Teatros Romanos de Andalucía Con el baile como arma de seducción

  • El BFA lleva a Itálica ‘Naturalmente Flamenco’, con el que inaugura el ciclo de los Teatros Romanos de Andalucía

'Naturalmente flamenco', en una reciente representación en Niebla. 'Naturalmente flamenco', en una reciente representación en Niebla.

'Naturalmente flamenco', en una reciente representación en Niebla. / Julián Pérez (Efe)

En el pasado Festival de Jerez, uno de los espectáculos que generaba más curiosidad de la programación era Naturalmente flamenco, la última propuesta del Ballet Flamenco de Andalucía. Se estrenaba en unas circunstancias singulares: la marcha de Rafael Estévez y Valeriano Paños, director y primer bailarín de la compañía, había obligado a una reconversión urgente del BFA, y Úrsula López (Montilla, Córdoba, 1976) había tomado las riendas del proyecto, y se sabía que la bailaora había dispuesto de poco tiempo para poner en marcha esa producción.

La primera función ya apuntó que el talento se había impuesto a los factores externos: Naturalmente flamenco cautivó a público y crítica con la sobriedad y cromatismo de sus estampas y la rotunda elegancia de su baile. Ese éxito, celebra López, "se ha dado después en todos los sitios a los que vamos", señala la intérprete, que ha tenido un julio "movidito" con la gira del BFA y no aminorará el ritmo precisamente en agosto. Naturalmente flamenco estará en el ciclo Teatros Romanos de Andalucía: se verá en Itálica desde este jueves hasta el sábado, y a final de mes –del 29 al 31– en Baelo Claudia.

Úrsula López, fotografiada en la sede del BFA. Úrsula López, fotografiada en la sede del BFA.

Úrsula López, fotografiada en la sede del BFA. / Juan Carlos Muñoz

López tuvo la inteligencia de apostar por "una propuesta sencilla, sin pretensiones", que pusiera el foco en "el conjunto de los artistas que forman el Ballet Flamenco, tanto bailaores como músicos, los verdaderos protagonistas". Así, la cordobesa concibió una suite "sin un hilo conductor, donde se suceden diferentes palos y lo que se busca es simple: bailar y tocar y cantar. Intentamos hacerlo con gusto, eligiendo bien el repertorio y cuidando los detalles, eso sí", explica López.

Para este encargo, la bailaora buscó la complicidad de Rubén Olmo, nombrado recientemente director del Ballet Nacional de España y que entre 2011 y 2013 había estado a cargo del BFA. "Como teníamos poco tiempo para prepararlo quería contar con alguien. Y Rubén me servía porque conoce la casa y porque compartimos la misma visión del flamenco, de la danza. Con él me une una amistad de hace muchísimos años, y eso se notó en los ensayos: apenas tuvimos que hablarlo, fue todo muy fácil", recuerda.

López, que protagoniza dos escenas del espectáculo, una coreografía de Olmo junto a los bailarines y un solo en el que interpreta con bata de cola unas alegrías de Córdoba, regresa en esta nueva etapa a una institución determinante en su trayectoria: en la entonces Compañía Andaluza de Danza estuvo entre 1996 y 2004. "Me fui porque llevaba ocho años y quería experimentar más cosas, y ahora vuelvo con una sensación muy bonita. Aparte de bailar doy clases, y aquí puedo desarrollar mi parte de maestra y compartir con los chavales lo que he aprendido", afirma. Pese a que "prácticamente tuvimos que formar un equipo nuevo", López ha trabajado con un grupo cohesionado "y con mucha ilusión. Tienen calidad profesional, pero también humana. Y eso ha ayudado a que todo salga bien", sostiene la intérprete.

Aunque en principio el contrato vinculaba a López al BFA hasta principios de otoño, la cordobesa prepara ahora otro proyecto que la mantendrá ocupada al menos hasta noviembre, cuando se estrene el encargo que le han hecho: una gala para festejar los 25 años del Ballet, un recorrido "por un cuarto de siglo en el que ha habido muchísimo talento".

Otra imagen de 'Naturalmente flamenco'. Otra imagen de 'Naturalmente flamenco'.

Otra imagen de 'Naturalmente flamenco'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios