Oriente Próximo

Hamas da su apoyo a la resolución del Consejo de Seguridad para acabar con la guerra en Gaza

Niños desplazados transportan agua en Jan Yunis.

Niños desplazados transportan agua en Jan Yunis. / Rizek Abdeljawad (EP)

El grupo islamista Hamas se mostró este martes satisfecho con la resolución aprobada el lunes por el Consejo de Seguridad de la ONU, que establece un plan de tres fases para poner fin a la guerra en Gaza, y dijo estar dispuesto a "cooperar" con los mediadores para implementarlo.

Hamas está dispuesto a "cooperar con los mediadores hermanos para entablar negociaciones indirectas sobre la implementación de estos principios, que están en consonancia con las demandas de nuestro pueblo y nuestra resistencia", anunció el grupo en un comunicado.

La resolución fue aprobada por 14 votos a favor, con una única abstención de Rusia, y supone la cuarta aprobada en el Consejo de Seguridad sobre la guerra en Gaza, si bien las tres anteriores quedaron en papel mojado tras el desacato de Israel y la continuación de la ofensiva, en la que ya han muerto más de 37.000 gazatíes.

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abas, consideró la adopción de esta resolución como un "paso en la dirección correcta para detener la actual guerra de genocidio", según detalló este martes la agencia palestina Wafa, y urgió también a su implementación.

Además, destacó lo que considera "un firme compromiso con la visión de una solución de dos Estados", ya que la actual propuesta recoge un alto al fuego inmediato y completo, la retirada de las tropas israelíes de la Franja, el regreso de los desplazados y la distribución de ayuda a gran escala, pero también la unidad territorial de Cisjordania, incluida Jerusalén oriental, y Gaza.

La resolución de EEUU llevaba ya una semana circulando, y si bien en un primer momento contenía exigencias sólo dirigidas a Hamas, la versión final urge a las dos partes a implementar los términos de la propuesta sin demora ni condiciones, entre ellos "un alto el fuego inmediato y la liberación de los rehenes".

Además, el texto cuenta con un inequívoco "rechazo a todo intento de modificación territorial o demográfica en Gaza, incluyendo cualquier acción para reducir el territorio"; un mensaje dirigido al ala dura y extremista del Gobierno israelí.

En su último párrafo reitera la importancia de unificar Gaza y Cisjordania bajo el poder de la Autoridad Palestina, algo a lo que se opone el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien todavía no ha hecho público sus planes posguerra.

Blinken se reúne con opositores israelíes

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, se reunió este martes con los líderes opositores israelíes Benny Gantz y Yair Lapid a fin de tratar el acuerdo para la liberación de rehenes en Gaza y la tensión en la frontera norte con el Líbano.

Gantz, que hasta hace dos días era ministro sin cartera en el Gabinete de Guerra israelí pero lo abandonó por desavenencias con Netanyahu, defendió ante Blinken la necesidad de ejercer "máxima presión" sobre los negociadores (Egipto y Qatar) para que Hamas acepte el acuerdo de tregua sobre la mesa, según un comunicado.

Además, enfatizó que Estados Unidos, junto a la comunidad internacional, tienen un importante papel que desempeñar para eliminar la amenaza que representa para la seguridad israelí el grupo libanés Hezbolá.

Este grupo chií, aliado de Irán, ha incrementado en los últimos días el disparo de drones, además de los cohetes y proyectiles habituales, hacia el norte de Israel, en una escalada de tensión que se mantiene desde hace ocho meses tras el estallido de la guerra en la Franja de Gaza contra Hamas, otro grupo apoyado por Irán.

Blinken se reunió también con Lapid, el líder del partido centrista Yesh Atid (Hay Futuro), quien antes del encuentro habló con manifestantes y familiares de algunos de los 120 rehenes que siguen en Gaza, quienes protestaban en Tel Aviv.

"Tenemos una misión. Una. Traer a casa a 120 rehenes. Se les acabó el tiempo. Necesitamos llegar a un acuerdo. Hasta que todos regresen a casa, no conoceremos el descanso. Este país no descansará ni estará tranquilo", les dijo Lapid.

Ambos políticos apoyan la última propuesta de tregua y liberación de rehenes anunciada por el presidente de EEUU, Joe Biden, a la cual se oponen algunos de los miembros más extremistas del Gobierno de coalición israelí.

Gantz, que hasta el domingo ocupaba un puesto con derecho a voto en el reducido Gabinete de Guerra, lo que equilibraba algo la balanza frente a las presiones de la ultraderecha, abandonó el domingo su puesto en protesta por la falta de un plan de posguerra para Gaza, entre otros motivos.

Blinken aterrizó el lunes en Israel en la que es su octava gira regional desde que comenzó la guerra en Gaza y se reunió con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, para empujar la firma de un alto el fuego que rebaje también las hostilidades con Hezbolá en la frontera norte.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios