Los Barrios

Acerinox vuelve al trabajo tras la parada por el decreto de cierre

Trabajadores de Acerinox entran en la fábrica para el proceso de arranque tras la parada Trabajadores de Acerinox entran en la fábrica para el proceso de arranque tras la parada

Trabajadores de Acerinox entran en la fábrica para el proceso de arranque tras la parada / Erasmo Fenoy

La fábrica de Acerinox en Los Barrios ha vuelto al trabajo. El proceso de arranque de la factoría se ha iniciado finalmente a las 15:00 de este jueves con la intención de ir poniendo en marcha las líneas imprescindibles para servir a la cadena de suministro, a las industrias básicas, cumplir con los contratos de exportación y contribuir con el consumo (es una industria electrointensiva) al equilibrio eléctrico.

Así se ha comunicado a los trabajadores a primera hora de la tarde de hoy, después de que la empresa haya analizado tanto el decreto de permiso retribuido recuperable, que dejaba la siderurgia fuera de los servicios esenciales que podían mantener su actividad, como la nota aclaratoria del Ministerio de Industria o las resoluciones de otras comunidades autónomas y delegaciones del Gobierno respaldando actividades análogas.

Según explica el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez, en declaraciones a Europa Sur desde el domingo cuando se publicó el decreto "hemos estado trabajando en sus implicaciones legales" y la conclusión a la que ha llegado la empresa -"en consonancia y alineados con el Gobierno"- es que es necesario mantener una parte de la actividad siempre que se reduzca la movilidad de los trabajadores, que es el fin último del decreto aprobado por el Gobierno. "El objetivo principal es preservar la salud de los trabajadores", remarca Velázquez.

Para ello se trabajará con aproximadamente un tercio de la plantilla. Seguirá en teletrabajo el personal de la oficina y habrá un retén mínimo de mantenimiento. Se ha suspendido cualquier actuación adicional, así como las obras en marcha. Y se seguirán ejecutando las medidas preventivas ya activas orientadas a minimizar el riesgo de contagio.

La fábrica de Palmones quedó parada y con servicios mínimos de seguridad el pasado lunes por la noche, después de que el sector del acero descubriera por sorpresa el domingo por la noche que el decreto del permiso retribuido recuperable lo excluía de las actividades esenciales para las que se permitía el desplazamiento de trabajadores en las siguientes dos semanas.

El martes, el Ministerio de Industria publicó una nota interpretativa en la que especificaba que las actividades consideradas no esenciales "podrán mantener una actividad mínima imprescindible (mediante turnos de trabajo o número mínimo de plantilla) teniendo como punto de referencia la actividad de fines de semana o festivos". También excluía del permiso retribuido a los trabajadores relacionados con las actividades de importación y exportación, "en la medida en que se configuran como clave del abastecimiento o del cumplimiento de compromisos de contratos internacionales". Sobre esa aclaración se ha determinado la actividad que va a desarrollar Acerinox mientras dura la limitación extrema del movimiento de trabajadores. 

Por otra parte, la multinacional acerera está trabajando para reducir el impacto económico que la ralentización cuando no paralización de la actividad económica pueda tener sobre la empresa. Así, explica Velázquez, se ha actuado sobre el inventario y el capital circulante para dar liquidez a la compañía y así poder afrontar la coyuntura de incertidumbre "con más seguridad que la mayoría, la plantilla puede estar tranquila".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios