Enciclopedia de La Línea Barriadas de La Línea: La Colonia

  • Unas 2.000 personas viven en uno de los barrios más tradicionales de la ciudad, originado por una comunidad de pescadores a principios del siglo XX

La parroquia de la barriada de La Colonia, actualmente cerrada.

La parroquia de la barriada de La Colonia, actualmente cerrada. / Jorge del Águila

La Colonia es uno de los barrios más tradicionales de La Línea. Desde siempre ha sido una de las zonas más queridas de la localidad al haber albergado a la población más humilde, al igual que otras barriadas como La Atunara o San Bernardo; zonas que son patrimonio fundamental del folklore linense.

Una de sus principales características es la sencillez de sus habitantes, en su mayor parte clase trabajadora, aunque actualmente se ha registrado una diferencia sustancial entre el tipo de viviendas de la barriada próximas a la línea de costa y las del interior del barrio, estas últimas mucho más sencillas y humildes, respecto a las deslumbrantes casas de la Avenida España. De todas formas, la población de La Colonia siempre se ha caracterizado por su homogeneidad socioeconómica, a pesar de que en las últimas décadas se haya procedido a la construcción de viviendas de lujo, e incluso aunque en la misma barriada se encuentre una de las entidades de más prestigio en la vida social de los linenses, el Tenis Club.

Pese a las modificaciones urbanísticas recientes, el barrio nació como colonia de pescadores, de ahí su nombre, quienes salían a faenar allá por la primera mitad del siglo XX. La actividad pesquera sigue siendo una de las ocupaciones fundamentales de la población activa de la vecindad.

Incluso después de que muchos de los problemas de la zona se hayan suavizado en los últimos años, aspectos relacionados con la seguridad ciudadana, las drogas, la limpieza y las deficiencias urbanísticas de esta parte de la ciudad siguen siendo importantes. Esto ocurre con el pavimento de la mayor parte de las calles y, sobre todo, el gravísimo problema de las redes de saneamiento y de abastecimiento de agua, que traen de cabeza a vecinos y a representantes de su asociación en los comienzos del nuevo milenio.

En las últimas décadas del pasado siglo, la construcción del Centro Comercial Gran Sur, ubicado entre La Colonia y Los Junquillos, hizo que los vecinos esperasen una nueva remodelación sustancial de las infraestructuras y una alternativa ante los problemas económicos y sociales de las dos zonas.

Una de las calles de La Colonia. Una de las calles de La Colonia.

Una de las calles de La Colonia. / Jorge del Águila

El barrio tampoco tiene centros de recreo, instalaciones deportivas, zonas verdes ni parques para el desarrollo de la vida social de los jóvenes y adolescentes de la barriada. Por no tener, La Colonia no tiene ni colegio ni cualquier otro centro de enseñanza. El más próximo es el Carlos V. Esta falta de infraestructuras hace que los jóvenes tengan que salir del barrio para divertirse. Ni siquiera la barriada próxima de Los Junquillos está debidamente acondicionada para las actividades de la población juvenil, parte de la cual ha tomado un rumbo distante y diferente de lo que sería el habitual.

Pese al desarrollo urbanístico de la ciudad, la precariedad de la zona en esta materia es evidente, como ya se ha apuntado anteriormente. Son palpables el deterioro de las calles y los sustanciales problemas de seguridad, que según miembros de la asociación vecinal tienen solución, siempre y cuando se atiendan con un mínimo de interés por parte de los diferentes equipos municipales de gobierno, aunque la realidad demuestra que queda mucho por hacer en esta y en otras barriadas de nuestra ciudad.

La barriada de La Colonia ha sido siempre un lugar tradicional del municipio linense, un baluarte de la población más popular y, hoy en día, santo y seña de la vida social de la gente más humilde. Lo catastrófico sería, según sus habitantes, que el desarrollo municipal se haga al margen de una zona tan carismática y tan popular. La barriada de La Colonia tiene en la actualidad unas 2.000 personas.

Contaba con la antigua Iglesia de La Colonia, actualmente cerrada. Hoy los feligreses católicos asisten al culto en la vecina barriada de Los Junquillos, en la Parroquia del Sagrado Corazón. Posee una Asociación de Vecinos, que fue fundada en el año 1996. Como entidades cuenta con el Club Deportivo Colonia, de gran tradición en el mundillo deportivo de la localidad. Además posee la Asociación de Amantes de la Copla y la Peña El Jilguero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios