Ritual de belleza

El secreto que guardan las famosas en su piel para brillar en la alfombra roja de los Goya

  • La firma de alta cosmética española Natura Bissé presenta un tratamiento de rejuvenecimiento facial con el que las estrellas se preparan para pisar la alfombra roja

Una joven aplica crema en su rostro después de su rutina de limpieza. Una joven aplica crema en su rostro después de su rutina de limpieza.

Una joven aplica crema en su rostro después de su rutina de limpieza. / M. G.

A escasas horas para que se celebren los Goya y muchas actrices estarán ultimando detalles para pasearse por la alfombra roja cual diosas del Olimpo. Un vestido con el que sentirse espectacular, un peinado glamuroso y un rostro inmaculado son los pilares que sustentan el estilismo de las celebrities cuando acuden a algún evento. Algunas destacan tanto, que muchas mujeres imitan sus looks para sus alfombras rojas particulares.

Pero, ¿cómo se consigue lucir el rostro de una estrella de cine? Desconfiadas, algunas pensarán que los rostros angelicales de las celebs son el resultado de alguna intervención médico-estética pero nada que ver con la realidad. El tratamiento al que las estrellas del celuloide recurren para brillar se realiza en cabina y tiene el sello de la firma cosmética Natura Bissé, con boutique propia en El Corte Inglés de Nervión.

Una alternativa a las intervenciones quirúrjicas

Bajo el nombre de Inhibit Face-Lift, este tratamiento se presenta como una alternativa –también como un complemento– a los procedimientos médicos para obtener un resultado similar a un lifting. Este proceso está diseñado específicamente para minimizar las líneas de expresión y ofrecer un rejuvenecimiento global de la piel sin recurrir a inyecciones y a través de un proceso personalizado y relajante.

Gracias a un completo cóctel de activos, aplicados con efectivas y energéticas maniobras de masaje que estimulan la microcirculación y transforman la apariencia del cutis, logra renovar e iluminar, corregir y tensar, rellenar e hidratar la piel en una sesión de una hora.

Pensado para todo tipo de pieles, con independencia de la edad o el sexo, este tratamiento difumina las líneas de expresión y aporta a la piel un efecto jugoso, luminosidad y frescura, dotando de juventud a cualquier rostro.

Una experiencia relajante

Dividido en tres fases, el tratamiento resulta envolvente desde el primer momento que se entra en la cabina. Una luz tenue, flores blancas y un aroma que transporta al usuario al corazón de un bosque llevan al cliente a disfrutar de la experiencia como si estuviese en una especie de trance.

Antes de comenzar el tratamiento se realiza una limpieza de impurezas. Antes de comenzar el tratamiento se realiza una limpieza de impurezas.

Antes de comenzar el tratamiento se realiza una limpieza de impurezas. / M. G.

Sobre la camilla, una de las expertas de Natura Bissé procede a alinear el cuerpo mediante suaves masajes con los que preceder el tratamiento. A continuación, se realiza una limpieza del rostro y escote de forma que no queden impurezas en la piel que puedan restar beneficios al tratamiento. Una vez eliminadas, comienza Inhibit Face-Lift.

Primera fase: Renovar e iluminar el rostro

La primera fase consiste en renovar e iluminar el rostro. ¿Cómo? A través de un exfoliante rejuvenecedor ultraluminoso que se aplica junto con una mascarilla de celulosa de algodón. Esta exfoliación consiste en un cóctel de ácidos que trabajan en sinergia para revelar una piel mucho más lisa y uniforme, elástica y luminosa. Con resultados para todos los tipos de piel, los cutis que muestran falta de firmeza, líneas marcadas, manchas y un tono apagado se beneficiarán particularmente de sus efectos.

Una joven relajada mientras disfruta de un tratamiento facial. Una joven relajada mientras disfruta de un tratamiento facial.

Una joven relajada mientras disfruta de un tratamiento facial. / M. G.

A pesar de que una exfoliación pueda parecer agresiva –lo es en tanto en cuanto que su objetivo es eliminar células muertas de la piel– , en este caso no se producen consecuencias adversas, ya que no aparecen rojeces ni irritaciones y la sensación de limpieza y frescura es inmediata.

Segunda fase: Corregir y tensar la piel

La segunda fase, por su parte, se centra en corregir y tensar con un tratamiento reestructurante de efecto relleno que contiene un superconcentrado antiarrugas que se aplica con un masaje facial activador.

Para preparar la piel en profundidad antes del concentrado, se realiza un masaje, ya que eso favorece la absorción del producto y estimula la piel. Las maniobras, muy vigorosas y energizantes, activan de forma notable la microcirculación, potenciando una máxima oxigenación de los músculos faciales, de modo que se incrementa el metabolismo celular y la producción de colágeno y elastina.

Zonas en las que se suele aplicar el producto, ya que las líneas de expresión están más acentuadas. Zonas en las que se suele aplicar el producto, ya que las líneas de expresión están más acentuadas.

Zonas en las que se suele aplicar el producto, ya que las líneas de expresión están más acentuadas. / M. G.

Este concentrado, cuya primera fase se aplica meticulosamente en el surco de la arruga, contiene neuropéptidos relajantes que minimizan las contracciones musculares del rostro, causantes de las líneas formadas por la mímica facial. Además, incluye factores de crecimiento y otros ingredientes regeneradores e hidratantes.

Aunque la profesional reparta el producto por las zonas que considere más necesaria, resulta llamativa la implicación del usuario en el tratamiento. Antes de proceder, la especialista le ofrece un espejo a la usuaria y le pregunta por las zonas de su rostro que le resulten más conflictivas y así trabajarlas en mayor profundidad.

Fase final: Rellenar e hidratar

Como paso final del tratamiento, se aplica una mascarilla refrescante a base de ácido hialurónico que aporta una hidratación extra. La piel se ve mucho más llena, elástica y flexible, con una textura suavizada que ayuda a minimizar aún más la apariencia de las arrugas. Ésta también se aplica haciendo especial hincapié en los masajes, ya que la activación de la circulación en la zona es muy importante durante todo el tratamiento.

Una clienta con uno de los productos aplicados en las líneas de expresión. Una clienta con uno de los productos aplicados en las líneas de expresión.

Una clienta con uno de los productos aplicados en las líneas de expresión. / M. G.

¿El resultado? Un rostro rejuvenecido, luminoso, fresco y que no necesita de maquillaje. Aunque los resultados se potencian más si cabe al siguiente día de recibir el tratamiento.

Este tratamiento de alfombra roja puede aplicarse de forma continuada (hasta cuatro semanas seguidas) y las veces que el usuario quiera o necesite. Es importante recalcar que para que los efectos sean más notorios siempre se debe desmaquillar el rostro antes de irse a dormir (esto es recomendable con o sin tratamiento) y realizar las rutinas de hidratación habituales. De este modo, sentirse como una estrella de cine resulta mucho más sencillo de lo que se suele pensar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios