EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Feria de Los Barrios

La cabalgata anuncia la Feria Real

  • Los cabezudos y gigantes abren el desfile por el Paseo Marítimo de 36 carrozas y cinco pasacalles acompañados por seis bandas de música que anuncian que arranca la fiesta

La cabalgata anunciadora de la Feria Real comenzó ayer a su hora, rigurosa, sobre las ocho de la tarde. Las previsiones apuntaban que habría fiesta y así fue. Miles de personas se concentraron alrededor del itinerario del desfile en la avenida Virgen del Carmen, aunque como es habitual algunos algecireños comenzaron a disfrutar la cabalgada desde las doce de la mañana con los chiringuitos instalados en el Paseo Marítimo.

Los colores y el sonido se apoderaron del desfile. Los gigantes y cabezudos fueron los primeros que pisaron el asfalto impresionando a los más pequeños que observaban con asombro la grandeza de esos muñecos que caminaban de un lado a otro de la acera. Como es habitual la hilera de sillas blancas y de madera constituía una barrera humana que permitía que el desfile circulara con tranquilidad por las calles de Algeciras, aunque siempre había algún que otro pequeño que se acercaba lo máximo para recoger hasta el último de los caramelos.

El recorrido arrancó desde los edificios de la Autoridad Portuaria hasta llegar al Paseo Marítimo envuelto en los múltiples colores y papelitos que inundaban las calles y el ambiente. Finalmente, como viene siendo la tradición, acabó en el recinto ferial llegando a la rotonda del Milenio portando a las reinas de la feria María Mateo y Nuria Cívico de Jesús junto a toda su corte y damas. Más tarde tocó el turno del alumbrado, que abrió paso al arranque oficial coloreando con miles de luces las calles del Real.

Durante el desfile los ciudadanos pudieron disfrutar del paso de 36 carrozas, siete estaban elaboradas de forma artesanal, además les acompañaban seis bandas de música y seis charangas que alegraban el camino del largo recorrido de los fervientes amantes de la feria. Además se pudieron observar durante el paseo cinco pasacalles que iban animando a las familias con esos gestos que siempre asustan a algún que otro pequeño, desde el Bosque Encantado hasta el conocido Bob Esponja hicieron acto de presencia en la cabalgata.

La Policía Local abrió y cerró el desfile, que también contó con la presencia de efectivos de la Policía Nacional montados a caballo y Protección Civil. Además, los trabajadores de la empresa de Limpieza Algesa acompañaron el desfile al comienzo detrás del paso de las peñas El Caballo y El Estribo, que como cada año dieron un toque clave a la celebración.

Así, entre el alboroto ensordecedor del Paseo Marítimo también los espectadores pudieron disfrutar visualmente de los bailes de las peñas bolivianas o del mítico grupo de brasileñas que, paso a paso, caminaban bailando al son de los tambores.

Los niños fueron los auténticos protagonistas de esta cabalgata. Los miles de caramelos que se repartieron endulzarán a los pequeños durante la feria, en algunas casas estos regalos caídos del cielo perdurarán algo más tiempo, como también suele ser habitual. En definitiva, la risa y las miradas de asombro que busca arrancar la cabalgata volvieron a tener su protagonismo, siendo la feria algo más que una fiesta. Es la celebración donde la magia de los cuentos cobra realidad con carrozas que simulaban calabazas de Cenicienta, autobuses marinos, granjas con vacas gigantes, e incluso banderas multicolor para fusionar a toda la comunidad algecireña en una espiral de risas y celebración.

La larga cabalgata finalizó como siempre, con el gran despliegue de los trabajadores de Algesa que permite que hoy el huracán de sonrisas parezca un sueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios