Memoria Histórica en Jimena | Fosas comunes del franquismo Objetivo: reparar la infamia

  • La Universidad de Cádiz escanea el antiguo cementerio de Jimena para buscar una fosa común con una veintena de represaliados por el franquismo

Expertos de la Universidad de Cádiz escanean el cementerio de Jimena. Expertos de la Universidad de Cádiz escanean el cementerio de Jimena.

Expertos de la Universidad de Cádiz escanean el cementerio de Jimena. / E. S.

Jimena de la Frontera busca cerrar las heridas de uno de los episodios más duros de su historia reciente, el de la represión del franquismo. El Ayuntamiento, la Diputación Provincial y la Universidad de Cádiz trabajan en un proyecto para localizar la fosa común del antiguo cementerio del pueblo donde, según los testimonios recogidos por los historiadores, yacen los restos de una veintena de personas que fueron fusiladas en 1936, poco después del inicio de la guerra civil.

Un equipo de investigadores del Departamento de Prehistoria, Historia y Filosofía de la Universidad de Cádiz han realizado este mes una prospección con georradar en el cementerio del castillo de Jimena. Las trabajos, pedidos por el Ayuntamiento a la Diputación, han consistido en un escaneado superficial de los dos patios de la cara norte del camposanto, donde los historiadores sitúan la fosa. Se trata del proceso previo a la realización de catas arqueológicas que se efectuarán una vez analizados los datos del radar y si éstos arrojan certidumbre sobre la ubicación de la fosa que den pie a continuar con los trámites para su apertura.

El alcalde de Jimena, Fran Gómez, subraya que se trata de una iniciativa importante para dar cumplimiento efectivo a la Ley de Memoria Histórica. “Los testimonios apuntan que en el cementerio hay una fosa común. Estas prospecciones nos van a ayudar a conocer qué hay bajo el suelo del patio del cementerio para continuar trabajando con miras a una exhumación”, resalta Gómez. No es una tarea fácil, puesto que en el patio también hay enterramientos en superficie además de tres crujías con nichos.

En Jimena, como en buena parte de Andalucía, la guerra civil no supuso enfrentamiento armado directo, sino que la zona quedó en apenas unos días bajo el control de las tropas sublevadas que implantaron una represión sistemática.

“De siempre se ha sabido que en el cementerio de Jimena hay una fosa común. En uno de los muros son visibles las marcas de los disparos del fusilamiento. Necesitamos salir de la duda”, detalla Andrés Rebolledo, presidente del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y responsable de la Casa de la Memoria de Jimena. “Estas prospecciones son un paso importante, pero que llega con retraso”, valora Rebolledo, quien agradece no obstante el trabajo emprendido por el municipio.

Los expertos de la UCA durante el escaneado del cementerio. Los expertos de la UCA durante el escaneado del cementerio.

Los expertos de la UCA durante el escaneado del cementerio. / E. S.

Sobre la fosa, según los expertos, pende la duda de si los restos fueron trasladados en los años 40 a una huesera del propio camposanto. Se trataba de una forma de alejar a los familiares de los lugares de enterramiento, para que no preguntaran más. Sin embargo, los funcionarios del cementerio dicen no saber nada al respecto si bien la huesera hace años que también dejó de estar identificada. El escaneado permitirá resolver este interrogante.

Si el resultado del georradar es positivo “seguiremos dando los pasos y peleando para que se hagan las catas”. Rebolledo agrega que también hay fosas pendientes de ser buscadas en el cementerio del castillo de Castellar, así como en San Roque y Los Barrios.

Jimena, pionera

La localidad fue una de las pioneras en la reapertura de fosas comunes de la represión franquista. Además de la que está siendo investigada ahora en el camposanto, en Jimena existen otros dos enclaves señalizados como fosas comunes, según el inventario de la Consejería de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía.

Una de ellas, la denominada como Paraje de la Cruz Blanca, fue abierta en 1980 en una acción “pionera e importante”, tal y como la valora Rebolledo. El partido socialista de Jimena, que tenía en 1979 a José Jiménez como secretario general, acordó en diciembre de ese año iniciar los trámites judiciales y administrativos para exhumar los restos de cuatro personas que fueron asesinadas a las afueras del pueblo. “De haber seguido en aquel momento, la restitución de la deuda del Estado con los represaliados hubiera sido más eficiente. Se hubiera avanzado mucho más”, estima Rebolledo, quien alude a que aún queda mucha simbología franquista de espacios públicos sin retirar. “Es inadmisible en pleno siglo XXI”, apostilla Rebolledo con la plaza Menéndez Tolosa de Algeciras como ejemplo.

El tercer enclave de Jimena en el que los testimonios apuntan como lugar de enterramiento de represaliados se encuentra en la Vega del Cortijo. Según el inventario andaluz, en este lugar yacen los restos de cuatro personas, entre ellos un matrimonio cuya mujer estaba embarazada. Esta tercera fosa es más compleja de localizar porque se encuentra en un lugar amplio, sin referencias claras, aunque no se descarta su búsqueda en un futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios