Cultura

El caballo andaluz conquista la plaza de Las Palomas

  • El bello espectáculo consiguió aunar la doma con el flamenco y deleitó a los múltiples aficionados del mundo ecuestre que se dieron cita en Algeciras

La plaza de toros Las Palomas tuvo ayer el privilegio de acoger a las 22:00 horas el espectáculo ecuestre Espíritu andaluz, que encandiló a las más de mil personas que allí se congregaron. El evento estuvo protagonizado por 22 caballos de pura raza española del Rancho el Toreo, ubicado en Chiclana de la Frontera, y considerado como una de las mejores cuadras de España.

En él, los expertos jinetes exhibieron de manera magistral sus ejercicios de doma clásica, vaquera, española y natural. Esto unido al baile flamenco que realizaron seis bailarinas, consiguió dotar al espectáculo de una intensa belleza, que se vio completado con la aportación del pianista David Gallego.

La noche estuvo amenizada, además, por el conocido presentador de televisión Agustín Bravo, que manifestó que "el espectáculo depara un gran conjunto de cosas, todas buenas y de calidad, como son caballos, jinetes, música en directo, flamenco, luces y estética pura cien por cien. Es un espectáculo ecuestre realmente único".

La exhibición, que ha recorrido varios puntos ya de la geografía española, inundó el coso algecireño de luz y color contando, además, con una gran pantalla de proyección en la que se podía visualizar también el espectáculo en el que se aunaron la doma y el flamenco.

El evento que comenzó con varios coches de caballos y cuatro jinetes con sus respectivos corceles, a modo de presentación. Tras esta actuación, una amazona hizo su aparición con un caballo blanco dominando a la perfección la difícil técnica en la que sólo puede cabalgar con una pierna. Junto a ella, otro jinete conseguía completar el ejercicio. En los sucesivos números, los caballos comenzaron a danzar y a realizar con perfecta sincronización sus ejercicios de doma, acompañados por un excepcional cuadro flamenco y bandas sonoras de diversas películas. Los espectadores embelesados con estos bailes dedicaron grandes aplausos a los jinetes, que conseguían que los equinos realizaran los movimientos con suma perfección.

Por otra parte, el espíritu andaluz que se concentró ayer en la plaza de toros recordó al también magnífico espectáculo de caballos presentado el año pasado en el mismo lugar. Los múltiples aficionados del mundo ecuestre y flamenco, que disfrutaron de aquel evento, han vuelto a repetir este año. Esta buena acogida es tan sólo la confirmación de que los algecireños reclaman este tipo de espectáculos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios