José Carlos Sánchez (PP) /Alcalde de Algar

“Me propongo hacer una gestión en Algar como la haría en mi casa o en mi negocio”

  • El regidor del PP arranca su mandato con varias prioridades como el empleo, reactivar el complejo turístico del Tajo del Águila y poner freno a la despoblación

El alcalde del PP, José Carlos Sánchez, obtuvo en las elecciones mayoría absoluta en Algar. El alcalde del PP, José Carlos Sánchez, obtuvo en las elecciones mayoría absoluta en Algar.

El alcalde del PP, José Carlos Sánchez, obtuvo en las elecciones mayoría absoluta en Algar. / Ramón Aguilar

Varias horas antes de su toma de posesión como alcalde andaba liado entre harinas para terminar el pan del negocio familiar con el que desayunarían los vecinos aquella mañana. José Carlos Sánchez es el nuevo regidor de Algar tras cosechar en las últimas elecciones locales unos resultados históricos para el PP en este pueblo serrano de 1.413 habitantes, gobernado tradicionalmente por el PSOE. Sánchez consiguió arrebatarle la alcaldía a la socialista María José Villagrán, obteniendo seis de los nueve concejales que forman la Corporación Municipal.

–Su labor de oposición en los últimos cuatro años le ha traído este resultado–Hice una oposición que la entiendo limpia, tranquila, siempre proponiendo y estando a pie de calle con los vecinos, los empresarios, los comerciantes y siempre tratando de solucionar e implicarme por cualquier problema. Ha sido una labor de cuatro años, que ido amasando. También, en ese tiempo, me he ido haciendo con un equipo. Mi lema es vendo bien mi producto, pero no vendo mal el de la competencia. Y eso mismo he hecho en mi labor política, he vendido mi gestión, mi proyecto, mi forma de trabar, y jamás en la vida le he echado tierra encima a otros partidos. En los pueblos pequeños nos conocemos todos. A veces es un hándicap. Ellos han trabajado de una manera y yo de otra.

–¿Siente también que ha habido un desgaste del PSOE y la gente quería un cambio? –Se cruzan las dos cosas, pero si no llego a hacer una labor de oposición como la que he hecho, lógicamente no habría tenido los resultados que he obtenido, que son históricos en este pueblo. El PP nunca ha gobernado y menos con mayoría absoluta. Aquí hubo un tripartito de 2007 a 2011, con un pacto (PA, PP e IU). Yo me he dado cuenta que en estas elecciones el pueblo ha buscado a la persona y al grupo local popular. Por ejemplo, en las elecciones europeas, que fue el mismo día, el PP no ganó en el municipio.

–Gente que vota a la izquierda también le ha apoyado–Ahí tengo una responsabilidad mayor porque sé que este pueblo no es tradicionalmente del PP. La gente ha votado a la persona y a la gestión del grupo. Eso es histórico. Tengo una doble responsabilidad y he de estar a la altura de lo que los vecinos han votado.

–¿Qué fue lo primero que hizo cuando se sentó en el sillón de la Alcaldía?–Mi primera gestión fue sentarme con todos los trabajadores y explicarles mi forma de trabajar. Les dije que venía de la empresa privada, que sé lo que es trabajar, que no se me caen los anillos. Y les pedí que nos montáramos todos en el mismo braco para remar en la misma dirección. Tenemos que hacer una piña. Aquí consiste en venir a trabajar a gusto y sacar esto adelante. Lo mismo que les dije a los vecinos, que al pueblo hay que sacarlo adelante entre todos.

–¿Cómo se ha encontrado las cuentas?–En principio, el secretario interventor está analizándolas. Hay sobre un millón de euros de deudas. La PIE está bloqueada al 50% por el plan a proveedores, pero contamos con el montante de la Patrica. Una de las cosas que he hecho ha sido sentarme con la Seguridad Social y llegar a un nuevo acuerdo, porque se pagan 6.000 euros del aplazamiento todos los meses y lo he bajado a 4.000 euros. He llegado aquí para hacer una gestión como si fuera mi casa, mi empresa. Lo que no quiero para mi, no lo quiero tampoco para el pueblo. Voy a hacer la mejor gestión posible para ahorrarle al municipio lo máximo posible. Esa es mi intención. Lógicamente habrá cosas que salgan y cosas que no. Y soy humano y me puedo equivocar, pero estaré ahí para dar la cara y rectificar.

–¿Ha sabido aprovechar Algar ese entorno privilegiado que lo rodea, con dos parques naturales? Hay vecinos que dicen que se ha quedado un poco atrás con respecto a otras localidades 

–Cuando llegué a la Alcaldía vi que no había una delegación de turismo. Y pensé: pues la creo y me pongo al frente. Me dijeron que era una locura cargarme de más responsabilidad y dije que quería llevarla yo mismo. Y me pregunto el por qué mi pueblo no puede tener el mismo turismo que El Bosque, Grazalema, Prado del Rey. De momento, hemos empezado con contactos. Me gustaría hacer algo con el pueblo de al lado, San José del Valle, que tenemos un pantano en común, y ya se lo he dicho a su alcalde. También hay rutas y senderos que no están explotados. Lo comuniqué a Diputación y ya ha mandado a un técnico para abrir una vía pecuaria. Para mí eso es un éxito. Y a partir de la ITI Sierra de Cádiz, se va a montar una oficina de turismo para empezar por ahí, que venda todo lo que tenemos.

–¿De qué vive este pueblo?–De las cuatro empresitas, una cooperativa de carne de caza, la panadería, una carpintería, otras empresas de construcción y del Per, de la cartilla agrícola. No hay otras cosas. Por eso, vamos a intentar poner atractivos al pueblo para que la gente pueda venir. Algar no coge de paso, hay que venir.

–¿En qué situación se encuentra el complejo turístico del Tajo del Águila, la joya de la corona de esta localidad?– Había una concesión administrativa con el Ayuntamiento, que es el propietario, cuyo contrato se ha resuelto. Ahora estamos sacando el plan económico financiero de aquello y estamos barajando dos posibilidades: que venga una empresa y se conceda otra concesión o que, a través de la ITI, se subvencione un proyecto para acondicionarlo porque haría falta unos 600.000 euros para volver a abrirlo bien. Esa es la joya del pueblo y ya he estado en la Mancomunidad, Junta de Andalucía y la Diputación para recabar los apoyos necesarios.

–¿Con qué presupuesto cuenta?–Con uno 1,2 millones de euros. La partida del personal se lleva la mitad. Estamos trabajando para hacer una RPT nueva que no hay, para darle forma a la estructura del Ayuntamiento.

–Se han embarcado también en ofrecer una nueva recreación por la vinculación con México–La hemos hecho recién llegados al gobierno y la hemos sacado adelante sin apenas presupuesto.Pedí ayuda a Diputación. Es única en España. Domingo López de Carvajal fue el fundador del pueblo. Viajó a las Américas, tuvo un naufragio y dijo que si volvía fundaría un municipio en los más alto de una sierra, donde el agua no llegara. Y le pondría el nombre de Algar de Guadalupe, nuestra patrona. Así que esta recreación es una de mis prioridades. Creo que podemos sacar mucho fruto de ella.

–¿Otros proyectos? –Además del Tajo de Águila y bajar la deuda local es fundamental fomentar puestos de trabajo para evitar que la gente se marche. Pueblos del medio rural como Algar se están despoblando por falta de oportunidades. La gente joven se está yendo. Antes los cursos de formación como escuelas talleres daban mucha vida a los pueblos. Queremos que la gente se quede, para eso es prioritario que nos ayuden las administraciones superiores. Otro de nuestros proyectos es hacer una asociación de comerciantes para que estén unidos y que los vecinos no se vaya a comprar fuera de aquí.

–¿La política puede tener también masa madre como las buenas panaderías?–En los tiempos que corren ser político es duro. Yo a lo mejor no tengo la varita mágica para sacar adelante a mi pueblo, pero me voy a sacrificar. Tengo un negocio familiar de pan y te puede salpicar porque te pueden decir pues ahora no te compro el pan por ser un pueblo pequeño. Dije que me metía en política asumiendo todas las consecuencias, para lo bueno y lo malo. Las redes sociales me gustan mucho. Per tienen un arma de doble filo: puedes vender tu producto pero también recibes las críticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios