150 Aniversario de La Línea El nuevo Ayuntamiento

  • 1870-2020. Miguel del Manzano recorre en una serie de entregas los principales hitos del proceso por el que se creó la ciudad

La iglesia de la Inmaculada, uno de los edificios más antiguos de La Línea La iglesia de la Inmaculada, uno de los edificios más antiguos de La Línea

La iglesia de la Inmaculada, uno de los edificios más antiguos de La Línea

Tras su constitución, en 1870, comienza el nuevo municipio, de inmediato, a dar señales de su vitalidad y aspiraciones. El Ayuntamiento inicia al día siguiente de su constitución sus funciones y en la sesión celebrada en el salón de la escuela pública de la localidad se resuelve, tras aprobarse el acta de constitución, dar posesión de su cargo como alcalde segundo a Andrés Herrera.

Se acordó, también, que designar a una persona que pasara a recoger los padrones, ofreciéndose el coronel de Carabineros a nombrar a un individuo del Cuerpo de su mando para que prestara este servicio. Se designa a los concejales Bernal y Guerrero para que busquen una casa donde se instale el Cuerpo Capitular y la Secretaría de este Ayuntamiento. También se acordó que los miércoles y sábados, a las 8 de la tarde, se celebraran las sesiones ordinarias de este Ayuntamiento. También se confirmó en su puesto de portero-alguacil de este Municipio, a Andrés Guerrero Oliva. Con motivo del feliz término del proyecto de segregación de este municipio del Ayuntamiento de San Roque, el Gobierno de la nación otorga al señor alcalde, Lutgardo López Muñoz, el título de Jefe Honorario de Administración Civil.

En este mismo año de 1870 es creado el Juzgado Municipal, siendo su primer juez José Vázquez y su primer secretario lo ostenta Miguel Moscoso. En las actas de las sesiones celebradas por esta Corporación, a partir de junio de 1883, se da al Ayuntamiento el título de Ilustre, y por Real Decreto del Ministerio de la Gobernación, inserto en la Gaceta de Madrid de 19 de julio de 1922, se le concede el tratamiento de Excelencia. El día 30 de julio de 1870, el Ayuntamiento en sesión plenaria celebrada en esa fecha adopta el siguiente acuerdo:

“Se procedió a la designación del nombre con que haya de ser conocida esta población, y por unanimidad, fue aprobado llamarse en lo sucesivo Línea y de la Concepción, por ser éste el de la Patrona del Pueblo desde tiempo inmemorial y que con arreglo a las leyes recopiladas, la jurisprudencia enseña y los diccionarios de la Academia española reconocen, se debe titular esta población con el título de Villa, que es como se reconoce a toda población a quien se le concede el derecho de constituirse en Municipio”.

No llega a tener efectividad este acuerdo, y en el acta de la sesión del 8 de mayo de 1872 prospera la denominación de La Línea de la Concepción, que es definitivamente aceptada; no obstante, hasta 1883 no aparece reflejado este nombre en los referidos libros de actas, concretamente en la que corresponde a la sesión del día 9 de mayo, que éstas se celebren en La Línea de la Concepción.

El 5 de junio de 1931, el Ayuntamiento acuerda se denomine a la ciudad La Línea, sin más aditamento, instruyéndose el oportuno expediente, no obstante lo cual mantiene la ciudad su nombre y así consta en el Decreto del Ministerio de Hacienda de 9 de abril de 1934, por el que se modifica el régimen de entrada y salida del territorio español por La Línea de la Concepción. El 9 de septiembre de 1936, es revocado el referido acuerdo, restableciéndose el primitivo nombre de La Línea de la Concepción.

El primer alcalde

Lutgardo López Muñoz, en el año 1863, y siendo el vecino más antiguo y alcalde pedáneo del barrio de La Línea de Gibraltar, dependiente del municipio de San Roque, hizo donación a las autoridades militares de este cantón, de toda la piedra necesaria para la construcción del Pabellón de Jefes y Oficiales de su guarnición, edificio que hoy es la Comandancia Militar de La Línea, en la Plaza de la Constitución, antigua Explanada, cuyo edificio es actualmente el más antiguo de la ciudad.

Lutgardo López Muñoz Lutgardo López Muñoz

Lutgardo López Muñoz

Pero éste no fue el principal gesto de Lutgardo López Muñoz, como antiguo vecino de La Línea, sino precisamente quien en 1870 consiguió la emancipación de esta villa del municipio de San Roque, que se consiguió por decreto de S. A. el Regente, de 17 de enero de 1870. Por ello y como premio a sus esfuerzos y éxitos en tan loable hecho, el Gobierno concedió a Lutgardo López Muñoz el título de Jefe Honorario de la Administración Civil, e igualmente premió a José González de la Vega, una gran Cruz Honorífica.

El 20 de julio de 1870 Lutgardo López Muñoz tomaba posesión de su cargo, porque en justicia se merecía la alcaldía de La Línea, tras la elección realizada entre los vecinos designados por la Diputación Provincial para constituir el primer Ayuntamiento provisional de este municipio.

En la Línea no hay escuela de niñas y una sólo de niños. El Ayuntamiento no posee local alguno, las calles son de arena y existen pocos edificios de mampostería. La villa ha estado totalmente abandonada de las tareas del municipio sanroqueño. Hay que construir una nueva ciudad.

El 28 de diciembre de 1870 se crea el Juzgado Municipal con José Vázquez Soto como primer juez y Miguel Moscoso como Secretario. El 2 de enero de 1871 es inscrito en el Registro Civil del Juzgado Municipal el primer nacimiento. Al día siguiente, el primer fallecimiento. Y el 6 de febrero de ese mismo año se registra el primer matrimonio.

Lutgardo cesa como alcalde el 31 de enero de 1872, en que es elegido por votación popular José Peón Fernández. El 10 de abril de 1881, Lutgardo volvería otra vez a ocupar la alcaldía, que ostentaría hasta el primero de julio de dicho año; luego fue concejal en distintas corporaciones municipales.

Lutgardo López Muñoz falleció en La Línea de la Concepción el día siete de julio de 1893 a los 78 años de edad, y la noticia de su fallecimiento y acto de sepelio nos la da el Diario de La Línea: “Ha fallecido en esta villa nuestro respetable y convecino Lutgardo López Muñoz. Es una desgracia que lamentamos vivamente y que ha producido en la localidad gran sentimiento. Era el señor López Muñoz uno de los más antiguos vecinos de esta villa, en la que siempre ha radicado y ejercido influencia, desempeñando en diversas épocas los primeros puestos, siendo muy querido y respetado por todos. Militó en el partido liberal, en el que siempre fue uno de sus más forzados campeones, si bien hoy alejado de la política activa. El sepelio, que tendrá lugar mañana, día ocho de julio, es seguro que concurrirá la población entera, rindiendo justo tributo del cariño que era objeto el finado. También concurrirá una numerosa representación del Partido Liberal y de la Corporación Municipal”.

La fecha de la muerte de Lutgardo López Muñoz, el 7 de julio de 1893, coincide con la Velada linense en aquel año, por lo que como muestra de respeto y aprecio, el Ayuntamiento acordó que aquella noche no se encendiera el alumbrado de la Caseta Municipal y que no tocara la música en la Plaza Alfonso XIII.

Años más tarde, ya en 1931, como único recuerdo, el Ayuntamiento acordó darle su nombre a una calle de La Línea, precisamente a la antigua calle Alba. Años más tarde, se cambió el nombre de esa calle y se le puso su nombre a la que va desde la calle Carboneros a la Avenida España, justo enfrente del Cuartel Ballesteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios