Cultura

Michael Jackson excluyó a su padre de su último testamento

  • Salen a la luz unas imágenes tomadas dos días antes de la muerte del cantante durante los ensayos de su gira, en las que se le ve con buen aspecto y enérgico

La muerte de Michael Jackson, envuelta desde el primer momento en un halo de polémica y morbo y elementos de intriga, sigue fabricando noticias, que se multiplican diariamente y a veces en direcciones opuestas. Una de las últimas tiene que ver con el testamento del cantante, que registró sus últimas voluntades en un documento custodiado por uno de sus abogados y fechado en 2002, el último conocido por el momento. En este texto, la megaestrella divide su herencia entre su madre, sus tres hijos y algunas organizaciones benéficas, y excluye a su padre Joseph, según informaba ayer The Wall Street Journal. El testamento, añadía el diario, "podría desempeñar un papel central en la determinación de cómo se adjudicarán las complicadas relaciones financieras" del artista.

Esta revelación anularía así la maniobra de los padres, Katherine y Joseph, que presentaron una petición en los juzgados para hacerse cargo de los asuntos legales del Rey del Pop, no sólo de gestionar su patrimonio, sino también de la tutela de sus tres hijos; y también aviva la polémica en torno a la familia, que ha querido transmitir desde el fallecimiento de su hijo más próspero una imagen de unidad sin fisuras, aunque en realidad las relaciones entre todos ellos han sido siempre problemáticas. Sobre el padre, de hecho, pende desde hace décadas una terrible sospecha nunca refutada por Joseph Jackson, a quien se le acusó de abusar sexualmente de uno de sus hijos. "Michael era la mayor estrella del mundo", dijo ayer emocionado a la CNN el patriarca de la saga, de 80 años, justo antes de una entrega de premios televisiva que se transformó en un tributo póstumo -uno más- al cantante. "Ojalá el mundo le hubiese rendido homenaje cuando vivía", añadió no sin cierta dosis de reproche el padre, que solía maltratar a sus vástagos.

Ayer salieron también a la luz en varios periódicos estadounidenses unas fotografías en las que el músico preparaba, con su equipo de bailarines, los conciertos que iba a ofrecer en Londres este mismo mes. En las imágenes puede verse a un Jackson cantando y bailando enérgicamente, entusiasmado, con buen aspecto físico y aparentemente satisfecho. Fueron tomadas en el Staples Center de Los Ángeles sólo dos días antes de que el artista, de 50 años, sufriera un paro cardiaco cuyas causas se están investigando. Al fondo del escenario se lee en grandes letras luminosas el lema de las funciones londinenses: This is it (Esto es lo que hay). "Cuando subió al escenario, estaba encantado de ver que el Michael Jackson mágico estaba de vuelta", declaró ayer Kevin Mazur, el autor de estas fotografías.

Otra información que se confirmó ayer es el traslado del cuerpo del cantante a su gigantesco rancho de Neverland (convertido ya en cualquier caso casi en un santuario), en principio mañana, para que el viernes sea expuesto al público en una capilla ardiente que se prevé masiva. Las reacciones a la muerte de Jackson están siendo tan desorbitadas que el debate ha llegado ya incluso al ámbito académico. "¿Quién sabe? Potencialmente este acontecimiento puede ser inmenso, porque todo aquello que estaba ligado a Michael Jackson estaba sobredimensionado. Para Diana de Gales, Lady Di, había ciertos límites, porque era princesa, pero con Jackson no existen reglas", reflexionó Robert Thompson, profesor de Cultura Popular de la Universidad de Siracusa. El funeral, según la cadena CNN y la web de cotilleos de famosos de Los Ángeles TMZ.com, se celebrará durante el fin de semanan de semana, y consistirá en un acto privado sólo para los familiares y los más allegados al fallecido.

Por otro lado, ayer se difundió una noticia que limpia en parte el honor del cantante. Jordan Chandler, el niño que a los 10 años acusó a Jackson de haber abusado sexualmente de él -concretamente de haber practicado sexo oral con él-, reconoció que su padre le "obligó" a contar "todas esas mentiras" y que el artista "nunca" le puso una mano encima. La noticia es también agridulce porque llega 16 años después de un proceso multitudinario a la estrella del pop, que a partir de entonces empezó a protagonizar una delirante caída en picado, y que se vio obligada a resolver el asunto negociando con la familia de Chandler una indemnización de 22 millones de dólares, que fueron a parar a la familia del niño. "Hoy, por primera vez, no puedo mentir. Michael Jackson nunca me hizo nada. Fue mi padre quien mintió para escapar de la pobreza", explica ahora el joven, de 26 años, en un comunicado.

Por último, vía US Weekly, ayer se supo con certeza algo con lo que se especulaba desde años atrás, que Jackson no es el padre biológico de sus dos hijos mayores, Prince Michael, de 12 años, y Paris Michael, de 11, que habrían sido engendrados por el dermatólogo del cantante. Tampoco Debbie Rowe, la segunda esposa del Rey del Pop, es la madre biológica de los niños, según el portal TMZ.com. La falta de vínculo biológico entre Jackson y sus dos hijos mayores sería extensible al tercero, Prince Michael II, de 7 años, según esta misma web.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios