Cultura

Muere Francisco Tornay, artífice del Archivo Histórico municipal linense

  • Fallece a los 83 años después de llevar varios retirado de la vida pública · Sus restos recibirán hoy sagrada sepultura en el cementerio de San José · Fue concejal del PSOE entre 1983 y 1991

Comentarios 4

Francisco Tornay de Cózar, el gran impulsor del Archivo Histórico Municipal, falleció ayer en La Línea, a la edad de 83 años, después de toda una vida dedicada a conservar la memoria del pueblo que lo vio nacer.

Está previsto que el cuerpo de Francisco Tornay sea trasladado hoy, a las 10:00, desde el tanatorio de Servisa al cementerio de San José, donde recibirá sagrada sepultura.

Tornay de Cózar fue nombrado archivero honorífico linense y se le impuso su nombre al Archivo Histórico Municipal en el año 2003, cuando se descubrió una placa y un busto obra del escultor Nacho Falgueras.

El alcalde, Alejandro Sánchez, expresó ayer su pesar por el fallecimiento de Francisco Tornay y destacó que con este gesto, "se reconocía públicamente lo que ha significado el trabajo de Paco Tornay para su ciudad. Nadie como él ha cuidado, interesado y ha puesto en valor los detalles del pasado de nuestra ciudad".

La labor llevada a cabo por el archivero fue laboriosa y prácticamente personal a principios de los años 80, cuando el Archivo Histórico Municipal, ahora en el Museo del Istmo, estaba bajo su cuidado en los jardines municipales. Tornay agrupó una colección de piezas arqueológicas, de ciencias naturales, elementos etnológicos, maquinaria antigua y todo género de recuerdos históricos relacionados con La Línea.

El Archivo Histórico Municipal está considerado como uno de los mejores no sólo de la comarca del Campo de Gibraltar, sino también de la provincia gaditana, como así quedó demostrado en las jornadas archivísticas y arqueológicas celebradas en el año 2004 en Tarifa.

La ardua labor llevada a cabo durante muchos años por Tornay fue motivo para que se le impusiera su nombre al archivo, contando con el reconocimiento de instituciones, asociaciones culturales, entidades y grupos formados por historiadores de la zona, partidos políticos, sindicatos, autoridades y amigos.

Las visitas y contactos con los archivos de Segovia, Salamanca y Ávila, entre otros, supusieron el enriquecimiento de los fondos de datos y documentación de todo tipo sobre la historia local y comarcal, conforme a los contactos y el incesante trabajo que durante décadas realizó Francisco Tornay.

Ante esta pérdida, el alcalde aseguró que el Archivo Histórico "no habría existido sin la preocupación que él tuvo durante muchos años. Sus fondos están a buen recaudo y son ampliamente consultados" y anunció que en el futuro "deberán formar parte de una colección propia en el Museo del Istmo".

Además, el archivero honorífico también obtuvo la Placa de Plata de la Diputación Provincial, jornada que compartió en Cádiz con Rafael Alberti, además de su trabajo por la cultura como concejal de La Línea (1983-1991) formando parte del grupo municipal socialista.

"Hoy en día podemos sentirnos orgullosos de que el Archivo Histórico lleve su nombre y que quede en el recuerdo de todos los linenses", afirmó Sánchez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios