18 de diciembre | Día Internacional Migrante

José Chamizo de la Rubia

Presidente de la Fundación Sevilla Acoge y de Voluntarios por Otro Mundo

Los niños también son migrantes

Quienes nos gobiernan aquí y fuera de aquí, no se creen que niños y niñas deban tener un trato diferenciado de los adultos

La Asamblea de Naciones Unidas decidió, a partir del año 2001, declarar el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante. En el mundo, hay 258 millones de personas que han emigrado a otros países buscando una vida digna. De ellos, el 36,1% son niños y niñas. Para algunos, que no sabemos si están en su sano juicio, ahora resulta que el gran problema de la inmigración tiene unos protagonistas inadecuados que traen de cabeza a los gobiernos: son niños.

La mayoría varones, aunque las niñas se van incorporando a este drama. Los gobiernos no saben qué hacer ¡Menudo problema! Ellos y ellas, que presumían de leyes a favor de la infancia, que hablaban continuamente del interés superior del menor, no saben cómo resolver esta situación.

En Estados Unidos los niños sin papeles crean una crisis en su frontera con los países pobres. Hay más de siete mil menores y, como no tienen petróleo ni otras propiedades, las autoridades ignoran qué deben hacer.

En la poderosa Cataluña casi un centenar de menores, o mejor, de extutelados, viven en las calles. Esos son los datos oficiales, pero sabemos que son muchos más. En Andalucía la situación es idéntica. Complicada, aún más, con los recortes en temas sociales, especialmente en temas migratorios y de cooperación, para bochorno de este pueblo solidario y comprometido.

Así podríamos continuar hasta el infinito, narrando casos de niños y jóvenes que un día fueron tutelados por las administraciones y con dieciocho años los pusieron en la calle en un ejercicio de irresponsabilidad, que no sé cómo la Fiscalía de Menores no interviene de una vez por todas.

"Algunos de estos chavales han muerto al intentar llegar a un país presuntamente civilizado sin que sus padres pudieran protegerlos"

¿Qué está sucediendo? Simplemente que quienes nos gobiernan aquí y fuera de aquí, no se creen que niños y niñas deban tener un trato diferenciado de los adultos. Ocurre que el cinismo es tan brutal que estos menores son vistos y analizados desde la perspectiva economicista y no como seres humanos sujetos de derechos.

Algunos de estos chavales han muerto al intentar llegar a un país presuntamente civilizado sin que sus padres pudieran protegerlos. Os lo recuerdo −la memoria colectiva es frágil−; huyen de la miseria económica y sus consecuencias; huyen de la guerra. Los adultos, buscan una vida mejor para la familia, al menos en paz y dignidad. Mueren los pequeños sin saber bien qué es lo que ocurre.

"Hay políticos en toda Europa, también en este país, que son capaces de culpar a los padres, de llamarlos irresponsables por huir de la pobreza"

No penséis que los niños muertos van a mover conciencias. En absoluto. Hay políticos en toda Europa, también en este país, que son capaces de culpar a los padres, de llamarlos irresponsables por huir de la pobreza. Esos dirigentes son unos sinvergüenzas –para qué andarnos con delicadezas–, gente despiadada que ha perdido la sensibilidad. Solo les importa los indicadores económicos y los índices bursátiles, y no para que vivamos mejor –ya sabéis cómo ha aumentado el número de trabajadores pobres–. A ellos solo les importa quedar bien con los poderes económicos, se llamen Ibex 35, Dow Jones, Nikkei o traficantes de lo que sea. Da igual. La tiranía del dinero nos domina, nos arrebata lo mejor que tenemos: ¡Sentimientos!

La lucha continúa ¡No te acobardes! Cada día grita con más agresividad, grita contra tanta injusticia. No puedes ser cómplice de la barbarie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios