La Línea

Justicia tardía para una alumna de Piano del Conservatorio Muñoz Molleda

  • El TSJA ordena al centro que admita a una alumna cinco años después de superar su examen de ingreso

  • El padre de la afectada denunció presuntas irregularidades en el proceso de selección para el grado de piano en 2015

El conservatorio de música Muñoz Molleda de La Línea.

El conservatorio de música Muñoz Molleda de La Línea. / E. Fenoy

Una alumna cuyo padre estaba entre los que denunciaron presuntas irregularidades en el proceso de selección para el Grado profesional de Piano para el curso 2015/2016 en el Conservatorio Muñoz Molleda de La Línea debe ser admitida cinco años después de que se celebrase la prueba de acceso según una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Se trata del último fallo a favor después de que la familia presentara distintos escritos a la delegación territorial de Educación y al Defensor del Menor y denunciase lo ocurrido ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Cádiz. Esta sede judicial le dio la razón a la afectada, la Junta recurrió y el TSJA volvió a fallar a favor de la alumna, pero ya en 2020. 

El padre de esta alumna lamenta que la decisión llegara tan tarde, después de tantos trámites y ante la lentitud de los procedimientos, por lo que la afectada ya no podrá acceder a estos estudios de Piano. "De qué os vale ahora que tenga el Conservatorio que admitir a mi hija después de cinco años, cuando ahora acabará el Bachiller y se irá a estudiar fuera de La Línea. Finalmente, todo es una culpa repartida entre la Administración, que no resuelve bien los asuntos de su entorno, y la Justicia, que no resuelve en tiempo oportuno para evitar que el daño sea irreparable", ha lamentado. 

El caso de esta alumna comenzó el 3 de junio de 2015, cuando acabó sus estudios de cuatro años del Grado de Enseñanzas Básicas (coincide con la etapa escolar de Primaria) en el Conservatorio Muñoz Molleda. Entonces debía realizar un concurso oposición para obtener una de las ocho plazas disponibles para el Grado Profesional de Música para continuar sus estudios en la modalidad de piano.

A este concurso oposición se presentaron 20 aspirantes. El denunciante explica que ocurrió un hecho "desagradable". "Mi hija era alumna, junto otras siete, de un profesor de piano que tenía una mala relación con la directora del Conservatorio y por tal motivo sufrieron el daño colateral que ocurre en estos casos, cuando alguien dirige una administración como si fuera suya y de forma dictatorial, todos quedarían fuera de las ocho plazas de acceso", afirma el padre de la afectada. 

La chica obtuvo la octava plaza y fue la única del grupo presentado por el mismo profesor que logró aprobar. Sin embargo, tras la revisión del examen de una alumna que quedó fuera, se le revisó su nota al alza y, finalmente, logró el acceso al curso. "La prueba de piano no fue grabada y no se le hizo volver a tocar su interpretación de piano. El tribunal que preside la directora del Conservatorio se reunió un par de semanas después y acordaron, tras hacer memoria de "cómo tocó hace ya unas semanas”, subir casi un punto la nota de interpretación. Solo subieron la nota a éstos que reclamaron, perjudicando al resto que no consideramos reclamar pues ya habíamos obtenido una plaza en el concurso de oposición", relata el padre de la alumna. 

"El proceso establece que la nota debe ajustarse a la décima, por lo que la nota de la afectada se redondeó a la baja con una nota final a 7,3 y la de la otra opositora, se redondeó al alza a una nota también de 7,3, produciéndose entonces un empate, por lo que había que hacer un sorteo para elegir al aspirante final", relata el padre de la alumna que se quedó fuera. 

Tras el sorteo, que según el denunciante no fue público, su hija quedó en el noveno puesto y no pudo acceder al grado. Entonces comenzaron las reclamaciones ante la Consejería de Educación, a la que solicitó la revisión del examen y ante la negativa por haberlo hecho fuera de plazo, pidió que se ampliaran las plaza a nueve por la "anomalía realizada". Esta petición también fue denegada y ya interpuso una denuncia por la vía de lo contencioso-administrativo, "lo que me costó mi dinero y el tiempo que no disponía, pues pasarían los años que suelen llevar estos procesos para los ciudadanos de a pie y mi hija iría perdiendo sus correspondientes cursos del conservatorio, así como la esperanza de ser admitida a tiempo de poder continuar sus estudios".

La petición de amparo ante el Defensor del Menor tampoco prosperó y hasta 2018 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Cádiz no falló a su favor, tres años después. Sin embargo, la Consejería elevó un recurso de apelación ante el TSJA. El afectado decidió no oponerse, pero el alto tribunal andaluz le acabó dando la razón en 2020, cuando a la afectada solo que quedaba por finalizar su segundo año de Bachillerato e iniciar este año una carrera fuera de La Línea. "Por todo ello, no podrá cursar los estudios de piano que tanto le ilusionaban por la increíble y desastrosa situación que le he descrito", lamenta el padre de la afectada. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios