30 años del IECG

Ser gibraltareño: identidades y culturas de los residentes en Gibraltar (y II)

  • Existe una diversidad de orígenes y procedencias culturales, pero la población nativa parece tener mayores vínculos culturales con la cultura inglesa y española por motivos históricos

Recuerdos a la venta en un comercio de Gibraltar con la bandera de Reino Unido.

Recuerdos a la venta en un comercio de Gibraltar con la bandera de Reino Unido. / E. Fenoy

En el presente artículo, continuación de la primera entrega, tratamos de conocer la identidad gibraltareña que se refleja en las representaciones sociales del ser gibraltareño, en la definición de los límites físicos, sociales y simbólicos, en las formas de sentir y pensar y en las prácticas de la vida cotidiana.

Caracterización sociodemográfica

Se realizaron 17 entrevistas (10 hombres y 7 mujeres). La edad de los entrevistados varía entre 26 y 74 años: 7 tienen entre 60 y 70 años (5 hombres y 2 mujeres); 7 tienen entre 40 y 60 años (4 hombres y 3 mujeres) y 3 tienen entre 20 y 40 años (2 mujeres y 1 hombre).

En cuanto al estado civil, la mayoría de los entrevistados están casados (ocho hombres y cuatro mujeres), tres están divorciados (1 hombre y 2 mujeres) y 2 son solteros (1 hombre y 1 mujer).

En cuanto a la descendencia, solo dos entrevistados no tienen hijos (un hombre y una mujer). El resto de los entrevistados tienen hijos, entre 1 y 2 hijos (5 hombres y 5 mujeres), más de 3 hijos 3 entrevistados (1 mujer con 2 hombres, 1 hombre con 5 hijos, y otro con 6 hijos).

Respecto al nivel educativo, 9 entrevistados tienen un título (seis hombres y tres mujeres), una maestría (1 mujer), 4 de nivel secundario, (3 hombres y 1 mujer), 1 técnico superior (1 hombre) y 10º grado (1 hombre).

Las profesiones que se ejercen también son diversas: hay 2 contables (dos hombres), 3 jubilados (3 hombres), 1 enfermero, 2 abogados (2 hombres), 2 arquitectos (1 hombre y 1 mujer), 2 empresarias (2 mujeres), 1 profesora, 1 directora de la Cámara de Comercio, y 1 directora de empresa, 1 comerciante y 1 profesional de la limpieza.

En cuanto al lugar de residencia, de los 17 entrevistados, 4 viven en España (2 hombres y 2 mujeres) y 13 en Gibraltar, entre residentes y nativos (8 hombres y 4 mujeres).

En cuanto al origen del nacimiento, 4 nacieron en Gibraltar (4 hombres y 1 mujer), 4 en Inglaterra (2 hombres y 2 mujeres), 2 en España (1 mujer en Melilla y 1 hombre en La Línea), ciudad fronteriza con Gibraltar, 1 hombre en (Goa) India, 1 mujer también en India, 1 hombre en Angola, 1 hombre en Marruecos, 1 hombre en Israel, 1 mujer en Alemania y 1 mujer en la República Dominicana.

En cuanto a la procedencia de los padres de los entrevistados, distinguimos:

1) Los nativos y nacidos en Gibraltar (3 hombres y 1 mujer), los orígenes varían entre los portugueses, gibraltareños, españoles, ingleses, franceses y judíos.

2) Los nacidos en España, uno de los cuales vivió toda su vida en Gibraltar, los orígenes son españoles y judíos. Otra entrevistada, también española, sus padres son españoles.

3) De los que no nacieron en Gibraltar, entre residentes y no residentes, hay un indio que nació en Goa y tiene padres de origen indio y portugués. El otro entrevistado, que nació en India, tiene ambos padres de origen indio. Uno de los entrevistados, nacido en la República Dominicana, tiene un padre dominicano de origen libanés y la madre es de origen dominicano. Otra entrevistada nació en Israel pero el origen de sus padres es francés. Una de las mujeres entrevistadas nació en Alemania, pero su padre es de origen alemán y su madre es rusa. Otra nació en Inglaterra, pero sus padres son de origen iraní. Dos entrevistados (un hombre y una mujer), son de origen británico, nacidos en Inglaterra. Otra mujer, nacida en Inglaterra, es hija de españoles. Los padres de otro entrevistado, nacido en Marruecos, proceden también de ese país norteafricano. Finalmente, otro de los entrevistados nació en Angola, siendo el padre de origen angoleño y, la madre, portuguesa.

En cuanto a la religión, 13 son católicos (8 hombres, 5 mujeres), 1 judío (1 hombre), 1 musulmán (1 hombre), 1 hindú (1 mujer), 1 bahaísta (1 mujer) y uno sin religión (1 hombre).

Resultados y discusión final

Como hemos visto en la caracterización sociodemográfica de los participantes en el estudio, existe una diversidad de orígenes y procedencias culturales, pero la población nativa parece tener mayores vínculos culturales con la cultura inglesa y española, teniendo en cuenta su pasado histórico y su condición colonial con Inglaterra y la frontera con España. Es en la diversidad de experiencias donde el proceso de identificación da forma al sentimiento de pertenencia al grupo, en el que los propios miembros de estos grupos están compartiendo su pertenencia.

Referente a las razones para vivir en Gibraltar, independientemente del origen geográfico de sus habitantes, se percibe un fuerte vínculo social y familiar entre los diferentes grupos culturales, además del gusto por vivir en Gibraltar.

Concluimos también en que, especialmente los residentes y los no residentes afirman que la principal razón para estar en Gibraltar es la oportunidad de empleo que ofrece la economía de Gibraltar. La economía, al igual que la identidad, también está estructurada y construida sobre las relaciones de intercambio mediadas entre la igualdad y la diferencia.

Una bandera gibraltareña en un comercio. Una bandera gibraltareña en un comercio.

Una bandera gibraltareña en un comercio. / E. Fenoy

Se comprobaron lazos familiares entre los nativos y los residentes e incluso los no residentes. No solo por los matrimonios mixtos, sino también por las relaciones diarias entre los residentes y el trabajo. Los entrevistados tienen contacto social y asisten a diversos grupos sociales, ya que todos ellos informan de que no tienen fricciones ni inconvenientes en relación a grupos de diferentes culturas, incluidos los grupos religiosos. Por lo tanto, puede observarse que en los tres perfiles de los encuestados casi todos reconocen la armonía e integración entre los diferentes grupos.

La tentativa de comprender la perspectiva de yanito, hemos evaluado que algunos residentes, debido a que dominan ambos idiomas, aunque no hayan nacido en Gibraltar, se consideran también como yanitos. Para otros, el yanito es algo que está más allá de la definición y solo se puede sentir. Como dice un entrevistado nativo: “yanito somos todos, es un nombre que nos ponen y ni siquiera sabemos de dónde viene” (hombre de 68 años, jubilado, gibraltareño, padre de origen portugués, madre de Gibraltar). Esta forma tan mixta y particular de ser, y al mismo tiempo tan única, es descrita por uno de los residentes también: “Creo que es un automatismo ligado a esta forma bicultural de ellos. Creo que no es una contradicción sino una mezcla. De hecho, es una expresión de esa mezcla”. (Hombre, 35 años, abogado, israelí, de padre francés, de madre francesa).

En cuanto al futuro de Gibraltar, debido a los constantes intentos del Gobierno español de negociar y recuperar la soberanía sobre el territorio de Gibraltar, causando algunos conflictos fronterizos, se ha generado un sentimiento de inseguridad en Gibraltar, y es posible percibir en prácticamente todos los entrevistados, tanto nativos, residentes y no residentes, la convicción de que Gibraltar no debe volver a pertenecer a España. Así pues, con respecto al futuro, la mayoría de los entrevistados creen que Gibraltar debe seguir perteneciendo al Reino Unido y que sería la mejor opción en este momento, aunque algunos entrevistados mostraron cierto interés en la autonomía o la independencia.

La mayoría de los entrevistados también consideran que Gibraltar tiene su propia identidad social y que los lazos políticos con el Reino Unido responden a un sentido y necesidad de protección, lo que no implica una voluntad de regresar a España. Podemos decir entonces que las identidades establecen particularidades de sentimientos, de pertenencia a la colectividad, como marcos o fronteras simbólicas, en un intento de orientar la percepción de la realidad, entretejiendo las diferencias y dando sentido a la vida social, como una forma híbrida de percepción, en la que establece clasificaciones sociales que dirigen y orientan las construcciones identitarias.

Para constatar el sentimiento de identificación con el hecho de ser gibraltareño, tratamos de saber qué es lo que más les gusta y qué es lo que menos les gusta de Gibraltar, el sentimiento de orgullo y lo que debería cambiar. Los resultados permiten afirmar que casi todos los entrevistados tienen la intención de seguir viviendo en Gibraltar y tienen un sentimiento de orgullo en relación a Gibraltar, no solo entre los nativos, sino también entre algunos residentes que han vivido más tiempo. Otros reconocen y hablan de la existencia de este sentimiento en la población general y de la forma y manera de integrarse, aceptando al otro como parte de sí mismos. Es decir, casi todos los entrevistados reconocen un sentimiento de pertenencia por parte de los residentes de Gibraltar y transmiten un sentimiento común de coexistencia e identificación como miembros de una sociedad que es a la vez única y diversa, pero que es sobre todo tolerante dentro de su diversidad. En otras palabras, la diversidad ha traído a Gibraltar un sentimiento de identificación con el territorio, pero también con la organización social y la mezcla cultural que lo compone y lo distingue.

Conclusión

A pesar de la complejidad cultural revelada por los participantes en esta investigación, existe un proceso de construcción de identidades específicas que se revela en la representación y el sentimiento de lo que es ser yanito, el intercambio y el cruce lingüístico entre el español y el inglés que da lugar a un nuevo habla, reflejando particularidades de vida y distintas formas de considerar el mundo. Este proceso constructivo también está relacionado con la dinámica de los límites físicos, sociales e identitarios.

El gibraltareño ha construido su propia cultura y su propia identidad entre estos dos espacios, el interior y el exterior de Gibraltar, el yo y el otro de diferentes orígenes geográficos y culturales, identificándose y condicionándose en la cuestión de querer estar siempre a un lado o al otro, dando sentido a la idea de grupo, como una pertenencia colectiva, como un proceso constante entre el distanciamiento y la familiaridad. Las constantes disputas políticas condicionarán que sus propios límites internos desprendieran un sentimiento común de coexistencia social entre sus habitantes.

La diversidad cultural, factor determinante para la construcción de la identidad gibraltareña

Y es sobre todo, la diversidad cultural lo que parece ser el factor determinante para la construcción de la identidad gibraltareña, pues cuanto más se diversificaran las culturas en este pequeño territorio, más se ha dimensionado al mismo tiempo su identidad, despertando un sentimiento común, más allá de un sentimiento de compartir, de integración, provocando un sentimiento de orgullo por su propia diversidad, o por su propia mezcla cultural.

Dada la imposición de las culturas, la inglesa y la española, así como la influencia de otras culturas, el gibraltareño buscó el límite muy próximo y casi imperceptible entre ser el yo y ser el otro.

El ser de gibraltareño es a la vez uno y múltiple, no está dividido ni compartimentado, solo está formado por estas diversas pertenencias que fueron componiendo a lo largo de sus historias y sus experiencias entre tantas culturas, que lo configuraron tanto de forma singular como de forma plural.

En términos concluyentes, la reflexión de uno de los entrevistados ilustra bien esta complejidad cultural que influye y se incorpora a la identidad cultural de cada gibraltareño.

“Me siento muy bien viviendo aquí. Siento que soy parte de una comunidad multicultural que hace grandes esfuerzos por integrarse, (...) y que acepta vivir con personas descendidas de otras culturas, clases económicas, ideas políticas, convicciones religiosas, incluidas aquellas que son muy distintas de la suyas, y aceptan a todos como parte de lo suyo. Es como una gran familia diversa que se tolera, más que tolera, celebra de estar entre gente diferente” (hombre, 73 años, arquitecto, gibraltareño, padre judío, madre española).

Artículo publicado en el número 53 de Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños (Octubre de 2020).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios