Investigación y Tecnología

¿Cómo afecta la Navidad a las relaciones de pareja?

La pareja pasan más tiempo juntos en Navidad.

La pareja pasan más tiempo juntos en Navidad.

La Navidad es una época de cambios, sobre todo de rutinas. Termina el año y empezamos a hacer balance de todo lo que ha sucedido, de los propósitos de año nuevo, de traer nuevas cosas a tu vida y de eliminar las que no hacen falta. 

Entre esa limpieza, sobre todo emocional, hay un 26% que decide romper su matrimonio. Es un mes de agenda apretada, de muchos compromisos extra familiares, comidas de empresa y otros planes varios que le restan tiempo a la vida en pareja. Aumenta la distancia, las discusiones y cambian las prioridades. 

Para muchas parejas, el cambio de rutina es presentarse a un nuevo reto, en el que la Navidad supone un gran estrés con la cantidad de planes con los que quieren llevar a cabo, tales como, encuentros familiares no deseados, pero con los que "hay que cumplir" porque así lo manda la tradición. Todo esto puede crear más tensión y más discusiones de la cuenta.

Las cosas que no se quieren seguir haciendo

Cuando se va acercando el final de año y de cara a uno nuevo que comienza, las personas empiezan a preguntarse cosas como "¿Soy feliz?" o "¿Esto es lo que quiero?". Si están en pareja, a veces se cuestionan si esa es la persona con la que quieren estar. 

¿Por qué te lo planteas en Navidad? Porque tienes más tiempo para estar con tu pareja y también para pensar. Entre tanta reflexión, las personas se dan cuenta de que no tienen en común con sus parejas nada más que una rutina compartida, a veces con hijos y por la que se han dejado arrastrar. Pero cuando les toca pasar tiempo juntos, no saben como hacerlo y ni siquiera saben de qué hablar. 

Muchas veces ni se aguantan, ni aguantan a sus familiares, pero es lo que llevan haciendo durante mucho tiempo y lo hacen porque se dejan llevar por la época. 

No todos quieren romper su relación

Muchas personas cuando están estresadas buscan aislarse o están más tiempo calladas. Es un buen momento para ser compresivo con tu pareja, empoderar la empatía y comprender que es perfectamente lícito que tu pareja se sienta estresada y no tiene por qué esconderlo. Es completamente normal que busque intimidad y lo comparte contigo. Además, tiene derecho a vivirlo así, pero eso no quiere decir que quiera romper la relación. 

Luego le toca a la persona que quiere aislamiento comprender que su pareja también necesita atención y que, el hecho de tener momentos en soledad, es perfectamente compatible con compartir otros momentos de relaciones sociales en los que se incluya a la pareja. Es una comprensión y empatía recíproca dentro de la pareja. Si esto se entiende y se respeta, la relación puede ser fantástica. 

Las cosas no son blanco o negro. La psicóloga de Avance Psicólogos, Laura Palomares, asegura que “es normal tener sentimientos opuestos en un momento determinado. Es decir, puedes estar triste y a la vez tener alegría o agradecimiento en una celebración”.

Si se encuentra un equilibrio entre todo lo que se quiere y se respetan las necesidades de cada uno, la relación no tiene por qué acabar mal. Es más puede salir fortalecida. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios