Medio Ambiente

La Capitanía Marítima de Algeciras impone multas por más de 150.000 euros a buques por exceso de azufre

  • El 40% de los expedientes sancionadores abiertos en España desde 2016 por esta infracción se localizan en el Puerto de Algeciras

  • El límite para el fondeo o atraque en las instalaciones es del 0,1% de la masa del combustible marítimo

Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras emite humos por su chimenea. Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras emite humos por su chimenea.

Un ferry atracado en el Puerto de Algeciras emite humos por su chimenea. / J. del Águila

La Capitanía Marítima del Puerto de Algeciras continúa con su cerco a los malos humos. La entidad ha superado los 150.000 euros en sanciones firmes y cobradas a los armadores de buques desde el año 2016 por haber superado el nivel de azufre máximo permitido en el combustible en sus escalas o fondeos en la Bahía de Algeciras.

El límite de azufre para las estancias en puertos o fondeo en la zona de servicio se encuentra actualmente limitado por ley al 0,1% de la masa del carburante. Sin embargo, en las inspecciones periódicas que se efectúan por la Capitanía se ha detectado el uso de combustibles con especificaciones superiores (tolerados en ámbitos como la navegación en aguas abiertas) que, consecuentemente, resultan más baratos. 

Se trata de una práctica que, además de incumplir con la normativa, tiene como consecuencia un aumento de la contaminación y las emisiones de gases nocivos a la atmósfera. La conservación del medio marino y su entorno son competencias de la Capitanía conforme a las que se abren los expedientes sancionadores.

Desde el año 2016 y hasta 2020 el conjunto de las Capitanías Marítimas de los puertos españoles han abierto 91 expedientes sancionadores por estas irregularidades. De este total, 36 se han incoado en Algeciras, cuatro de cada diez. 

De los 36 expedientes, un total de 23 han concluido con la imposición de sanciones firmes que han sido cobradas y que suman 150.890 euros. A su vez, hay seis expedientes más en trámite y otros tres por supuestas infracciones se encuentran pendientes de ser incoados.  

Por anualidades, en 2016 la Capitanía Marítima abrió 8 de los 11 procedimientos de este tipo en España, de los que cinco concluyeron con sanciones firmes y 27.000 euros en multas. En 2017 fueron 15 expedientes entre todos los puertos del Estado, de los que tres tuvieron como escenario el Puerto de Algeciras. Y los tres se cerraron con multas, valoradas en total en 17.000 euros.

En 2018 hubo 29 expedientes incoados en total, con ocho en Algeciras. Todos se saldaron finalmente con sanciones firmes y pagadas por un importe de 63.940 euros. 

Ya en 2019, 13 de los 26 expedientes por exceso de azufre en los puertos españoles fue incoado por la Capitanía algecireña. De estos, siete han sido ya declarados como sanciones firmes y pagadas, por 42.950 euros. Otros cuatro procesos del Puerto de Algeciras están pendientes de resolución y uno más de apertura. 

Lo mismo sucede en 2020, con 10 expedientes en España. Cuatro están impulsados por la Capitanía Marítima de Algeciras, de los que dos están pendientes de resolución y otros tantos de la apertura del expediente tras la detección de la supuesta infracción. Los trámites administrativos implican que un expediente abierto en un año se cierre, generalmente, en el siguiente ejercicio. 

Control de las emisiones

El control de las emisiones contaminantes a la atmósfera se aborda, principalmente, desde dos frentes. La toma de muestras de carburante es el instrumento utilizado para detectar y multar el uso de combustibles con un contenido en azufre por encima de los límites establecidos para las aguas portuarias.

Los inspectores toman tres muestras del carburante -una para la tripulación y dos para el control- que se analizan en un laboratorio homologado para determinar el porcentaje de azufre sobre la masa total.

La Capitanía, en estrecha colaboración con la Autoridad Portuaria, también supervisa el estado de la flota que atraca o fondea en el puerto para detectar falta de mantenimiento o averías en los motores, en muchos casos guiados precisamente por las columnas de humo que emergen de las chimeneas. Tras estas deficiencias se encuentra en muchos casos el origen de las emisiones incontroladas de partículas, dióxido de carbono y de azufre. Conforme a estas inspecciones también cabe la posiblidad de sancionar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios