velada y fiestas 2018 3 Corrida de toros

Bautismo y dos orejas para Pacheco en su Línea

  • El torero linense toma la alternativa y cuaja una gran faena a un excelente Lagunajanda. El matador recibe cuatro puntos de sutura en el descanso

La terna, ayer, a hombros en el coso de La Línea. La terna, ayer, a hombros en el coso de La Línea.

La terna, ayer, a hombros en el coso de La Línea. / Jorge del Águila

Miguel Ángel Pacheco arribó al Patio de Cuadrillas de la plaza de La Línea al filo de las 19:10. Tras él sus tres peones de lidia: Daniel Sánchez, Corruco de Algeciras y Ángel Mayoral. El linense saludó al alcalde, Juan Franco, y a toreros de plata de la comarca como Daniel Duarte. Abrazó también al insigne rehiletero Manuel Guirado, que asistió en 79 tardes en Las Ventas y saludó en 33 de estas. Corbacho lo acarteló en Algeciras para tomar la alternativa con Paquirri y Miguelín, pero la terna de se deshizo.

La de ayer fue una tarde de las que se quedan grabadas en la retina. Miguel Ángel Pacheco (La Línea, 1996) recibió la alternativa en su ciudad natal. El diestro linense tuvo de padrino a Antonio Ferrera y de testigo a David Fandila El Fandi.

El primero de Lagunajanda salió bravo y veloz. Con recorrido y trapío. De nombre Lenguadulce y con el 53 al lomo. Pacheco le saludó de rodillas y le aliñó tres lances más con el capote cogido por las esclavinas. Detonó el aplauso unísono de los tendidos. Tras la suerte de varas, Daniel Sánchez colocó un buen par precedido de buenos andares. Menos estético Ángel Mayoral en el suyo. El de La Línea le sacó ocho tandas de muleta al de encaste Domecq, que brilló por el derecho sobre todo en la terca con tres consecutivos soberbios. Débil por el izquierdo. La banda tocó Española y Gaditana y el tendido musitó su estribillo: “¡Ay, mi Línea, Línea de la Concepción!” Estocada profunda y certera. Dos orejas. Desde el tendido de sombra le arrojaron un gallo durante la vuelta al ruedo. Ángel Mayoral lo agarró con destreza. Antonio Ferrera lidió en segundo término a Pandereta, negro bragado. Humilló y con fondo. Certero al capote. Javier Sánchez Araujo pareó bien en primer puesto. Antonio Montoliú marró en segundo. El extremeño le sacó dos buenas tandas al natural. Faena a compás. Parsimoniosa y de menos a más. En las postrimerías, estocada y dos orejas. Le falló la espada en su segundo –el cuarto, en el orden de lidia–, de nombre Petardero, al que pinchó en dos ocasiones. Brilló Sánchez Araujo, de purísima y oro, en su par al cuarto.

El Fandi desorejó en tercer lugar a un toro terciado, inferior a sus antecesores. El nazarí pareó al violín en las últimas banderillas y se puso de bruces al astado. Lo corrió con la mano en la tez hasta que cesó el Lagunajanda en su carrera. Estocada tendida y descabello. Aplausos y oreja con fuerte petición de la segunda. Al quinto sí lo desorejó con criterio y con una faena redonda. A Papelera lo toreó en el sol, de donde emanaron vítores a cada muletazo de Fandila. Media estocada y dos orejas.

Tras la lidia del primero Pacheco tuvo que recibir cuatro puntos de sutura. Una herida en el tobillo se le abrió y precisó de asistencia en la enfermería. En la lidia de Ostentoso, negro listón y número 10, no le favoreció el poniente. El viento que se levantó en el último de la lidia deslució el capote. A este le puso dos Corruco de Algeciras, sobrio y con decisión. Sin suerte en la muleta y ante un toro exánime, Pacheco pinchó cuatro veces y cerró el festejo sin trofeos al sexto, plomizo en el juego e irregular a la muleta. La terna se marchó del coso a hombros desde el albero hasta el Patio de Cuadrillas, tras el que aguardaron más de un centenar de aficionados entre palmas y olés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios