Asociación Autismo Cádiz Un espacio para la calidad de vida de las personas con TEA

  • El Centro de Día Alhucema de Autismo Cádiz protagoniza este mes de octubre la campaña de sensibilización del 40 aniversario de la asociación, 'Tus derechos, nuestros servicios'

Jonatan Díaz, usuario del Centro de Día Alhucema, con sus dos hermanos pequeños. Jonatan Díaz, usuario del Centro de Día Alhucema, con sus dos hermanos pequeños.

Jonatan Díaz, usuario del Centro de Día Alhucema, con sus dos hermanos pequeños.

Una mirada hacia las personas con TEA (trastornos del espectro del autismo) como individuos singulares y no como masa. Esa es la perspectiva con la que trabaja el Centro de Día Alhucema de la Asociación Autismo Cádiz, que este mes de octubre protagoniza la campaña Tus derechos, nuestros servicios de la entidad.

La responsable de este centro y directora de Vida Adulta de la asociación, Isabel del Hoyo, explica que la filosofía del servicio consiste en prestar apoyos basándose en los gustos e intereses de las personas que forman parte de él, y fomentar acciones que favorezcan que las personas con TEA puedan contribuir en su entorno de una forma activa, "para proporcionar una vida buena, positiva, con otras personas, en la que se aprenden nuevas competencias y nuevas tareas", explica.

Desde ese punto de partida, evoluciona un centro de día que nació en 1990 con la vocación de dar un espacio a los jóvenes con TEA que estaban en el Colegio Gadir de Cádiz y que superaban la edad de escolarización. "Ya no había espacio para ellos dentro de la Administración Educativa", añade del Hoyo, quien recuerda que primero estuvieron en Villa Nancy, también en Cádiz, y después, una vez abierto el centro de recursos de Puerto Real a partir del 1999, se trasladaron a él, y entonces adquirieron una mayor visibilidad.

En la actualidad, el Centro de Día Alhucema es un centro concertado que forma parte de la cartera de servicios de Atención a la Dependencia, aunque también los socios de la entidad pueden tener acceso al mismo de forma privada. "El concierto, a finales de los años noventa, nos dio estabilidad, antes funcionábamos a golpe de subvención. Ése fue un gran cambio", señala la responsable.

La existencia de un concierto conlleva un procedimiento de admisión cuyo paso esencial se encuentra en la figura del trabajador social comunitario, a través del cual se solicita una plaza en la Agencia de Dependencia de la Junta de Andalucía. Y deben cumplirse varios requisitos: ser una persona con reconocimiento de situación de dependencia de gran dependiente y tener un diagnóstico de TEA.

El Centro de Día Alhucema asiste este año a 32 personas con TEA y cuenta con un plantilla de 21 profesionales. El objetivo del centro de día Alhucema es proporcionar los apoyos necesarios para que las personas con TEA tengan una buena vida. Para conseguirlo, se pone la mirada en las actividades en la comunidad, buscando "que sea gratificante para la persona, que sea inclusiva y tenga un efecto beneficioso sobre su salud, incluyendo esto su bienestar emocional", explica Del Hoyo. Se tiene en cuenta, tal como se ha mencionado antes, sus intereses y sus gustos, aplicando la negociación en la elección de las actividades, nunca la imposición. "Haciendo un repaso del recorrido del servicio, considero que hemos trabajado mucho, y que poco a poco nos hemos hecho un nombre y nos hemos convertido en referente en la atención a las personas con TEA y en discapacidad intelectual y/o del desarrollo", indica.

Son varios los derechos de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas que se despliegan a través de la actividad del Centro de Día Alhucema. El más destacado, el artículo 26, referente a la habilitación y a la rehabilitación: "Los Estados Partes adoptarán medidas efectivas y pertinentes, incluso mediante el apoyo de personas que se hallen en las mismas circunstancias, para que las personas con discapacidad puedan lograr y mantener la máxima independencia, capacidad física, mental, social y vocacional, y la inclusión y participación plena en todos los aspectos de la vida".

Jonatan Díaz Martín es una persona con TEA que comenzó en el Centro de Día Alhucema hace más de una década. Su madre, Marta Martín, explica que su hijo es una persona muy alegre, que disfruta saliendo a la calle y sobre todo yendo a la playa. Vive en Cádiz y es el mayor de tres hermanos, con los que se lleva muy bien. "En mi familia es uno más, es muy sociable y hacemos muchísimas cosas juntos", concluye la madre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios