Comisión de Justicia del Congreso

Delgado se dice víctima de Villarejo y acusa al PP de “alimentar las cloacas”

  • La ministra de Justicia asegura que no se doblegará ante el “chantaje” del ex comisario encarcelado

Comentarios 2

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, se presentó este miércoles como víctima de un intento de "chantaje" y "extorsión" del ex comisario José Manuel Villarejo y ha acusado al PP de "haber alimentado las cloacas" en las que se movió el policía, pero ha garantizado que no se va a amedrentar.

Tras ser reprobada por el Senado y después de que el pleno del Congreso pidiera ayer su dimisión, Delgado compareció en la Comisión de Justicia de la Cámara Baja para explicar su relación con Villarejo, tras la polémica suscitada por la difusión de unos audios grabados en una comida que compartió en 2009 con él, otros cargos policiales y el entonces juez Baltasar Garzón.

Su intervención se centró en atacar a "la derecha, la extrema derecha y la extrema extrema derecha" por usar contra ella una grabación "ilícita" difundida por un presunto delincuente que se encuentra en prisión investigado por 14 de delitos y que busca, dijo, "extorsionar al Estado para obtener un trato de favor y salir de la cárcel".

Tras asegurar que no es amiga de Villarejo, rechazó entrar en el contenido de las grabaciones, pero garantizó que no ha cometido "ninguna acción, ni de lejos, delictiva ni indigna" y  subrayó que no va a aceptar "amenazas ni de las cloacas ni de aquellos que les hacen el juego sucio" creando un "lodazal" y llevándolo al Parlamento.

Cargó así con dureza contra el PP, al que acusó de "haber alimentado las cloacas" del Estado cuando estaba en el Gobierno y de usar ahora contra ella unas actividades que "fomentaron y aplaudieron sin rubor alguno".

Delgado recordó que Villarejo actuó bajo la dirección del entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, quien llegó a destacar sus "relevantes servicios" y quien le permitió compatibilizar su trabajo policial con su actividad como investigador privado y como gestor de empresas de todo tipo.

También precisó que su último responsable directo como director general de la Policía es hoy el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, y añadidó que Villarejo fue subordinado del ex comisario Eugenio Pino, a quien el ex ministro de Justicia Rafael Catalá concedió una medalla en atención a sus méritos.

Fue bajo la dirección de Fernández Díaz cuando Villarejo "participó en la llamada Operación Cataluña" contra adversarios políticos independentistas y "también contra grupos políticos de la oposición como Podemos", señaló  Delgado, que acusó directamente al PP de amparar la actividad de "esa brigada patriótica".

La portavoz popular del PP, María Jesús Moro, criticó a la ministra por poner "el ventilador" y pensar que la mejor defensa es un buen ataque para que no se hable "de lo fundamental". "El respeto se gana, pero se puede perder en un instante, a usted ese instante le está durando mucho, señora ministra reprobada", le espetó.

Tanto Ciudadanos -que comparó la polémica comida con una película de Torrente- como Unidos Podemos alertaron a la ministra de los riesgos de ser chantajeable, pero Delgado reiteró que ni ella ni el Gobierno se dejarán amedrentar ni cejarán en su objetivo de acabar con la corrupción.

Y dejó claro que sabe lo que es estar amenazada: "He llevado escolta durante 19 años y no voy a permitir que un presunto delincuente y quienes pretenden utilizar políticamente sus actos puedan arrojar la más mínima duda de mi dedicación y de mi sacrificio al servicio público", subrayó Delgado, recordando su trayectoria como fiscal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios