La Línea El coronavirus diezma el personal del Hospital de La Línea

  • Un positivo tras un parto obliga a situar en cuarentena a médicos y enfermeras de maternidad

Acceso al Hospital comarcal de La Línea Acceso al Hospital comarcal de La Línea

Acceso al Hospital comarcal de La Línea

El Covid-19 (coronavirus) está asestando un duro golpe al personal sanitario del Hospital de La Línea. Un buen número de médicos y enfermeras permanecen en cuarentena después de que se produjese un parto en el que la madre dio positivo al coronavirus tras dar a luz

La Línea no es ajena al gravísimo problema en que se encuentra el personal sanitario del Campo de Gibraltar que empezó a descollar en el Hospital Punta Europa de Algeciras, donde ya son cinco los positivos confirmados entre sus trabajadores. Como sucedía precisamente en ese centro hace apenas unos días, una mujer embarazada ha sido el punto último que ha desatado la alarma.

En el caso de La Línea, la por entonces todavía premamá ingresó prácticamente a punto de dar a luz, de manera que los médicos y el resto de personal tuvieron que centrarse en que trajese su hijo al mundo, dejando para más tarde lo que en circunstancias normales es el primer paso a cualquier ingreso: el preceptivo PCR.

Un día después se conoció que los resultados de la prueba determinaban que la joven había dado positivo de coronavirus, aunque era asintomática. De inmediato se produjo una orden para que todas las personas que habían estado en contacto con ella permaneciesen en cuarentena y se realizasen los preceptivos test, a cuyos resultados no ha tenido acceso Europa Sur.

Esto provoca que especialmente en la planta de maternidad, el número de personas que están en disposición de atender a los pacientes esté bajo mínimos, según detallan los propios trabajadores.

El personal alerta que se repetirse situaciones como éstas que obligan a posponer la realización del test (frecuentes cuando se trata de un accidente, un parto…) las urgencias y otras dependencias del Hospital comarcal de La Línea pueden quedar saturadas no tanto por el número de personas que ingresan, que de momento no es especialmente elevado, sino por la paulatina reducción del personal.

En ese sentido los trabajadores del centro lamentan que la administración no parezca tener previstas soluciones "cuando era algo más que previsible" y deslizan duras críticas a los sindicatos. “Permanecen en silencio mientras nos estamos jugando literalmente la vida. Se ve que para ellos sí que ha llegado el verano”, denuncian.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios