deseaba por fin disfrutar de un merecido reposo en una población tan especial para él como era la de San Roque, donde como ya se vio en su momento había contraido matrimonio y nacido sus primeros hijos.

Su llegada e incorporación a la vida social de la localidad, cuyo alcalde era Manuel de Sola Casaus, debió ser todo un acontecimiento. Se trataba no sólo de un conocido e ilustre militar con una prestigiosa hoja de servicios sino un oficial general del benemérito Instituto, algo inhabitual en el Campo de Gibraltar donde el máximo empleo existente allí era el de capitán.

Al frente de la Guardia Civil de San Roque se encontraba el teniente Andrés Delclós Puntonet que mandaba la línea del mismo nombre, encuadrada en la 9ª Compañía, cuya cabecera estaba en Algeciras liderada por el capitán José Enríquez Patiño que había sustituido a León Ibáñez Pascual. El jefe de la Comandancia de Cádiz, que seguía encuadrada en el 4º Tercio con cabecera en Sevilla, era el teniente coronel Simón de Urruela Cervino.

Guzmán contaba ya 61 años de edad y su vida personal había experimentado y sufrido muchas vicisitudes, positivas y negativas, desde que el 12 de agosto de 1846 contrajera matrimonio canónico en San Roque con la joven Dorotea Shakery Rusciano, natural de dicha ciudad y ascendencia gibraltareña.

Gracias a la inestimable y desinteresada colaboración, por una parte de Antonio Pérez Girón, cronista oficial de San Roque, y de Adriana Pérez Paredes, responsable del Archivo Municipal, así como de José Manuel Sánchez Cote, párroco de Santa María Coronada, y del investigador local Juan Antonio García Rojas, ha sido posible conocer datos familiares y patrimoniales de interés.

El brigadier Miguel Guzmán Cumplido (según nota marginal de su asiento matrimonial lo correcto sería que el primer apellido fuera "de Guzmán"), nacido en Badajoz el 7 de mayo de 1819, había sido uno de los hijos del matrimonio formado por Antonio de Guzmán Coronado y María del Carmen Cumplido Muñoz.

Su padre era comandante de Infantería, nacido en Málaga el 7 de marzo de 1793, en cuya hoja de servicios figura la condición de noble. Sobre la naturaleza de la madre hay cierta confusión ya que diferentes certificaciones sitúan su nacimiento en Málaga, Badajoz, Barcelona e incluso San Roque. Consta que se habían casado en Granada el 22 de marzo de 1817. Hay constancia de que tres de los hermanos de nuestro protagonista, llamados Enrique, Francisco y Ramón fueron también oficiales de Infantería.

Del matrimonio entre Miguel Guzmán y Dorotea Shakery habían nacido en San Roque al menos tres de sus hijos: Francisco, el 9 de agosto de 1847, que sería oficial de Infantería; Julia, el 27 de febrero de 1850; y Amalia, el 2 de junio de 1861. Hay también constancia de otros tres hijos más llamados Miguel, Antonio y Dorotea, si bien no se ha confirmado por el momento ni lugar ni fecha de nacimiento.

En fecha y lugar que no han sido posibles determinar hasta el momento falleció Dorotea Shakery. Posteriormente, en fecha y lugar que tampoco han sido posibles confirmar, Guzmán contrajo nuevo matrimonio canónico con Elena Palanca Cañas. Dicho enlace nupcial se realizó con anterioridad a su regreso de Cuba y de que fijase su residencia en San Roque.

Concretamente se estableció en la finca "El Almendral" cuya propiedad compró el 15 de noviembre de 1880 a su antigua suegra, Ana Rusciano. Dicha "hacienda de campo", hoy prácticamente integrada en el casco urbano, había sido adquirida el 16 de septiembre de 1836 a Manuel Jiménez por su difunto suegro, Francisco Shakery, natural de Gibraltar y fallecido con anterioridad a la boda con Dorotea.

Guzmán también adquirirá, como se verá más adelante, una casa sita en la calle San Felipe.

(Continuará).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios