Negociaciones

El Gobierno alimenta la posibilidad de que Podemos engrose el próximo Ejecutivo

  • Iglesias considera "de sentido común" su propia incorporación

  • Celáa da pábulo al líder morado: "No afirmamos ni negamos nada"

La ministra portavoz y de Educación en funciones, Isabel Celáa, este viernes en rueda de prensa en Moncloa La ministra portavoz y de Educación en funciones, Isabel Celáa, este viernes en rueda de prensa en Moncloa

La ministra portavoz y de Educación en funciones, Isabel Celáa, este viernes en rueda de prensa en Moncloa / Óscar Cañas (EP)

El PSOE ha advertido este viernes de que la entrada de Pablo Iglesias en el Gobierno, apuntada por el líder de Podemos a Efe, no está cerrada, porque aún tiene que negociarse todo y además deberían consultar a la militancia sobre los pactos que se lleguen a alcanzar.

El líder de Podemos ha dado por hecha su entrada en el Ejecutivo, porque lo considera "de sentido común", según ha afirmado en una entrevista a Efe.

"Hay cosas que son de sentido común y creo que es evidente que no va a haber vetos. El PSOE no va a vetar a nadie y nosotros tampoco vamos a vetar a nadie del PSOE", ha dicho Iglesias.

Aunque las negociaciones oficiales comenzarán tras las elecciones de este domingo, previsiblemente la próxima semana, Pablo Iglesias y el presidente del Gobierno en funciones ya han abordado esta cuestión según el líder de Podemos, aunque desde el Gobierno no han querido confirmar este extremo.

"Ni afirmamos, ni negamos nada", ha dicho la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, cuando se le ha preguntado por la posibilidad de que Iglesias sea ministro y de que ya lo tenga hablado con Sánchez.

Celaá ha recordado que el nombramiento de ministros es potestad única y exclusivamente del presidente del Gobierno y sobre el "sentido común" que aduce el líder de Podemos ha señalado: "El sentido común es un criterio bastante subjetivo".

Además ha reiterado que el PSOE sigue aspirando a gobernar en solitario y ha considerado que los socialistas tienen "fuerza suficiente" para lograrlo.

La ministra portavoz ha insistido en que corresponde al presidente y líder socialista "dar comienzo o continuar con las negociaciones", aunque ha reconocido también que en estos últimos diez meses Podemos ha ayudado al PSOE en su Gobierno "salvaguardando importantes políticas sociales" y apoyando los presupuestos que no llegaron a salir adelante.

"Hasta ahí todo el camino está por recorrer", ha insistido Celaá, quien en cualquier caso ha repetido que le corresponde a Pedro Sánchez "hacer este trabajo" negociador y "decidir quién entra en su Gobierno".

En cualquier caso, cualquier acuerdo al que llegue Sánchez tendrá que ser refrendado por la militancia socialista, porque así lo decidió el partido en las normas de las que se dotó en su 39 Congreso de hace dos años.

La consulta a los afiliados sobre los acuerdos de gobierno es obligatoria y vinculante según estas normas.

En el PSOE están convencidos de que sus militantes apoyarían un gobierno de coalición con Unidas Podemos, ya que tradicionalmente se han situado más a la izquierda que sus dirigentes y hoy por hoy la línea roja que podrían marcar a Sánchez la anticiparon algunos la misma noche de las generales del 28 de abril con su aviso: "¡Con Rivera, no!"

Las afirmaciones de Pablo Iglesias con su convencimiento de que entrará en el Gobierno de Sánchez no han pasado desapercibidas en este último día de campaña electoral.

El líder del PP, Pablo Casado, ha comentado que no le gustaría ver a Pablo Iglesias al frente de un ministerio económico "después de haber arruinado a Venezuela, a Ecuador o a Bolivia".

Casado se ha mostrado convencido de que Podemos tendrá ministros en el Gobierno de Sánchez, igual que Cs alentará gobiernos autonómicos y municipales "con ese mismo Sánchez", por lo que ha reiterado que la única alternativa a que eso no pase "es el PP".

Y ha reprochado a Cs que no aclare su política de pactos. "Sería bueno que Albert Rivera dijera con quién va a pactar a nivel político y municipal antes del domingo", ha dicho.

Rivera, por su parte, ha considerado que las elecciones del domingo son una "oportunidad" para hacer de contrapeso al Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, después de que este viernes, se haya resuelto, en su opinión, la "incógnita" de que van a formar gobierno.

Por esa razón, Rivera ha insistido en que tiene que haber una oposición "fuerte y limpia" como la que en su opinión garantiza Ciudadanos en contraposición a los populares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios