Cultura

Cano recibe el impulso de su amigo Fernández Mota para no ser olvidado

  • Fomenta la Agrupación de Poetas José Luis Cano tras desaparecer la fundación con su nombre Desea reivindicar su figura y su memoria

La agridulce relación de José Luis Cano con Algeciras no entiende de tiempos. A retazos han surgido los intentos, a veces políticos otros ciudadanos, por recuperar, engrandecer, promover, recordar y muchos más verbos de similar significado, la figura del poeta. La ya inexistente "Fundación Municipal de Cultura", que nació bajo su nombre a finales de los 80, se ha convertido en uno de los últimos vestigios de su recuerdo en su tierra natal, sumado al homenaje brindado en 2011 al centenario de su nacimiento con la Feria del Libro.

Su amigo Manuel Fernández Mota, del que Cano aseguró que era poeta "por vocación fatal", se ha dispuesto a abanderar la Agrupación de Poetas José Luis Cano. Pretende ser un símbolo cultural que cuenta ya con el apoyo de Juan Emilio Ríos Vera, poeta y presidente del Ateneo José Román, y del periodista de la tierra y escritor Juan José Téllez, que también compartió amistad con el insigne algecireño.

La motivación principal para levantar esta agrupación poética ha venido precedida por la desaparición de la fundación. Sin entrar en los motivos, sean económicos, políticos o estructurales, Fernández Mota explica que "se lo merece. Creemos que en Algeciras hace falta una agrupación que reivindique su nombre y lleve adelante su memoria. Es uno de los poetas más importantes o el que más de Algeciras y de fama internacional". La estrecha amistad que le unía desde los años 60 con el Hijo Predilecto permitió que volviera a su tierra invitado para actos poéticos. Fernández Mota conservaba unas 38 cartas de él de sus comunicaciones entre Algeciras y Madrid, las entregó como legado a la fundación, aunque aún no sabe dónde están ni qué pasó.

Con esta agrupación pretende hacer un llamamiento a todos los poetas, ciudadanos y conocedores de Cano en general. La primera reunión está prevista para este martes a las 20:00 horas en el Ateneo José Román. Espera que tenga una gran actividad y vida y que no se impida a nadie formar parte de ella. "Lo económico es lo que menos nos va a interesar, sólo el trabajo poético que se haga". De hecho Fernández Mota recuerda que hubo un tiempo en el que Algeciras, tanto en España como en Hispanoamérica, se llegó a considerar como una población "con una gran actividad poética y es algo que no se puede perder". De ahí aprovecha para reconocer los grandes poetas de la zona, por eso "quizás falte tener esta agrupación para seguir trabajando y proyectando".

Ríos Vera tomará en este proyecto una gran responsabilidad junto al impulsor. Asegura que "creemos que Algeciras no mima demasiado el legado, que no solamente incluye los libros de poemas. No se le está haciendo justicia a la figura de Cano, no sólo en nuestra ciudad sino en España entera y creemos que podemos aportar una visión más importante y completa de él".

Ríos Vera lamenta que los libros del poeta son muy difíciles de encontrar hoy en día, por lo que lucharán por reeditarlos, aunque ya Patricio González hizo una importante labor al frente de la fundación. Además intentarán ponerse en contacto con la familia y el que fue su secretario Alejandro Sanz, hacer lecturas de sus poemas, intentar hacer un estudio de sus labores.

Subraya que la agrupación "nace a favor de Cano, no queremos arremeter contra nadie ni buscar polémicas", aunque son muchos los que rechazaron la desaparición de la fundación: "nos pareció absurda porque no se ha ganado nada con eso y el nombre del edificio no es oficial". En este caso la idea es que la ciudadanía en general conozca mejor a Cano, "es el momento oportuno, se conmemoró el centenario de su nacimiento y nos parece un buen momento para arrancar y que no se quede ahí en el centenario y en 2013 nos olvidamos de él".

A Cano se le considera uno de los grandes conocedores de la poesía de la Generación del 27 y de la Generación del 36, época difícil para la cultura. Vivió en Madrid en plena República, y allí conoció a Luis Cernuda, Vicente Aleixandre o Pablo Neruda. Se hizo muy amigo de Aleixandre publicando, publicó Los cuadernos de Velintonia, escribió las biografías de Federico García Lorca y Antonio Machado y un gran número de antologías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios