Pregonó la XXI edición

Fallece a los 83 años Manuel Herrera, el alma de la Bienal

  • El coordinador durante más de dos décadas de los 'Jueves Flamencos' de la Fundación Cajasol ha sido una figura esencial en el reconocimiento del arte jondo como un tesoro cultural 

Manuel Herrera durante su pregón de la XXI Bienal en el Real Alcázar de Sevilla. Manuel Herrera durante su pregón de la XXI Bienal en el Real Alcázar de Sevilla.

Manuel Herrera durante su pregón de la XXI Bienal en el Real Alcázar de Sevilla. / Antonio Pizarro

El gestor cultural, flamencólogo y profesor Manuel Herrera Rodas (Casariche, 1937) ha fallecido esta tarde a consecuencia de una larga enfermedad dejando huérfanos no sólo a sus familiares sino también a la legión de artistas y aficionados que siempre lo han querido y respetado como una de las personalidades más importantes del panorama cultural español de las últimas décadas. Figura esencial en la historia, modernización y defensa del flamenco, el que fuera director (en 1998, 2000 y 2002) y alma de la Bienal, proyecto que ideó con un grupo de aficionados y que concretó el entonces concejal de Cultura José Luis Ortiz Nuevo, contribuyó a estabilizar el flamenco en las programaciones culturales de la ciudad y de Andalucía desde su fecunda labor durante más de dos décadas como coordinador de los Jueves Flamencos y del ciclo Conocer el Flamenco de la Fundación Cajasol. Su última responsabilidad fue asumir el pregón de la XXI Bienal en los Reales Alcázares, que ofreció el pasado 4 de septiembre tomando así el relevo del escritor Felipe Benítez Reyes. El cáncer que padecía no le restó alas a su intensa afición ni le alejó de las plateas, de ahí que se le pudiera ver en el último estreno de Andrés Marín en la Bienal, La vigilia perfecta

Dotado de una personalidad extremadamente leal y generosa, su deseo de prestigiar a grandes artistas entonces olvidados y ayudarlos a tener una vejez digna lo condujo de la mano del recordado Paco Cabrera (que lo introdujo en la Fundación El Monte) a fundar la peña El Pozo de las Penas de Los Palacios, localidad a la que fue destinado como profesor de Lengua, y a partir de ahí a dedicar su vida al flamenco, que él mismo definió como "una riqueza que me ha llenado el espíritu" durante el homenaje que se le tributó el año pasado en la Fundación Cajasol.

Herrera organizó el Festival de la Mistela de Los Palacios, que sigue llevando a cabo con el apoyo municipal la peña flamenca El pozo de las Penas. La enseñanza siempre fue otra pasión del coautor y coordinador del proyecto editorial Música 1 a 6 de Educación Primaria. Del flamenco a todas las músicas, una iniciativa para llevar el flamenco a los colegios que no ha llegado aún a materializarse. Asimismo impulsó los Cursos de Verano de Casariche, que desde hace quince años proyectaban la historia y la cultura de la sierra sur sevillana. Todos los grandes artistas de los últimos tiempos y los aficionados cabales están en deuda con él. Descanse en paz. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios