Al fin, la dirección de Acerinox Europa y la plantilla de trabajadores han pactado las condiciones en las que se van a sentar a dialogar sobre el nuevo convenio colectivo. Han sido necesarios más de 40 días de huelga y unas protestas que han dejado en todos un regusto amargo. Lo que ninguna de las partes explica es por qué han quedado en reunirse los próximos días 21 y 27, en vez de hacerlo de forma inmediata y sin pausa, hasta llegar a un consenso. ¿Qué les hace obviar el grave deterioro que sufre la imagen de la compañía? Inexplicable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios