Antonio Machado piensa el porvenir

Literatura

Mercedes de Lecea, sobrina nieta del poeta, cerrará el jueves unas jornadas sobre los hermanos Machado con una recreación de los últimos días del sevillano en Collioure

Carlos y Mercedes de Lecea contemplan, en presencia de Braulio Medel, el bastón que perteneció a Antonio Machado.
Carlos y Mercedes de Lecea contemplan, en presencia de Braulio Medel, el bastón que perteneció a Antonio Machado. / Jorge Zapata / Efe
Braulio Ortiz

19 de febrero 2022 - 06:30

Cada año, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Antonio Machado, ocurrida el 22 de febrero de 1939 en el Hotel Bougnol-Quintana de Collioure, especialistas e investigadores suelen volver la mirada a esa dolorosa travesía que había arrancado un mes antes en Barcelona y que llevaría al poeta a esa modesta pensión francesa situada, como un presagio, apenas a una calle del cementerio. La sobrina nieta del autor sevillano Mercedes de Lecea clausura el próximo jueves unas jornadas sobre los hermanos Machado, que acogerá el Ateneo de Sevilla y que promueve la Fundación Unicaja, con una ponencia en la que reconstruirá ese último viaje.

De Lecea se apoya para esa recreación en las 19 cartas que Antonio Machado recibió en su estancia en Collioure, y "en un borrador que tenemos de su puño y letra, un material que fue conservado por su hermano José en su exilio en Chile y que nos ha llegado unos años más tarde, pero por fortuna nos ha llegado". La intervención, anticipa la sobrina nieta, se dividirá en dos partes, "una que se centra expresamente en el viaje desde Barcelona, en el que mi principal aportación es que reviso las fechas, que no son exactamente cómo se pensaba", y otra en la que describe cómo un Antonio Machado de salud maltrecha "va evolucionando ante los destinos que se le presentan, cómo fue matizando su posición".

La idea inicial era desplazarse a la Unión Soviética, adonde habían marchado sus sobrinas, un orden por el que Machado había expresado simpatías en su obra. "Oh Rusia, noble Rusia, santa Rusia (...) ¿oyes la voz de España? / Mientras la guerra truena / de mar a mar, ella te grita: ¡Hermana!", anotaría entre sus últimos versos. Pero el poeta va descartando ese plan "y contemplando las otras posibilidades que le van transmitiendo, los mensajes que le van llegando de gente como Tomás Navarro Tomás o Luis Álvarez Santullano, que se muestran reacios y le piden que no se precipite", señala De Lecea en conversación telefónica. En el borrador de la carta, Machado se muestra "de acuerdo" con las "atinadísimas observaciones" de Santullano, y en las otras misivas asoman Toulouse, México o Cambridge. "Siempre habíamos pensado que él desconocía esta última opción, porque la propuesta formal le llega tarde, cuando él ya ha muerto, pero en estos manuscritos se le informa de que le va a llegar una oferta de una universidad anglosajona". Siguiendo el consejo de sus amigos, no se apresura. El brutal catarro que padece, afirma, no le va a dejar moverse.

“En las cartas vemos cómo Antonio va matizando su idea inicial de exiliarse en Rusia”

De Lecea, que promete "un viaje de gran emoción" en su ponencia, "porque pasear por Collioure siempre es mágico", cerrará unas jornadas que abrirá Alfonso Guerra el miércoles, a las 18:00, acompañado del presidente de la Fundación Unicaja Braulio Medel. La primera sesión se completa, a las 19:30, con un coloquio de Rafael Alarcón Sierra y Antonio Rodríguez Almodóvar, responsables de la edición de la obra de teatro, inédita hasta hace unos meses, La diosa Razón, escrita por Manuel y Antonio Machado y publicada por Alianza. El día 24, a partir de las 18:00, Monique Alonso disertará sobre La relación de Antonio Machado con sus hermanos durante el exilio, y Alberto Romero Ferrer pronunciará la conferencia La diosa Razón en el contexto del teatro machadiano: de la Ilustración al exilio.

Con este encuentro, la Fundación Unicaja prosigue con la divulgación del legado de los Machado, los fondos que adquirió en 2003 y 2018 y que centraron una exposición que se ha visto en Sevilla, Madrid, Málaga y Cádiz, una cita que propiciaba el simbólico y conmovedor reencuentro entre Manuel y Antonio. "Era algo que estaba pendiente, que quedó pendiente entonces", apunta Mercedes de Lecea, que aprecia en una de las piezas que se exhibían un "símbolo de la unión de los dos hermanos", un bastón que perteneció a Antonio y que sostiene en uno de sus retratos más icónicos, "que irá a recoger Manuel y que se traerá a España". La próxima semana, en las charlas que albergará el Ateneo de Sevilla, los dos hermanos volverán a reencontrarse.

stats