Cultura

"No entiendo que un pueblo justifique una falta de talento o de esfuerzo"

  • El historietista destaca la conexión del cómic con el cine, pero resalta sobre todo su visión del dibujante como "un contador de historias". No descarta algún día trabajar para el mercado franco-belga

Carlos Pacheco cambió ayer las viñetas gráficas por las palabras para dirigirse tanto a sus lectores habituales como para los no tanto. El reputado dibujante de cómics sanroqueño, conocido internacionalmente, entre otros títulos, por sus trabajos para editoriales norteamericanas en títulos como Superman o X-Men-por citar sólo algunos de ellos-se entregó generosamente en dar respuesta a las preguntas enviadas por los internautas dentro del encuentro digital organizado ayer en la redacción de Europa Sur. El historietista desveló sus influencias más tempranas a través de las lecturas de los tebeos de la 'escuela Bruguera' y sus preferencias actuales por guionistas como Dorison (autor de W.E.S.T.) y sobre todo, y sobre todos, Alan Moore.

Todo ello, sin dejar por su parte de ensalzar, fuera de estereotipos, su tierra de origen. "Nunca he entendido que un pueblo (una ciudad, un país...) sea el justificante de la falta de talento o de la falta de esfuerzo", replicó a una de las cuestiones enviadas para esta cita virtual con los lectores.

A este respecto añade que "San Roque, y por extensión el Campo de Gibraltar, sembró en mí esa inquietud artística que para muchos pueda ser algo tan ajeno a nuestros clichés sociales que les resulte incomprensible que alguien de aquí pudiese tener".

Justamente de San Roque, concretamente de Pueblo Nuevo de Guadiaro llegó una pregunta de un padre cuyo hijo de once años ya muestra interés por la figura de Carlos Pacheco y por cómo se adentró el campogibraltareño en el mundo de la viñeta.

El ilustrador confiesa no haber tenido ningún tipo de formación académica. Eso sí, apunta que "devoraba todos los libros de los que pudiese aprender los recursos básicos del dibujo...y, por supuesto, el uso del lenguaje historietístico".

De este autoaprendizaje y de su experiencia propia trasluce la definición de un oficio que le ha llevado a la fama internacional a través de las revistas y de conferencias y seminarios especializados: "Los dibujantes de historieta no somos dibujantes 'sensu estricto' sino contadores de historias. La historieta es el medio que pone a nuestro servicio un lenguaje que combina la imagen y la palabra escrita para precisamente eso...contar historias". Precisamente sobre este punto concreta que "la calidad de una historieta no viene determinada unicamente por lo que se cuenta sino por la manera en la que se cuenta"

Precisamente sobre conferencias y seminarios puede hablar en primera persona el viñetista por medio de su colaboración con la UCA en la organización de cursos de verano sobre el tebeo. Pacheco recuerda que antes de comenzar su carrera como dibujante colaboró con el equipo del Vicerrectorado de Extensión Universitaria de la universidad gaditana. "Difícilmente se encuentra un grupo de personas con mas inquietudes, curiosidad y ganas de hacer cosas. No me fue nada extraño que me propusieran lo que en otros lugares ha tardado algunos años en darse: introducir al tebeo dentro de la Universidad".

En cuanto a la producción española, Carlos Pacheco recuerda sus primeras lecturas de la mano de la 'escuela Bruguera'. Así cita a Ibañez, Escobar, Raf, Segura, Smidcht, y , especialmente, Manuel Vázquez: "son al tebeo lo que cineastas como Berlanga o Bardem al cine, autores que trapasaron los límites de su medio para plasmar la realidad de la época en la que vivían de una manera tan nítida que hicieron que sus trabajos sean verdaderos registros sociales". El dibujante muestra, además, su apoyo a la historieta actual made in Spain. "Dolmen Editorial nació para que el talento de gente como Kenny Ruiz, Guillem March y demás autores que querían hacer historieta de aquí y para aquí pudieran hacerlo".

“¿Quién cree que es más fuerte, La Masa o La Cosa?”

Quizá la comparación sea muy evidente , pero cuando Carlos Pacheco habla de cómics, sus ojos celestes derivan hacia una intensidad que bien pudiera emular a la de un Superman. Dentro de esta visión de la historieta como un modo de vida, el sanroqueño, aunque ligado por el momento al mercado yankee, no descarta “quizás algún día” dar un salto al mundillo franco-belga, desde donde le siguen tentando con varios proyectos, según respondió a un internauta que se declaró seguidor de su trabajo en Arrowsmith, al que define como “una apuesta arriesgada”. Otra cuestión planteada por los lectores fue la relación de la historieta con otro arte, el del celuloide, siempre interconectados, según el ilustrador. “La diferencia con los productos de hoy está en las posibilidades que los medios infográficos aportan para plasmar la estética del superhéroe de una manera más fiel a la que tiene en el tebeo, y el hecho de que un porcentaje altísimo de cineastas hayan crecido con el cómic y asuman la influencia de éste en sus mundos éticos y estéticos”, comenta. La última pregunta anudó tintes de erudición y mucha guasa: “¿quién cree que es más fuerte, La Masa o La Cosa?”. “Te responderé como hizo el perro de Padre de Familia...¡Vaya pregunta mas tonta!¡Todo el mundo sabe que La Masa!”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios